Modelo de pasarela

Piaggio presenta la nueva Vespa 946, una auténtica diva dentro del catálogo de la firma italiana

Modelo de pasarela

La puesta de largo de la Vespa 946 estuvo rodeada de algunos jóvenes actores del panorama español y otros personajes. Aure Sánchez, Wanda Obreke, Quim Gutiérrez, Bart Santana, Jorge Suquet, Laura Ledesma y Elena Martínez, entre otros, se convirtieron en cómplices y padrinos de la fiesta de gala de la 946.

Es la última entrega de la leyenda de un mito, la marca Vespa y el escúter más famoso del mundo. Ellos, como todos, admiran el estilo y tecnología con los que Vespa dibuja el camino de la movilidad urbana, con una imagen que aúna su esencia más pura con un modernismo espectacular.

En esta ocasión, la presentación ha sido solamente estática y no ha sido posible saborear las bondades del motor de tres válvulas que ya conocemos de la S 125 3v Sport.

Solo recordar que esta 946 está fabricada casi íntegramente a mano con carrocería de acero y cuenta con múltiples elementos de materiales especiales.

Viene de serie equipada con control de tracción ASR que previene el deslice de la rueda trasera evitando la pérdida de adherencia y garantizando siempre la mejor tracción, además de un avanzado sistema de frenado ABS.

La única pega es que, reparando en su precio de 9.000 euros, debe de estar considerada por los dirigentes de la marca como un objeto de culto y deseo, una auténtica joya de colección más propia para tener expuesta como una escultura en el salón de casa que en el garaje como vehículo utilitario. Sería una buena idea que, aprovechando su insuperable imagen, fabricaran otra 946 estándar, ensamblada en cadena de montaje normal, sin emplear tanta mano de obra, con materiales menos sofisticados y sin tanta electrónica, a un precio más asequible.