Estos 15 coches han marcado la historia de la automoción

Modelos que supusieron un punto de inflexión para la industria por su atrevimiento y por las innovaciones que incorporaban.

Estos 15 coches han marcado la historia de la automoción

Toyota Prius: el primer híbrido de masas.

No todos los coches son iguales, ni todas las marcas esperan que sus coches lleguen al mismo segmento de público. Sin embargo, sí que se puede decir que hay algunos vehículos que han marcado la historia de la automoción, que se les puede considerar puntos de inflexión pues supusieron un paso adelante al incorporar soluciones o tecnologías de gran ayuda para el conductor y sus pasajeros.

1. Benz Patent-Motorwagen (1885)

El padre de todos los coches
No podía faltar en esta lista el ‘coche a motor patentado Benz’, el primero de la historia. Eran muchos los esfuerzos que desde mediados del siglo XXI se estaban haciendo por todo el mundo para crear un medio de locomoción que permitiera aparcar los caballos y facilitara el transporte de personas y mercancías.

Karl Benz fue el primero en lograrlo, en 1885, con una estructura básica de un motor de un solo cilindro que entregaba su potencia al eje trasero, tres ruedas de amplio radio, una especie de timonel que hacía las veces de volante y un sofá para dos personas. Fue su mujer quien terminó de popularizar el invento con un viaje de unos 80 kilómetros que estuvo lleno de problemas que resolver.

historia de la automoción

Benz de 1885.

2. Ford Model T (1908)

El primer modelo construido en serie
Henry Ford no fue el pionero de la fabricación en serie, pero sí fue el primero que lo aplicarlo en la fabricación de automóviles, una industria que en los inicios del siglo XX seguía siendo artesanal en cada una de sus fases de producción.

Ford decidió que cada trabajador se especializara en un punto del ensamblaje para que el proceso fuera mejor y más rápido en lugar de que se reunieran en grupos para ensamblar el coche al completo.

Se crearon unas líneas de montaje y los coches se iban desplazando a lo largo de estas. El resultado fue que se redujeron los plazos satisfaciendo así una demanda creciente. A esto hay que sumar que Ford destinó los beneficios a abrir nuevas plantas por todo el mundo, lo que evitaba el coste del transporte a nuevos países.

Ford siempre quiso fabricar coches con un precio accesible para el consumidor medio, y sus trabajadores gozaban de buenos sueldos, por lo que eran los primeros en adquirir los que fabricaban.

historia de la automoción

Un Ford T de 1910.

3. Cadillac Touring Edition (1912)

El primer vehículo con arranque eléctrico
Fue un importante paso adelante en la industria de la automoción. Hasta entonces había que arrancar los coches a mano; sin embargo, Cadillac incluyó el arranque eléctrico por primera vez en su Touring Edition de 1912, lo que hacía que este procedimiento fuera mucho más fácil y limpio. De esta manera, Cadillac se encumbró como marca de lujo. Además, este fue el primer modelo con los tres pedales (acelerador, freno y embrague) colocados tal y como los conocemos hoy.

historia de la automoción

Cadillac Touring Edition.

4. Essex (1918)

El primer habitáculo cerrado
Desde los albores de la automoción, todos los coches eran abiertos por la carencia de techos o de ventanas. Essex, una filial que lanzó Hudson Motor Company, fue el primero en comercializar un coche con un habitáculo completamente cerrado, lo que significaba que en su interior no se sufrirían los imprevistos meteorológicos.

Tras el Essex aparecieron un gran número de vehículos con un carrozado similar que hicieron que los descapotables quedaran con una cuota de mercado pequeña y un precio superior.

historia de la automoción

Essex.

5. Chrysler Airflow (1934)

El primer coche diseñado en el túnel de viento
Una cifra de gran importancia cuando se diseña un vehículo es su coeficiente aerodinámico, es decir, la resistencia que opone al paso del aire. El objetivo es reducir a mínimos esta cifra por su efecto en el consumo de carburante.

El Chrysler Airflow tiene el honor de haber sido el primero en ser diseñado bajo esta premisa, pues es hijo de la crisis de Wall Street, y en su desarrollo se hicieron diversos cambios estructurales como situar los asientos entre los dos ejes o buscar un balance de pesos similar entre la parte delantera y trasera.

Sin embargo, fue un fracaso en sus ventas. Los diseñadores, comparándolo con sus coetáneos, podían haber puesto el mismo esmero en su imagen que en la aerodinámica.

historia de la automoción

Chrysler Airflow

6. Citroën Traction Avant (1934)

El primer chasis monocasco y tracción delantera
En una época en la que los chasis se construían por un lado y después se carrozaban según el tipo de vehículo o las necesidades del cliente, apareció André Citroën, fundador de la marca que lleva su nombre, y creó un vehículo con un chasis monobloque, plataforma y carrocería en una única pieza, y además situó el motor delante unido al eje anterior para que transmitiera aquí su potencia.

De hecho, esta era una estructura separada del chasis a la que unía mediante unos resortes. Las primeras ventas no fueron las esperadas: uno de los culpables era una caja de cambios manual de tres velocidades que daba demasiados fallos fruto de falta de desarrollo y pruebas. Sin embargo, esta era la línea a seguir, tanto, que la mayoría de coches que hoy pueblan nuestras calles cuentan con esta estructura motriz.

historia de la automoción

Citroën Traction Avant.

7. Buick Y-job (1938)

El primer prototipo de la historia
Buick de pronto surgió con algo que hasta el momento parecía impensable: fabricó un coche que no pensaba comercializar, tan solo era el ejemplo de lo que eran capaces de hacer. Lo denominó Y-job, ‘trabajo Y’, y consiguió lo que esperaba, atraer la atención sobre una figura novedosa y unas soluciones técnicas que darían origen a otras que sí incorporarían otros vehículos posteriores de la marca.

historia de la automoción

Buick Y-job.

