Bultaco está de vuelta

Un concepto diferente. La mítica marca española regresa con un modelo eléctrico a medio camino entre una moto y una bici

Bultaco está de vuelta

Bultaco es una marca española con una larga historia en el mundo del motociclismo nacional, pero que cesó su producción en 1983. Esta Brinco es el primer producto que la compañía lanza al mercado desde su renacimiento el pasado año y se ha querido ofrecer un concepto diferente, focalizado en la tecnología, la eficiencia energética y la movilidad sostenible, conceptos todos ellos de plena actualidad. Tras la presentación de la nueva empresa Bultaco Motors el año pasado en Londres, el primer producto que ve la luz es la Brinco, con una I+D concebida en Madrid y la producción realizada en Barcelona.








La Brinco ofrece una autonomía eléctrica de hasta 30 kilómetros.




Se trata de un vehículo eléctrico de dos ruedas, que la empresa define como Moto Bike, una especie de híbrido que combina soluciones de una bici, de una bici con asistencia al pedaleo y de una moto eléctrica. Una amalgama que conjuga la propulsión de un motor eléctrico y la humana del pedaleo, siendo el piloto el que decide cómo desplazarse: a pedales, con el propulsor o aunando las dos soluciones. Acelerando con el puño del gas, como en una moto, recorre hasta 30 kilómetros; con pedaleo asistido, como en una bici eléctrica, puede alcanzar los 100. Cuesta 4.800 euros.

Su diseño recuerda a una bici de descenso y también a una moto de trial, y el conjunto sobresale por su polivalencia, porque puede servir tanto para un uso extremo por el campo como para pasear por la ciudad. Por el momento no está homologada para circular por carretera y vías públicas asfaltadas, aunque hacia septiembre saldrá otra versión que sí lo permitirá.

Batería de litio extraible

Lleva una transmisión con pedales de bici y 18 velocidades, 9 cortas y 9 largas, y un motor eléctrico con picos de hasta 2,7 CV (2 kilovatios) y 60 Nm de par que, en llano y ayudando con los pedales, permite moverse incluso a velocidades superiores a 60 km/h.








Vista lateral del modelo.




La batería es un componente fundamental de esta nueva Brinco, recurre a una composición de litio y tiene una capacidad de 1,3 kWh. Y queda bien fijada a la viga principal del bastidor de aluminio. Además, se puede extraer en 15 segundos, para llevársela al dejarla aparcada en la calle, y recargarse por completo en tres horas en enchufes domésticos. Motor y batería están gestionados por una unidad de control electrónica desarrollada por Bultaco; delante lleva una horquilla invertida regulable y un freno de disco de 203 mm con pinza de cuatro pistones, y el conjunto pesa 39 kilos, incluyendo los ocho de la batería. Los neumáticos son de medida 24×30″.

Ordenador integrado

La Brinco incluye un cuadro de mandos que informa acerca de diversos parámetros, como velocidad, autonomía, distancia recorrida… Pero también se puede conectar, vía bluetooth, a un teléfono móvil inteligente y descargar, por ejemplo, los recorridos realizados en un ordenador y localizar con GPS el modelo (requiere introducir una tarjeta SIM).








Detalle de la instrumentación.




También hay una pulsera que permite al piloto arrancar la Brinco desde ella, sin llaves, y facilita la interacción con esta Moto Bike.

Buenas sensaciones

Bultaco había preparado un completo recorrido, que incluía hasta un circuito de enduro. Pero las tormentas de verano se encargaron de dejar impracticables casi todas las alternativas. Así que, en esta primera toma de contacto, nos tuvimos que conformar con recorridos breves. Sin embargo, dio tiempo a sentir que las primeras sensaciones son muy positivas, desde el diseño hasta la manejabilidad, y creemos que es un producto práctico, por sus variadas posibilidades de uso, que abarcan de la ciudad al campo, desde las bicis hasta las motos, desde el deporte hasta el turismo.