Mercedes Clase S: lo más parecido a un spa sobre ruedas

La actualización de la berlina mejora la eficiencia de sus motores, incorpora el Energizing Comfort Control y amplía sus tecnologías autónomas.

Mercedes Clase S: lo más parecido a un spa sobre ruedas

El buque insignia alemán se pone al día.

Mercedes tiene muchos modelos de renombre, pero si hay uno que represente los valores tradicionales de la marca es el Mercedes Clase S. La berlina aúna el lujo, el confort, la tecnología y, según versiones, la potencia. El buque insignia no pierde fuelle, por lo que la marca alemana ha dejado prácticamente igual su envoltorio y ha centrado sus esfuerzos en conseguir mejoras en otros aspectos.

Por un lado la oferta mecánica, que se amplía con cuatro nuevas opciones que han mejorado en el apartado de la eficiencia. Las dos primeras son variantes del motor diésel 3.0 de seis cilindros en línea, que entregan 290 y 345 CV y homologan un consumo de 5,5 y 5,6 l/100 km respectivamente.

La otras dos son el bloque 4.0 V8 biturbo ofrecido en potencias de 475 y 620 CV. De estas dos, la marca afirma haber reducido su gasto un 10%, por lo que marcan 8,5 y 8,9 l/100 km.

Mercedes Clase S

Además, Mercedes ha anunciado que próximamente llegará a las versiones de seis cilindros un sistema eléctrico de 48 voltios. Junto con el nuevo compresor eléctrico (que actuará acompañando al turbo), permitirá desarrollar potencias cercanas a los bloques V8, pero con un consumo bastante inferior.

El Clase S híbrido enchufable, por su parte, amplía la capacidad de su batería hasta los 13,3 kWh, alcanzando los 50 kilómetros de autonomía eléctrica.

El interior recibe mejoras que afectan tanto a la comodidad como al lujo. El cuadro de instrumentos y la consola central se funden en una sola superficie formada por dos pantallas de 12,3 pulgadas cada una. Todos las versiones tienen arranque sin llave y lo más destacado es el Energizing Comfort Control.

Mercedes Clase S

El sistema busca el bienestar del conductor y de los pasajeros y, en función de su estado de ánimo, ajusta los parámetros del climatizador, de la fragancia que se expulsa al aire, la temperatura de los asientos calefactados, sus funciones de masaje, la luz ambiental y la música. Con seis programas diferentes, alguno de los cuales sirve para ejercitar los músculos, se puede adaptar a la necesidad de cada momento.

Pero los avances tecnológicos no solo se han aplicado en esa dirección, también se han enfocado a conseguir una conducción semiautónoma. La función de escaneo de la carretera detecta baches e irregularidades y adapta la suspensión magnética a velocidades de hasta 180 km/h.

Por su parte, el Intelligent Drive reúne múltiples asistentes: de frenada, de dirección, de cambio de carril, de mantenimiento de carril, de reconocimiento de señales y de proximidad, además del aparcamiento remoto desde el smartphone.

El actualizado Mercedes Clase S llegará a los concesionarios durante el próximo mes de julio.