Así de estremecedor es un choque entre un Corolla de 1998 y uno de 2015

17 años de diferencia suponen unos cambios enormes en materia de seguridad que pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte.