Lamborghini Aventador S: dirección a las cuatro ruedas y 740 CV

Una puesta al día de mitad de ciclo radicaliza todavía más el superdeportivo italiano y mejora su dinámica de conducción.

Lamborghini Aventador S: dirección a las cuatro ruedas y 740 CV

En la zaga hay detalles que recuerdan al mítico Countach.

Cuando hablamos de puestas al día de modelos conocidos solemos quedarnos bastante fríos: la mayoría de las veces son cambios de pequeña importancia cuyo objetivo es mantener vivas las ventas del coche en cuestión hasta la llegada de la siguiente generación. Sin embargo, cuando se trata de un ejemplar como el Lamborghini Aventador lo más probable es que esa tendencia no se cumpla. Y el Aventador S es la pura prueba de ello: estamos ante un “más y mejor” en toda regla. Los de Sant’Agata Bolognese han trabajado en todas las áreas de su deportivo estrella.

boton_probarSu estética presenta numerosos cambios, como el paragolpes delantero, el difusor trasero, las entradas de aire y los pasos de rueda traseros (esto dos último elementos con cierto aire al mítico Countach).

También está presente un nuevo alerón, ajustable en tres posiciones, que termina de ayudar a mejorar la aerodinámica del conjunto: un 130% más de carga en el eje delantero y entre un 50 y un 400% más que su predecesor en el eje trasero, dependiendo de la posición elegida.

Las mejoras mecánicas son considerables. Para empezar, el motor, que es el mismo 6.5 V12 atmosférico, se ha potenciado hasta alcanzar los 740 CV (+40) y los 690 Nm de par. Como mantiene su peso de 1.575 kilos, la relación peso/potencia se ha mejorado hasta los 2,13 kg/CV. El bloque se asocia a una caja de cambios de siete relaciones y manda la potencia a las cuatro ruedas para hacer el 0-100 en 2,9 segundos y alcanzar los 350 km/h de punta.

Son las ruedas las que incorporan una de las mayores novedades del modelo, puesto que las traseras también son directrices. Este sistema recibe el nombre de Lamborghini Rear-Wing Steering y busca optimizar la agilidad del Aventador S a velocidades bajas y medias, así como mejorar la estabilidad a altas.

También incorpora un nuevo sistema de gestión electrónica que afecta tanto al motor como a las suspensiones, y que permite elegir entre cuatro modos de conducción: Strada (con un reparto de par 60/40), Corsa (reparto 80/20), Sport (10/90) y el inédito Ego, que permite personalizar al gusto todos los parámetros.

El precio para Europa, sin incluir los impuestos de cada país, es de 281.555 euros.