Ford GT: del “paseo” al vértigo con solo tocar un botón

La alcanza en el modo de conducción V-Max, uno de los cinco disponibles que varían factores como la altura, la respuesta del acelerador o el control de tracción.

Ford GT: del “paseo” al vértigo con solo tocar un botón

Cinco modos de conducción para rendir al máximo en cualquier situación.

El nuevo Ford GT puede que sea uno de los deportivos más esperados de los últimos años. Ford lo sabe y por eso no deja pasar ni una oportunidad para generar expectativas sobre él. El fabricante ha ido ofreciendo la información relativa al modelo con cuentagotas, desgranando cada dato para que sus seguidores lo disfruten.

Tras hablar de sus 6.000 combinaciones de personalización posibles, de su cuidada aerodinámica, de mostrar su peculiar cuadro de instrumentos y de desvelar su potencia final, ahora toca detallar cada uno de los cinco modos de conducción con los que cuenta. Esta práctica, que hace no mucho era una rareza, está presente en la mayoría de deportivos que salen al mercado hoy en día, y es algo lógico que permite exprimir la capacidad del modelo en cuestión adecuándose a cada situación.

El modo base para el Ford GT es el Normal y está pensado para un uso diario. La altura libre al suelo de 120 mm, con la que puede hacer frente a resaltos, baches y agujeros del asfalto; el acelerador y la suspensión están calibrados en modo estándar y no se pueden configurar ni el control de tracción ni el control de estabilidad. Además, a partir de 145 km/h se despliega automáticamente el alerón.

En el modo Wet, para conducción sobre mojado, los parámetros siguen igual excepto por la respuesta del acelerador, más progresiva para mejorar el agarre y evitar pérdidas de tracción.

Ford GT

Las nuevas funcionalidades del Ford GT

El modo Sport mejora la respuesta del motor y del sistema anti-lag para que el conductor pueda utilizar toda la potencia al momento.

El Track es para uso exclusivo en circuito. La altura libre al suelo se rebaja en 50 milímetros, la suspensión adopta su tarado más duro, el alerón se despliega desde el primer momento y las entradas de aire delanteras se cierran para maximizar la carga aerodinámica.

Por último, el V-Max es el modo en el que el Ford GT alcanza su velocidad máxima: 350 km/h. Para ello se desactiva el sistema anti-lag del motor y se oculta el alerón, lo que reduce la resistencia aerodinámica.