¿Piensa la DGT instalar radares en coches privados? En Francia ya lo hacen

Tras una prueba piloto en Normandía, su presencia se generalizará en septiembre; circularán sin identificar y serán casi indetectables.

¿Piensa la DGT instalar radares en coches privados? En Francia ya lo hacen

En España hay un parque de 275 radares móviles.

Francia privatiza los radares. Como suena: estos días arranca en Normandía una prueba piloto por la cual los coches-radar van a estar conducidos por civiles. Lo que hasta ahora era una tarea exclusiva de las fuerzas de seguridad, pasa a depender, en parte, de los ciudadanos.

El objetivo parece ser que en septiembre el servicio esté externalizado completamente, según admitió el ministro del Interior francés, Bruno Le Roux, y recogió la revista AutoPlus. Ahora mismo, en Francia hay una flota de 400 vehículos con radar incorporado, con una media de una hora diaria de funcionamiento. Faltan agentes para que los coches hagan más kilómetros.

Cuando el servicio se privatice, probablemente se duplique el número de coches y estos circulen hasta ocho horas diarias. La consecuencia directa será, obviamente, el aumento en el número de sanciones. El Gobierno, no obstante, justifica su decisión asegurando que logrará generar más empleo y que no pagará a los conductores en función de las multas que pongan.

¿Y en España? Ningún portavoz de la Dirección General de Tráfico ha querido pronunciarse oficialmente, pero fuentes de la (DGT) aseguran que, por el momento, “esta solución ni siquiera se plantea”. “Hace dos semanas, el ministro del Interior presentó unas serie de medidas para disminuir la siniestralidad y esta no estaba entre ellas”, añaden las mismas fuentes.

La idea del Gobierno francés es que los radares móviles civiles, en coches homologados, funcionen en estas condiciones:

• Camuflados. Serán completamente indetectables. El cinemómetro resultará muy poco visible y en el interior solo irá el conductor, sin uniforme ni chaleco reflectante.

• Multas en movimiento. Los vehículos no se ocultarán detrás de los setos ni aparcarán en el arcén. Las sanciones siempre las harán en movimiento.

• Mandará el GPS. Los conductores no podrán elegir la ruta que deseen. Los coches incorporarán un GPS en el que el itinerario estará fijado por la Administración.

• Reconocimiento de señales. Los propios radares integrarán cartografía y tendrán registradas las velocidades máximas de cada carretera. Será un servicio automático.

RADARES MÓVILES EN ESPAÑA

En España existe actualmente una flota de 300 radares móviles que vigilan la carretera tanto en movimiento como estacionados. La legislación no obliga a la DGT a señalizar su presencia, pero los radares fijos siempre están identificados y los móviles, cada vez más.

Aparte de los radares fijos, los de trípode y los de pistola, en España existe un parque de 275 radares móviles integrados en vehículos. No siempre están en funcionamiento, porque un porcentaje de ellos suele estar en reparación en el Instituto de Metrología, y la DGT no ofrece datos sobre el número de horas que permanecen en circulación.

Lo que sí indica en su página web son los tramos donde más se intensifica la vigilancia, aunque eso no quiere decir que no haya radares en otros lugares.