Correos se pone las pilas

Añade a su flota de reparto 200 escúteres con motor eléctrico de la marca Silence.

Correos se pone las pilas

Acto de entrega de los vehículos en Madrid. / Scutum

La apuesta de Correos por la movilidad sostenible es decidida. Aunque de su flota de 13.000 vehículos en toda España (9.000 de ellos motocicletas) tan sólo poco más de 500 son eléctricos, la empresa pública afronta un ambicioso plan de modernización con el objetivo de minimizar en lo posible el impacto de las emisiones de sus repartos. Es así como acaba de incorporar 200 unidades de escúteres eléctricos a su parque móvil, sumándose a los cien que ya adquirió el pasado año.

Se trata de productos de la marca Silence,  producidos por la empresa española Scutum, en concreto el modelo con la batería más potente de 6kWh que ofrece una autonomía de unos 100 kilómetros en uso urbano y alcanza una velocidad máxima de 80 km/h. Tiene una capacidad de carga (incluyendo su ocupante) de 175 kilos y ha sido especialmente preparado para el servicio de Correos, con la incorporación de freno de mano, un baúl de mercancías propio de la empresa postal y una decoración con sus colores corporativos. El modelo de serie ya cuenta con detalles de equipamiento muy valorados por los profesionales del reparto, como la marcha atrás, la iluminación por LED y tres tipos de utilización del motor: Eco, City y Sport.

Las 200 unidades de los escúteres Silence se repartirán entre diferentes puntos del territorio nacional: 25 en Madrid, 25 en Barcelona, 15 en Valencia, 15 en Málaga, 8 en Zaragoza, 15 en Sevilla, 8 en Vizcaya, 12 en Baleares, 6 en Tarragona, 13 en A Coruña, 6 en Pontevedra, 6 en León, 6 en Valladolid, 20 en Alicante, 6 en Cádiz, 6 en San Sebastián, 2 en Cantabria y 2 en la Isla de Hierro.

La inversión del operador postal público para la adquisición de esta nueva flota eléctrica ha sido de 778.000 euros. El precio venta al público del modelo elegido por Correos es de 5.725 euros, sin incluir los impuestos correspondientes. El ahorro estimado con la utilización de la energía eléctrica es de 500 euros por cada 10.000 kilómetros recorridos respecto a un vehículo de similares características con motor de combustión.