¿Cada vez es más fácil engañar a las compañías de seguros de coche?

Los nuevos modelos de vehículos, más complejos y tecnificados, dificultan el trabajo de las aseguradoras y los peritos.

¿Cada vez es más fácil engañar a las compañías de seguros de coche?

Los peritos aprenden a valorar los siniestros gracias, en parte, a las pruebas de choque.

Siniestro total: dícese cuando, tras un accidente de tráfico, la reparación de un coche resulta antieconómica (es decir, es más cara la reparación que comprar un coche nuevo del mismo modelo) o técnicamente imposible. El desguace (o un centro de arte contemporáneo) es ya el único destino de ese automóvil. El encargado de decidir cuándo se produce un siniestro total y, en general, de valorar el coste de la indemnización tras cualquier tipo de siniestro, leve o grave, es el perito de automóvil. Entre sus funciones también está investigar y analizar las causas del siniestro, valorar los daños, interpretar la póliza, etcétera. Tiene algo de mecánico, algo de agente de seguros, algo de detective, algo de científico.

El perito es un profesional que tiene que tener un alto conocimiento automovilístico y también saber moverse con soltura en el mundo de las pólizas. Y no solo eso: “Cada vez es más necesario que el perito sea una persona con facilidad de comunicación, don de gentes y capacidad de empatía, ya que tiene que mediar entre los diferentes actores que pueden verse implicados: la aseguradora, el asegurado, el taller, etcétera”, explica Josu Martínez, secretario nacional de la Asociación de Peritos de Seguros y Comisarios de Averías (APCAS), que reúne a cerca de 3.000 profesionales, más de la mitad dedicados al automóvil (otros peritos lo son de incendios y riesgos diversos, de embarcaciones de recreo y otros).

Así, el perito ejerce de punto de unión entre esta constelación de personas e instituciones, cada una con sus intereses particulares. “El perito tiene que tratar de que el resultado sea justo y todos salgan beneficiados”, remacha Martínez.

Valoración

Lo primero que tiene que hacer un perito ante un vehículo siniestrado es identificar exactamente marca y modelo, luego se valoran los daños en carrocería y pintura (los más habituales en los siniestros leves, que son la mayoría) y, si el siniestro ha sido más grave, los daños en la mecánica interna. También es su labor comprobar que el coche no estaba dañado con anterioridad. “Es preciso conocer muy bien el vehículo y datos como la velocidad de impacto, la dirección, la energía liberada, las piezas dañadas, etcétera”, relata Ignacio Juárez, gerente del Centro de Experimentación y Seguridad Vial Mapfre (Cesvimap).

“Se practican técnicas de reconstrucción de accidentes mediante algoritmos y elementos de física y matemáticas. A veces los peritos llegan a participar en procesos judiciales”. Según explica, en España, el coste medio de la reparación no llega a los 1.000 euros. La llamada valoración predictiva es una forma de adelantar la tasación, útil para que la empresa aseguradora reserve provisiones para afrontar la indemnización.

El fraude existe, y ha crecido en los últimos años de crisis. “Hay fraudes profesionales y no profesionales”, explica Martínez. “Se dan casos en los que una persona falsea un siniestro desde cero, en otros casos el siniestro sí ha tenido lugar en la realidad, pero el implicado trata de sacar el máximo rendimiento o intenta que lo pague una póliza que no lo cubre”. Otro de los detectivescos papeles del perito es detectar el fraude, cosa, según explican, nada fácil.

Investigar choques

En Cesvimap cogen automóviles y los estampan contra muros de hormigón de 35 toneladas (ya han analizado más de 1.600 vehículos, 500 de ellos mediante este método). Son los crash test, que también realizan los propios fabricantes. Llevan 34 años investigando en el mundo del automóvil y su modelo de trabajo ya se ha replicado en países como Brasil, Argentina, México, Colombia o Francia.

“Los nuevos modelos de automóviles cada vez son más complejos y tecnológicos, además de desconocidos por las empresas aseguradoras”, dice Juárez. “Nosotros investigamos y generamos conocimiento que luego compartimos de diferentes maneras: artículos, charlas, divulgación, formación”. Hasta celebran concursos (organizados junto con Apcas), como el que se realiza en la feria Motortec: Valoración de Daños en Vehículos. En él los concursantes compiten haciendo valoraciones sobre asuntos como carrocería, pintura, tiempos de reparación o materiales. Quien más se acerque a los valores dados por un profesional, que actúa a modo de jurado, gana.

No existe una formación reglada para ser perito, pero sí diferentes cursos (por ejemplo, en Cesvimap y en el Instituto de Investigación sobre Vehículos Centro Zaragoza, entre otros). La formación continua es esencial dado el rápido avance de la industria.

seguros de coche

Muchas veces se trata de una profesión vocacional. “Es una de las salidas que se presentan a las personas interesadas y con conocimientos profundos del mundo del automóvil y es necesaria cierta vocación, porque es una ocupación en la que hay que ser muy diligente, se trabaja a buen ritmo, hay que resolver con rapidez y, en ocasiones, puede generar cierto estrés”, dice Josu Martínez.

Además, los peritos cada vez están más implicados en colaborar con la seguridad vial. “Por ejemplo, nos esforzamos en hacer ver a los conductores los peligros a los que se exponen con un coche que no esté en condiciones, y con la credibilidad de quien no tiene interés en venderte una rueda nueva”, concluye Martínez, que dentro de APCAS es miembro de la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad.

Digitalización

Como la gran mayoría de los sectores (sobre todo, por cierto, el de la fabricación de automóviles), el mundo del peritaje también se va digitalizando. Un ejemplo son los productos de la empresa Gt Motive, que nació en A Coruña en 1971, pero ya está presente en España, Francia, Portugal y opera en muchos otros países, especializada en soluciones para la valoración y gestión de siniestros de automóvil. “Nuestra herramienta es algo así como una hoja de datos que favorece el trabajo del perito”, explica Antonio Osuna, director sénior Iberia de GT Motive.

El profesional va introduciendo los diferentes datos y el programa hace los cálculos. “Con estos métodos también se ahorra mucho tiempo y se puede hacer la peritación en el acto, en el propio taller, sin tener que regresar a la oficina y perder unas horas”, explica el director. Otras tendencias en el mundo del peritaje son la fotoperitación y la videoperitación (es decir, mediante fotos o vídeos del vehículo siniestrado), que permiten al perito trabajar a distancia, aunque solo en siniestros leves (en los siniestros más graves siempre va a ser necesaria una peritación presencial).

¿Acabarán las máquinas peritando solas y haciendo obsoleta la profesión del perito de carne y hueso? “Por el momento, en el corto plazo, la inteligencia artificial no permite eso, siempre hace falta un ser humano que revise el proceso, sobre todo a la hora de detectar un fraude”, concluye el experto.