Las 5 piezas más caras de reparar en un coche

Componentes a los que hay que prestar especial atención para no sufrir un quebranto económico en caso de sufrir una avería.

Las 5 piezas más caras de reparar en un coche

Basta con prestar un poco de atención para dar con los problemas a tiempo.

Los meses de marzo, junio y julio son los que presentan una facturación en recambios del automóvil más elevada. Así lo aseguran desde endado.com, especialistas en la venta de estos productos en Internet, asociándolo lógicamente a fechas coincidentes con desplazamientos vacacionales por carretera, en concreto Semana Santa y verano.

La misma fuente señala que las averías más frecuentes están relacionadas con el estado de los neumáticos y los frenos, lo que no quiere decir en absoluto que sean las más costosas para quienes las sufren. Los coches de gasolina son más proclives a fallos mecánicos, mientras que las piezas que exigen un mayor desembolso para su reparación son estas:

BOMBA DE ALTA PRESIÓN
Los inyectores de combustible de los motores diésel trabajan con una presión tan elevada como precisa, y esta pieza es la encargada de suministrarla.

La mala calidad del gasóleo (incluyendo la presencia de agua en el combustible), los restos metálicos procedentes del desgaste anómalo del motor o los fallos electrónicos son las principales causas de una avería que puede exigir la sustitución de una pieza con un precio entre 600 y 2.000 euros, más la mano de obra de la reparación.

TURBO
Se trata de un tipo de compresor que recurre a una turbina conectada con los gases de escape y que sirve para incrementar el rendimiento de los motores, ya sean gasolina o diésel. Son diversas las causas que pueden provocar que se estropee, desde un exceso de temperatura a la falta de engrase pasando por el propio desgaste de las piezas. Su sustitución es de las más caras en un vehículo, oscilando entre los 1.000 y 5.000 euros dependiendo de los modelos.

reparar coche

Una avería en el turbo es de las más costosas que se puede sufrir.

CENTRALITA DEL MOTOR
El módulo de control del motor gestiona toda la información de los sensores y actuadores de los propulsores, ya sean de gasolina o gasóleo. La centralita es una pieza electrónica que en caso de averiarse tiene como única reparación fiable la sustitución, con un precio medio del componente entre 650 y 2.500 euros. Se suelen estropear por un fallo de tensión eléctrica del coche o por la humedad.

CORREA DE LA DISTRIBUCIÓN
Uno de los grandes temores de cualquier propietario de un automóvil es una rotura de la correa de la distribución. Es la encargada de sincronizar el giro del cigüeñal con el árbol de levas para que las válvulas trabajen con la precisión necesaria. Se trata de una avería bastante previsible con un correcto mantenimiento, siguiendo las indicaciones del fabricante para su tensado o sustitución. Lo aconsejable es cambiarla cuando corresponde con precios que van de los 250 a los 2.000 euros, porque en caso de rotura puede provocar un auténtico destrozo en otros componentes del motor con un coste muy superior.

INYECTORES
Los carburadores dejaron paso a los inyectores para alimentar los motores, una tarea que deben realizar con la precisión necesaria para el correcto funcionamiento del mismo. Con el uso pueden deteriorarse y también obstruirse por la suciedad del combustible o la presencia de otros restos del motor. Lo más frecuente es que se averíen de uno en uno, pero en caso de ser necesaria la sustitución de todos la factura puede superar los 2.000 euros.