Cómo evitar los atascos en la Operación Retorno de Semana Santa

El regreso suele ser menos escalonado, pero es posible reducir el riesgo de embotellamiento.

Cómo evitar los atascos en la Operación Retorno de Semana Santa

Es más que probable que te encuentres esta estampa en tu vuelta a casa.

El éxodo por carretera de Semana Santa suele producirse de forma algo más escalonada que el retorno a casa. Los españoles reparten su salida entre el fin de semana previo, los días lectivos de la semana y, los menos afortunados, en las propias jornadas festivas. Por el contrario, en el regreso casi todos apuramos al máximo un periodo vacacional bastante breve, con lo que los atascos se multiplican.

Evitar por completo los embotellamientos resulta complicado, pero no imposible. Una serie de estrategias pueden ayudar a minimizar el riesgo y tampoco exigen nada especial, tan solo tenerlas en cuenta… y cruzar los dedos.

Planificar

Empecemos por el principio y por lo más obvio. Para evitar los atascos debemos ser conscientes de que se van a producir y plantearnos que vamos a intentar esquivarlos. Si emprendemos el viaje de regreso en el momento que se nos ocurra echaremos una moneda al aire y entonces saldrá cara… o cruz. Informarnos al respecto y valorar las opciones existentes es el primero paso para intentar que el regreso sea lo menos tedioso posible.

Elegir el horario

En ese sentido, lo primero es rehuir las horas de mayor tráfico y no tanto para la puesta en marcha como en la previsión de llegada al destino. Es decir, de nada sirve que arranquemos el domingo a la hora de comer con circulación fluida si llegamos a última de la tarde a una gran ciudad, donde sin duda que el atasco nos estará aguardando. Entrar en los núcleos urbanos aprovechando las primeras horas de la tarde o ya entrada la noche suele traducirse en menores problemas que en las franjas de mayor intensidad. Concretando: mejor evitar las horas finales del Sábado Santo y toda la tarde del Domingo de Resurrección. En las comunidades en las que el Lunes de Pascua es festivo, los problemas dominicales se trasladan a esta jornada.

Conducir de noche

No es aplicable a todos los automovilistas, porque muchos prefieren no conducir de noche o tienen condicionantes familiares (llegar de madrugada al destino con niños no siempre es la mejor idea). Pero si no es así, viajar en horario nocturno suele ser una garantía casi total para evitar aglomeraciones. Por supuesto que se deben extremar las precauciones, respetar los descansos necesarios y, si es posible, alternarse al volante entre varios conductores en viajes largos.

Operacion retorno semana santa

Viajar de noche suele garantizar evitar atascos.

Carreteras poco transitadas

No siempre la ruta más habitual o rápida es la más eficaz. Las carreteras secundarias nos obligan a circular más despacio o dar un rodeo, pero en jornadas de tanto tráfico pueden representar una ganancia de tiempo significativo al estar más despejadas. Es una táctica a tener muy en cuenta en la entrada de las grandes ciudades, aunque no suele ser fácil en este caso hacerlo por rutas alternativas; otra opción son las antiguas carreteras nacionales, que han quedado relegadas a un segundo plano con la construcción de autovías, pero que siguen en buen estado, permiten rodar a buen ritmo y suelen estar muy poco transitadas.

La ayuda tecnológica

Los navegadores más avanzados y multitud de aplicaciones para dispositivos móviles ofrecen información en tiempo real sobre los problemas de tráfico, en muchos casos facilitada por otros conductores. Conocer esta información ayuda a evitarlos al buscar, cuando es posible, rutas alternativas a la que tenías prevista en un principio. Quizá nuestra planificación fuera correcta, pero un accidente o cualquier otra circunstancia pueden traducirse en un embotellamiento inesperado.

Operacion retorno semana santa

En los embotellamientos, siempre mucha prudencia, paciencia y atención.

Autopistas de peaje

Cuando estén disponibles en nuestro desplazamiento, las autopistas de peaje deben ser tenidas en cuenta en estas circunstancias, aunque a nadie le guste pagarlas. Utilizarlas representa un coste que puede llegar a ser elevado, pero hay que calcular lo que nos permitir ahorrar en combustible y en tiempo. Estar parado en un atasco interminable es más caro de lo que se podemos imaginar.

Carriles adicionales

En las grandes ciudades con accesos por autovía se suelen instalar carriles adicionales reversibles para agilizar los flujos de tráfico. Si los conocemos debemos considerar su utilización y si no es así, hay que estar atentos a las advertencias en la carretera para usarlos cuando lleguemos al acceso.