Por qué hay una chica en camisón encima de este Rolls-Royce

La bella escultura que adorna cada modelo de la marca, que hoy cumple 111 años, esconde historias de amor, tragedia y conflictos de clases.

Por qué hay una chica en camisón encima de este Rolls-Royce

Rolls-Royce nació en 1906; la historia del Espíritu del Éxtasis se remonta a 1911.

Cuando los ambiciosos Henry Royce y Charles Rolls se conocieron en mayo de 1904 inmediatamente congeniaron. Ambos eran igual de insaciables y además se necesitaban. Royce quería alguien que vendiera sus coches y Rolls buscaba vehículos de alta calidad que le permitieran hacer negocio con las élites. Ese mismo año ya trabajaron juntos en el Salón de Ginebra presentando unos automóviles que todavía eran únicamente Royce; dos años más tarde, el 15 de marzo de 1906, fue fundada como tal la compañía Rolls-Royce.

El éxito fue inmediato y la empresa pronto se ganó el prestigio de fabricar los mejores coches del mundo. La aristocracia se peleaba por ellos y el joven director de la fábrica, Claude Johnson, tuvo claro que una empresa así necesitaba un emblema a su altura, un símbolo de distinción que hiciera volver la mirada a su paso. Quizás su amigo Charles Robinson Sykes, que era escultor, pudiera darle alguna idea.

1. El ESPÍRITU DEL ÉXTASIS

La famosa figurita símbolo de Rolls Royce, diseñada por Charles Robinson Sykes, ha sido conocida a lo largo de su historia como Emily, El Susurro, Dama de Plata…, pero su nombre oficial es Espíritu del Éxtasis. Al principio, sin embargo, la estatuilla iba a llamarse Espíritu de la Velocidad, que había sido el título de una celebrada portada que su autor había diseñado para Car Illustrated en 1906.

También se conoce el emblema como la Dama Alada, a pesar de que la escultura no lleva alas y representa –en realidad– una mujer jugando con sus etéreos ropajes contra el viento.

2. ORIGEN INDIRECTAMENTE ESPAÑOL

Su origen está indirectamente relacionado con España. Según una leyenda, la estatuilla está inspirada en Eleanor Velasco Thornton, una actriz británica de madre española que fue amante de Lord Montagu de Beaulieu, importante pionero de la prensa automovilística que editaba Car Illustrated.

Lord Montagu –que estaba casado– le pidió a su amigo Sykes que simbolizara ese amor prohibido en una escultura con la que el aristócrata pudiera decorar su Rolls Royce Silver Ghost. El artista usó a Eleanor como modelo y se inspiró en la Victoria de Samotracia.

3. AMOR PROHIBIDO

Cuando la alta sociedad descubrió el significado oculto de la figurita, Lord Montagu encargó entonces un nuevo diseño en el que la Dama Alada lucía un dedo en los labios como mandando callar a su paso las habladurías.

La historia de amor prohibido de Lord Montagu y Eleanor Thornton terminó trágicamente cuando juntos escapaban a la India en el SS Persia y el barco fue torpedeado por un submarino alemán durante la I Guerra Mundial. La actriz murió en el naufragio.

4. EN 1920, PARA TODOS

La figura del Espíritu del Éxtasis se convirtió en el símbolo de Rolls-Royce en 1911, aunque al principio solamente los automóviles que se vendían a la nobleza o la aristocracia lucían la escultura, precisamente como símbolo de clase alta.

El emblema –sin embargo– se hizo pronto tan popular que todos los clientes, tuvieran o no título nobiliario, lo acababan pidiendo, de modo que en 1920 ya se entregaba con cada unidad vendida sin distinción de quien fuera el comprador.

5. LA CHICA EN CAMISÓN

Paradójicamente, Henry Royce detestaba la figura. En privado la llamaba “la chica en camisón” y, aunque siempre reconoció su enorme valor como imagen de marca, nunca permitió que se montara el Espíritu del Éxtasis en sus coches personales.

De hecho, son los únicos casos en los que un vehículo posterior a 1920 ha salido de fábrica sin lucir el emblema, ya que la política de empresa de Rolls-Royce permite personalizarlo pero jamás suprimirlo, como tampoco el logotipo inferior.

6. ALGUNOS CAMBIOS

Desde su creación, la figurita ha cambiado de tamaño y volumen 11 veces, en función de la evolución de los diferentes modelos en los que ha sido montada.

El actual Espíritu del Éxtasis tiene una altura de 7,5 centímetros y se fabrica en acero/cromo inoxidable pulido, aunque se aceptan encargos en plata de ley de 925 milésimas u oro de 24 quilates, e incluso de plata con 150 diamantes incrustados a un precio de 200.000 euros.

El prototipo de Rolls-Royce Phantom EE recientemente presentado cuenta, en cambio, con una modesta figura fabricada en policarbonato Makrolon y retroiluminada en color azul para dejar bien clara su condición de vehículo eléctrico.

7. EXCEPCIONES REALES

Cuando el coche en cuestión se destina al servicio de una casa real, la estatuilla habitual se sustituye por otra inclinada en pose de una genuflexión de reverencia. También los Rolls de la Casa Real Española empleados por el rey Felipe VI en actos de Estado presentan este símbolo de majestad.

Sin embargo, el Phantom IV suministrado en 1950 a la entonces Princesa Isabel –y hoy Isabel II– va decorado con una figura de san Jorge matando al dragón por expreso deseo de la reina. En 1954, su hermana, la princesa Margarita, también eligió a Pegaso para adornar su Phantom IV y rehusó el emblema tradicional.

8. FABRICADO UNO A UNO

No hay dos Rolls Royce iguales y tampoco hay dos modelos de Espíritu del Éxtasis iguales. Cada figura que sale de los talleres de la fábrica en Goodwood es, en realidad, una pieza única ya que se fabrica artesanalmente por el procedimiento denominado de “pérdida de cera”, y cada unidad presenta sus propias imperfecciones.

9. EL ESPÍRITU DEL ÉXTASIS: LA PELÍCULA

Rolls-Royce ha producido una impresionante película, narrada por Kate Winslet, en la que explica el devenir de la marca a través de la historia del Espíritu del Éxtasis y la propia historia de amor de Eleanor Thornton.

El film puede verse –dividido en cortometrajes– en la página web oficial de la marca para disfrute de los amantes de los coches británicos más legendarios.  

10. PROTECCIÓN ANTIRROBO

La estatuilla alada sigue siendo uno de los accesorios automovilísticos más deseados por los amigos de lo ajeno. Como medida para evitar los robos, todos los modelos Rolls-Royce fabricados a partir de 2004 incorporan un dispositivo que hace desaparecer la figurita automáticamente dentro de la parrilla del radiador cuando alguien intenta arrancarla.

También puede lograrse el mismo efecto pulsando un botón del salpicadero. No es nada fácil encontrar auténticas Damas Aladas en el mercado; Rolls no las comercializa sueltas –aunque sí réplicas de merchandising– y las pocas que se venden en las redes lo hacen por precios superiores a los 1.500 euros. Y cuidado con las gangas: también en esto se dan numerosas falsificaciones.