8. Jeep (1940)

El primer todoterreno con tracción a las 4 ruedas
Con la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, el Gobierno de EE UU hizo un concurso público de ideas para la creación de un vehículo militar para su participación en la contienda. La idea vencedora fue la de Bantam Car Company que, además de contar con una estructura de montaje sencilla, tenía tracción total.

Antes había habido otros todoterrenos, también empleados en esta guerra como el Volkswagen Kübelwagen o el Citroën 2CV, pero no tenían tracción a las 4 ruedas. Fue tal su éxito que terminó fabricándose para el mercado doméstico, por lo que se puede considerar como el primer todoterreno tracción total del mundo.

historia de la automoción

Jeep.

9. Citroën DS ‘Tiburón’ (1955)

El primer coche con frenos de disco
Se presentó en el salón de París de 1955, y en solo una hora ya contaba con 743 pedidos. Y al terminar la primera jornada la cifra ascendía a 12.000. A ver qué coche puede presumir de unas cifras similares.

Pero su secreto no solo estaba en su belleza (ha sido considerado el coche más bello del siglo XX por numerosas publicaciones) sino porque contaba con innumerables innovaciones técnicas.

La más reconocida era la incorporación de la suspensión hidroneumática con altura regulable, aunque también fue el primer coche con sistema de frenos de disco, que hoy utilizan todos, cambio semiautomático sin embrague, repartidor automático de la intensidad de frenada y servodirección, aunque esto ya se había visto en Estados Unidos.

historia de la automoción

Citroën DS ‘Tiburón’.

10. Volvo PV544 (1958)

El primer coche con cinturón de seguridad de tres puntos
Es posible que sea uno de los perfiles menos conocidos de la firma sueca, a la que seguro relacionas con líneas rectas y coches cuadrados. Si de lejos le viene la fama de coche seguro y familiar se debe a coches como el PV544.

Hace ya casi 60 años que lanzó el primer modelo con un cinturón de seguridad con triple anclaje, antes solo tenían dos como los que se utilizan en los aviones, y con este tercer punto conseguía no solo sujetar el vientre sino también retener el torso y evitar que chocara contra el volante en caso de accidente.

historia de la automoción

Volvo PV544.

11. Audi Quattro (1980)

La primera tracción total para un coche de competición
La firma de los cuatro aros llevaba poco tiempo como tal tras la fusión de marcas alemanas que la originó, y necesitó poco tiempo para destacar. Para lograrlo se fijó en una competición con un gran número de adeptos, los ralis, y en la que ya había varias marcas presentes, y en donde se avecinaba un cambio de reglamentación, que daría lugar a los glorificados Grupo B.

Así que ¿qué mejor manera de hacerse popular que imponiéndose a ellas en su terreno donde estaban destacando? Creó un vehículo ligero, potente y donde la potencia del motor se transmitía a las cuatro ruedas. ¿El resultado? Muchas victorias y una tendencia en esta competición que se mantiene hasta nuestros días.

historia de la automoción

Audi Quattro.

12. Mercedes-Benz Clase S (1981)

El primero en utilizar airbag
Las bolsas que se hinchan solas cuando un vehículo sufre un accidente para minimizar el riesgo de lesiones de los ocupantes tienen más de 35 años. El primer vehículo en incorporarlo fue el Mercedes-Benz Clase S, y aunque su funcionamiento era más rudimentario del que tenemos ahora, hay que reconocerle las vidas que ha salvado.

historia de la automoción

Mercedes-Benz Clase S.

13. Renault Espace (1984)

El primer monovolumen
Lo cierto es que este premio lo debería compartir con el Chrysler Voyager, pues ambos nacieron en el mismo año, aunque el estadounidense es más conocido a nivel internacional por llevar la firma de Lee Iacocca, el mismo que creó el Ford Mustang.

El concepto no dejaba de ser innovador, un vehículo con tres filas de asientos, para una familia numerosa y que tuviera el interior de un turismo y no de un vehículo comercial con filas de asientos. Es posible que alguien se acuerde de una versión de asientos del Volkswagen Transporter, la famosa T1, aunque aquella tuvo siempre la consideración de minibús.

historia de la automoción

Renault Espace.

14. Toyota Prius (1997)

El primer híbrido de masas
El primer vehículo que unió un motor eléctrico con uno térmico fue un Lohner-Porsche en 1900, aunque su importancia para la historia de la automoción ha quedado como algo anecdótico.

Si el Toyota Prius tiene algún mérito es el de haber conseguido el éxito comercial de una novedosa tecnología en un mercado, como es el estadounidense, que nunca se ha preocupado por elementos como el consumo o las emisiones.

Y desde su aparición han llegado tres generaciones más (la última, en 2016) y toda una corriente de electrificación de vehículos en las gamas de todos los fabricantes del mundo.

historia de la automoción

Toyota Prius.

15. Smart (1998)

El primer microcoche de masas para la ciudad
Un coche de solo 2,5 metros de largo, biplaza, con un pequeño maletero, motor pequeño, de bajo consumo, cambio automático y fabricado por Smart, una filial de Daimler, la matriz de Mercedes-Benz.

Estas eras las cartas que un microcoche ponía sobre la mesa para convencer a los conductores de la gran ciudad que se hartaban de callejear en busca de un aparcamiento. El Smart era tan corto que incluso se podía dejar en batería en los aparcamientos que eran en cordón, pues apenas sobresalía.

Su éxito fue enorme, y es que este microcoche sí era un coche de verdad y no los microcar, los coches sin carné de conducir, los biscúter y demás intentos que había habido con anterioridad.

historia de la automoción

El primer Smart.