Bugatti Niniette 66: un yate de lujo a juego con el Chiron

Este Palmer Johnson se producirá en una edición limitada de 66 unidades e imita, tanto por fuera como por dentro, al superdeportivo.

Bugatti Niniette 66: un yate de lujo a juego con el Chiron

El superdeportivo ya tiene su doble para surcar los mares.

No parece que Bugatti tenga problemas para dar salida al Chiron (de hecho, ya se ha vendido la mitad de su producción) pero, conociendo el nivel adquisitivo que tienen sus clientes y la exclusividad que demandan, la marca se ha asociado con Palmer Johnson para ofrecerles un extra: un yate a juego con su superdeportivo. Denominado Bugatti Niniette 66, se trata de una edición limitada que sólo será accesibles a los poseedores de un Chiron, y ni siquiera habrá para todos: se fabricarán únicamente 66 unidades.

Bugatti Niniette 66

Pero, más allá de poder decir que se tiene uno, ¿qué hace tan especial a este yate? Pues que está hecho a imagen y semejanza del Chiron. Su diseño exterior imita la estructura del deportivo y se puede pintar en las mismas combinaciones cromáticas de éste. En la parte superior, junto al puesto de conducción, hay asientos para una gran cantidad de pasajeros, hueco para encender una pequeña hoguera, un minibar y, justo en el centro, la cama para tomar el sol puede descubrirse y transformarse en un jacuzzi.

Si impresiona lo que se ve desde fuera, el interior no se queda atrás. En el salón del Bugatti Niniette 66, con numerosos sofás, una mesa y sillas, todo ello rebosante de fibra de carbono, adorna la pared una réplica a gran escala de la parrilla del Chiron. En el camarote dormitorio, el carbono también está presente, dando forma a la base de la cama de tamaño extragrande.

Bugatti Niniette 66

Pero por mucho lujo que tenga, no luciría la insignia de Bugatti si no fuera rápido. Cuenta con dos motores MAN V8 de 600 CV cada uno, suficientes para permitirle alcanzar una velocidad de 48 nudos, unos 90 km/h. No son los 1.500 CV del motor W16 con el que el Chiron llega hasta los 420 km/h, pero no está mal para su hermano de los mares.

Así resume su esencia Etienne Salome, director de Diseño de la marca: “Creo de verdad que la filosofía de diseño de Bugatti es tan única y original que se puede aplicar a un gran número de productos. Sin embargo, un yate es algo especial. Desde una larga distancia, cuando esté entrando en un puerto, el Niniette se reconocerá como un verdadero Bugatti”.