Piratas sobre ruedas: cómo pueden manipular tu coche con un móvil

El control remoto de los vehículos ofrece comodidad al conductor, pero aparecen algunas sombras detrás: resulta relativamente fácil piratearlos.

Piratas sobre ruedas: cómo pueden manipular tu coche con un móvil

El móvil se conecta al coche y, desde ese momento, puede controlar varias funciones.

Si el futuro de la automoción está en los coches autónomos, un paso intermedio son las ayudas a la conducción e incluso la conducción remota, que permite manejar el vehículo, en cierta medida, desde el móvil y otros dispositivos exteriores. Hacia eso quieren encaminarse, poco a poco, algunos fabricantes.

Un ejemplo claro es el mando a distancia de los BMW Serie 7 y Serie 5, mediante los cuales el conductor tiene la posibilidad de estacionar el coche sin estar subido en él, pero los experimentos son muchos más y variados. Range Rover ya mostró hace un año y medio un Land Rover que se podía controlar desde el móvil, lo cual permitía bajarse del coche en situaciones más comprometidas y vigilar desde fuera la posición del vehículo en el terreno para manejarlo con más eficacia.

No es el único caso ni el más reciente. La compañía india Mahindra Reva Electric Vehicles (fabricante del pequeño urbano e20) anunció el resultado de su colaboración con Vodafone: una app con la que comprobar el estado de la batería, controlar el aire acondicionado, abrir y cerrar las puertas o encontrar la estación de recarga eléctrica más cercana.

En este terreno los avances podrían ser muy rápidos, pero también aparecen algunas sombras. Charlie Miller y Chris Valasek, dos expertos en ciberseguridad, empujaron a Chrysler a desactivar el sistema de infoentretenimiento de casi un millón y medio de unidades de Jeep Cherokee después de demostrar la posibilidad de controlar el coche a distancia.

Con un periodista de la publicación tecnológica Wired al volante, se introdujeron por Internet en el sistema de información y entretenimiento y pusieron el aire acondicionado y el sistema de audio al máximo, activaron los limpiaparabrisas e incluso llegaron a parar el motor.  

Y hay algún otro caso llamativo. El especialista en seguridad informática Troy Hunt demostró que resultaba posible piratear la aplicación NissanConnect EV y acceder a distancia a las funciones que controla esta app, a saber: controlar la calefacción, el aire acondicionado o calentar los asientos.

A pesar de estas dudas, los fabricantes siguen apostando por la conectividad como una de las variables del mercado del automóvil, y sobre todo por activar el móvil como plataforma de acceso a algunas de las funcionalidades de un coche. La última marca en sumarse ha sido DS, con una aplicación que no rompe fronteras, pero sigue un camino claramente abierto por el sector. Estas son algunas de las aplicaciones más interesantes de la actualidad.

DS AUTOMOBILES
La app MyDS llega al mercado disponible para toda la gama. No es la más completa del mercado, pero se convierte en un buen asistente del conductor: recuerda dónde has aparcado, registra todos los recorridos del coche, informa sobre el consumo de combustible, localiza los puntos de venta de DS Automobiles, ofrece consejos de mantenimiento y, próximamente, permitirá concertar citas online con el servicio posventa.

VOLVO
Volvo On Call combina este sistema de asistencia integrado en el coche (en modelos a partir de 2012, y no en todos) con una aplicación para el móvil desde la que controlar diversos datos (como el nivel de combustible o batería) y funciones: se puede abrir y cerrar puertas a distancia, bloquear el vehículo, localizarlo mediante GPS e incluso arrancar el motor hasta 15 minutos antes de salir y manejar el sistema de climatización de tu Volvo.

OPEL
La filial de General Motors es una de las marcas con mayor apuesta por la conectividad. La aplicación se llama myOpel para OnStar y, combinada con el sistema Opel OnStar, ofrece información sobre el nivel de combustible y presión de los neumáticos y permite abrir o cerrar las puertas. Si el conductor no sabe dónde lo ha aparcado, el localizador muestra la ubicación; una vez cerca, es posible accionar el claxon y hacer ráfagas para encontrarlo más fácilmente.

CITROËN
La aplicación de Citroën tiene mucho que ver con la de su pariente DS y sirve, en gran medida, para gestionar todo lo que rodea al coche: plan de mantenimiento, localización del vehículo, contacto directo con la asistencia Citroën, localización de talleres, citas online para revisiones…

BMW
La aplicación My BMW Remote te permite abrir y cerrar tu BMW por medio del móvil estés donde estés. Puedes también regular la temperatura a distancia y asegurarte de que el interior esté caliente o fresco antes de comenzar el viaje. La función a distancia permite al conductor hacer sonar la bocina y hacer ráfagas de luz para encontrar el vehículo en un aparcamiento grande. Además, la función Vehicle Finder muestra en un mapa la posición actual del coche a una distancia de hasta 1,5 km.

FORD
Ford también ofrece una aplicación bastante completa, aunque, de momento, solo está disponible en Estados Unidos y para el Ford Escape (el Kuga americano). Con ella se puede abrir y cerrar las puertas, arrancar el motor (para calentar el habitáculo), localizar el coche y comprobar los niveles de combustible, aceite y batería. En España, las funciones de Ford SYNC son algo más limitadas.

PEUGEOT
MyPEUGEOT es una app algo más sencilla, pero útil para hacer un seguimiento detallado de la distancia recorrida, del consumo medio y del tiempo de desplazamiento. Para una mayor practicidad, también podrás consultar el historial de revisiones de tu vehículo a través de tu móvil y gestionar las citas de tus revisiones.

KIA
El servicio app de KIA se llama KIA Locator: con un solo clic puedes llamar a un concesionario, visitar el sitio web o navegar. Por otra parte, la función “Encontrar mi Kia” sirve para memorizar el lugar donde aparcaste el vehículo para luego localizarlo fácilmente. Y para que no tengas dudas, la aplicación te facilita una leyenda de iconos para aclarar qué significa cada piloto luminoso del cuadro de instrumentos.