A Fiat le funciona la Viagra

En sus últimas campañas publicitarias, la marca italiana ha exprimido con éxito las connotaciones sexuales de los anuncios.

A Fiat le funciona la Viagra

Fiat 500X, el modelo que creció inesperadamente.

“No ser diferente en publicidad es virtualmente suicida”. Esta afirmación de Bill Bernbach, uno de los padres de la publicidad moderna, está más vigente que nunca. Y parece que los responsables de la marca italiana Fiat tienen bien claras estas premisas. Por eso en sus últimas campañas publicitarias han huido de los estereotipos.

Han renunciado al típico anuncio en el que un coche recorre las desérticas calles de una ciudad o las infinitas carreteras de indómitos paisajes, y han recurrido a la Viagra para aumentar, nunca mejor dicho, la viralidad de su publicidad.

Aunque, a decir verdad, la mezcla de sexo y humor es, sin que se enfaden nuestros lectores del país transalpino, un estereotipo muy italiano.

Hace poco más de un año, la marca italiana recurrió a la revolucionaria pastilla azul en el anuncio de presentación de su Fiat 500X.

En un pequeño pueblo de Italia, un hombre de avanzada edad recibe la sugerente invitación de su esposa para mantener relaciones con ella. Sin tiempo que perder, corre hacia el baño en busca de su frasco de Viagra.

Pero la desgracia se ceba con nuestro entusiasta protagonista. Su última pastilla se le escapa por la ventana iniciando un disparatado viaje por canalones y tejados hasta terminar embocando en el depósito de un Fiat 500.

Como consecuencia de ello, el pequeño coche de la marca va paulatinamente haciéndose más grande hasta convertirse en el nuevo modelo Fiat 500X. Y si las connotaciones sexuales del anuncio no fueran suficientes, la marca italiana lo remata con el eslogan. “Más grande, más potente y listo para la acción

Este pícaro posicionamiento del fabricante turinés funcionó a la perfección, ya que además de hacerse viral de manera inmediata y superar el millón de visualizaciones en pocos días, se convirtió en uno de los anuncios con mayor repercusión de la Superbowl del 2015.

Tras el atracón de notoriedad, la marca italiana decidió este año mantener el chiste recurrente de la píldora azul en el lanzamiento americano de su nuevo Fiat 124 Spider. La misma provocadora esposa, el mismo fogoso protagonista e idéntica sugerente proposición.

Sin embargo, en esta ocasión nuestro entrañable protagonista descubre que unos minutos al volante del nuevo y cautivador descapotable de Fiat son más que suficientes parar recuperar la virilidad necesaria para cumplir con su sensual dama.

Tras regresar a la habitación con algo más que la libido por las nubes, el anciano galán proclama con orgullo “¡Estamos de vuelta!”, un claro guiño al regreso del Fiat 124 Spider a los Estados Unidos.

El fabricante turinés había contratado al actor Charlie Sheen para protagonizar el anuncio. Sin embargo, los responsables de marketing de la marca desestimaron la propuesta por temor a un impacto negativo en su imagen. Entre una apuesta y otra no había color, de hecho. Bueno, sí… El azul.