Semana Santa: 9 cosas que debes saber si vas a alquilar un coche

Es importante leer bien el contrato y tener en cuenta varios detalles para evitar sorpresas desagradables.

Semana Santa: 9 cosas que debes saber si vas a alquilar un coche

Kilometraje, seguro, posibles conductores... Todo debe quedar claro.

Durante los días festivos de Semana Santa, incluyendo las previsibles complicaciones de la Operación Salida, millones de personas serán las que viajen hasta un destino vacacional al volante de su automóvil. Pero también habrá muchas que decidan desplazarse en otro medio de transporte para después alquilar un coche a su llegada con el que trasladarse en distancias más cortas.

En ese caso, conviene recordar una serie de consejos antes de alquilar el vehículo. Lo que en principio se presenta como una operación sencilla y rápida puede acarrear más dificultades de las previstas si desconocemos ciertas recomendaciones básicas sobre el funcionamiento de las compañías de alquiler, sus condiciones y la letra pequeña de los contratos… Así que muy atentos a los siguientes puntos para evitar sorpresas desagradables.

Comparar y reservar

Como no podía ser de otro modo, en fechas de tanta demanda es casi obligado realizar una reserva del vehículo si queremos garantizar su disponibilidad. Además, esta planificación permite comparar los precios y condiciones de diferentes compañías para elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades. Si la reserva se ha hecho con mucha antelación, tampoco está de más confirmar días antes de la fecha que todo está correcto y evitar así la posibilidad de que una sobredemanda nos deje sin coche.

Declarar todos los conductores

El coche de alquiler solo lo puede conducir el titular del contrato. La mayoría de las compañías repercuten un sobreprecio en el caso de que haya más conductores autorizados, así que, si es más de una persona la que se va a poner al volante, conviene aclarar bien esta circunstancia. De otro modo, podemos tener complicaciones incluso legales en caso de que surja cualquier incidente.

alquilar coche semana santa

Todos los posibles conductores deben estar identificados.

Atención a los seguros

Otro aspecto importante es el del seguro del alquiler, tanto para los ocupantes como para el propio vehículo. No hay que tener reparos a la hora de solicitar información clara y completa sobre las coberturas de la póliza que nos ofrecen y los precios de las ampliaciones en caso de que nos interesen. Las tarifas bajas se ofertan con seguros básicos y no siempre es la mejor alternativa, puesto que el más mínimo incidente con el coche se traduce en un quebranto económico importante: la simple rotura de un parabrisas puede costar en torno a 1.000 euros. Además del seguro obligatorio son muy recomendables el de lunas, robo y, siempre que sea posible, el seguro a todo riesgo. Atención también a las pólizas con franquicia, es esencial conocer cuál es la cantidad que debe cubrir el cliente en caso de accidente.

Precio del kilometraje

En la mayoría de los casos (hay excepciones sin límite de uso), las tarifas diarias se refieren a una determinada cantidad de kilómetros recorridos con el vehículo. A partir de esa cifra se aplica un precio añadido por kilómetro que hay que conocer y tener en cuenta para presupuestar el coste real de la utilización. Dependiendo de nuestros planes, en ocasiones puede ser más rentable recurrir a una tarifa plana que al pago por kilómetro extra.

Estado del vehículo

Al recoger el coche es imprescindible revisar su estado con el mayor detalle posible, tanto por fuera como por dentro. En caso de detectar cualquier desperfecto se debe de informar al personal de la compañía alquiladora para que lo constate y lo refleje en el contrato. En caso contrario, a su devolución podrían responsabilizarnos del daño y exigir su pago en caso de no contar con un seguro a todo riesgo.

alquilar coche semana santa

Hay que prestar atención al posible deterioro del vehículo.

Nivel de combustible

Por lo general, las compañías entregan el vehículo con el depósito lleno y exigen que se devuelva en las mismas condiciones. Lo adecuado es hacerlo así, puesto que en caso contrario cargarán al cliente una cantidad estimada sobre el déficit que refleje el indicador de combustible, siempre superior al importe que hubiéramos pagado en la estación de servicio. Tampoco está de más conservar los recibos del repostaje por si pudiera surgir alguna reclamación al respecto por parte de la alquiladora.

Lugar de devolución

En las grandes compañías no es obligatorio devolver el coche en el mismo lugar donde se retiró, pero sí suelen cobrar una cantidad adicional (en concepto de gastos de transporte) si el origen y el destino son en oficinas franquiciadas diferentes. Y como en cada una de estas dudas que pueden surgir durante el proceso de alquiler, la solución es sencilla: preguntar hasta que lo tengamos todo muy claro.

No olvidar las tarjetas de crédito y débito

El pago en metálico está prácticamente en desuso en este tipo de operaciones, fundamentalmente porque las compañías suelen realizar bloqueos en las tarjetas de crédito a modo de fianza para cubrir una posible eventualidad. En caso de tener solo una tarjeta de débito (de pago inmediato) se puede llegar a cobrar una cantidad importante en el mismo concepto que será reembolsada al devolver el vehículo.

Posibles recargos

Las incidencias que se cubren con la fianza cargada en la tarjeta de crédito del cliente pueden ser de lo más variadas: la gestión de sanciones en caso de ser multados (que nada tiene que ver con el importe de la propia multa), limpiezas especiales si la compañía considera que el vehículo se ha entregado en malas condiciones, retraso en la devolución, daños menores cuando no estén cubiertos por el seguro… Leer la letra pequeña con todo el detenimiento posible es la única manera de ser conscientes de estas posibles incidencias.