EL MOTOR PARA ENDESA X

La competición como camino a la electrificación

Los circuitos son uno de los mejores laboratorios de pruebas para impulsar las tecnologías que, tarde o temprano, acabarán llegando a las soluciones de movilidad cotidianas.

MotoE

La categoría de MotoE es el banco de pruebas ideal para los próximos avances en los vehículos de calle

Los circuitos son uno de los mejores laboratorios de pruebas para impulsar las tecnologías que, tarde o temprano, acabarán llegando a las soluciones de movilidad cotidianas.

La electrificación del parque de vehículos en España continúa avanzando para alcanzar los objetivos marcados por la Unión Europea, que considera la movilidad eléctrica como un eje clave para el cumplimiento de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Enel X Way participa de forma muy activa en este propósito, acelerando esa transición hacia la movilidad sostenible. Y qué mejor manera que utilizando toda la tecnología de la que la compañía energética dispone.

Las carreras han sido, históricamente, el banco de pruebas perfecto para concebir y desarrollar nuevas tecnologías. Además del escenario ideal para poner a prueba estos avances en entornos controlados y exigentes.

MotoE: la electricidad toma la competición

En 2019 debutó una nueva categoría dentro del Campeonato del Mundo de MotoGP con motocicletas completamente eléctricas. Se daba el primer paso en el uso de energías sostenibles que están llamadas a ser el futuro del Mundial de la especialidad.

Cargadores móvil y semimóvil para la categoría de MotoE

La mayor diferencia respecto a la categoría de MotoGP es la duración de las carreras. En MotoE se disputan 15 minutos de competición, que es el tiempo de duración que ofrecen actualmente las baterías bajo tan elevadas exigencias. La velocidad de carga (entre 15 kW y 22 kW) permiten su recuperación en poco más de una hora.

Endesa X Way ha aportado su experiencia en soluciones de recarga con dos plataformas de carga para cada equipo. Una semimóvil, que se encuentra situada en el paddock y que cuenta con paneles solares para que solo se utilice energía renovable en las motos, y otra móvil que se desplaza hasta la parrilla de salida para dar el último pico de carga tras la vuelta de formación.

Michele Cecchini jefe de eMotorsport de Enel X Way

Así lo explica Michele Cecchini, jefe de eMotorsport de Enel X Way: “Todas estas aplicaciones que desarrollamos en la competición están destinadas a un uso particular en pocos años”. “En el futuro, a causa de las enormes capacidades de la electrificación, cargar la batería del vehículo será como echar gasolina, gracias a las recargas rápidas”. Y prosigue: “Los avances que traslademos a la movilidad tienen que ser seguros, muy seguros, en cualquier condición. Por eso el banco de pruebas de la competición con todo su I+D es la mejor herramienta que existe para comprobar esos avances”.

Electrificando el futuro

El próximo gran reto que hay que asumir como sociedad es la descarbonización del planeta. En Europa la fecha es 2050, se pretende ser climáticamente neutros para esa fecha, adicionalmente sin dañar la economía y protegiendo a los ámbitos más vulnerables de la sociedad.

Para ayudar en este viaje hacia la electrificación, Endesa X tiene un compromiso de instalar más de 10.000 puntos de recarga para el año 2023. Los cargadores se encontrarán tanto en el ámbito urbano (calle, centros comerciales, hoteles y restaurantes) como en las distintas vías y gasolineras. De esta manera se cubre, además de la ciudad, la media y larga distancia.

En este sentido, el director general de Endesa X, Davide Ciciliato, cree que apoyar el campeonato de MotoE resulta clave para “participar de la innovación y de la tecnología”. “Aquí entablamos relaciones cercanas con todos los actores del sector, sean fabricantes de baterías, de componentes o de coches. Es el camino más corto y más seguro para en ayudar al usuario final a electrificarse en cualquier ámbito, en su consumo, en su vivienda o en la movilidad”, explica Ciciliato.

Davide Ciciliato director general de Endesa X

Ciciliato ofrece más detalles al respecto: “El futuro será eléctrico o no habrá futuro para la humanidad. Queremos ofrecer a todos nuestros clientes, con el objetivo puesto en 2030, una energía verde y asequible extraída de plantas fotovoltaicas y parques eólicos, totalmente renovable. Para Endesa, es fundamental poner el foco en la movilidad eléctrica, queremos aplacar el miedo de los usuarios a la hora de dar el salto a los vehículos eléctricos ofreciéndoles nuestras mejores soluciones”.

El mayor problema al que se enfrentan como compañía actualmente es el engorroso papeleo previo para la instalación de puntos de recarga. “La burocracia de las distintas administraciones es un freno, particularmente con los fondos europeos. No existe una directiva clara sobre cómo repartir las subvenciones con las comunidades autónomas. Hay disponibles 4.000 millones de euros para estos menesteres y no hay un plan para claro para el acceso, es un lío”, agrega el directivo.

Radiografía de la movilidad eléctrica

El término movilidad eléctrica es uno de los más buscados en Google desde el año 2009, lo que denota la penetración que está teniendo en la sociedad el viaje hacia la descarbonización y la independencia de combustibles fósiles.

Se considera movilidad eléctrica aquella que hace uso de uno o más motores eléctricos para generar movimiento en los vehículos. Dentro de esta categoría aparecen desde patinetes y bicicletas, hasta motos, coches, furgonetas o camiones. Los autobuses eléctricos para el transporte público también están funcionando ya en algunas ciudades.

Para dar servicio energético a estos novedosos vehículos, Endesa X Way cuenta con soluciones de carga para particulares, empresas, organismos y red pública. La forma de controlar las recargas de los vehículos eléctricos se hace a través de la aplicación Juice Pass, una manera sencilla de personalizar la experiencia de recarga o de reservar un punto en la red pública.

Elena Bernárdez, directora de Movilidad Eléctrica de Endesa X Way, afirma que España va un poco más lenta a la hora de electrificar el parque de vehículos, pero que, incluso así, tendrá que cumplir con los objetivos marcados: “En Noruega están en cuotas del 63% de coches electrificados vendidos en 2021, mientras que España se ha quedado rozando el 10%”.

También insiste en la toma de conciencia de cada persona para luchar contra la contaminación: “En este sentido, no se está haciendo bien, ya que se ponen un montón de prohibiciones, pero no se explican los motivos. Hace falta dar muchísima más información a la población”.

“Debemos dar a conocer las cifras de lo importante que es la transición eléctrica para la sociedad. Ahora los datos nos dicen que un vehículo eléctrico genera tres veces menos CO2 que uno nuevo con motor de combustión. Si todos los vehículos se convirtieran en eléctricos, dejaríamos de tener el 25% de las emisiones de CO2 en España”.

Para terminar, quiso hacer hincapié en la velocidad a la que hay que electrificar el país: “Antes de 2030 debería haber un número muy significativo de vehículos eléctricos en España. Es necesario. ¿Es posible? Es posible. ¿Es fácil? No, no lo es, pero hay que intentarlo sin descanso”.

María Herrera sobre su montura de MotoE

María Herrera: “La electrificación es imparable”

La vida en las carreras es dura pese a lo que pueda parecer desde fuera. Cualquier persona que trabaja en competiciones de motor es muy entusiasta e implicado con su actividad. Desde mecánicos a ingenieros, pasando por responsables de equipos, tienen que adorar su trabajo para soportar tantos meses al año fuera de casa.

En el caso de los pilotos, su vida es distinta al resto de los mortales desde casi niños. Un deportista de élite debe realizar grandes renuncias para perseguir su sueño, en el caso de los pilotos, además, se juegan la vida en esa persecución.

Si, además, como en el caso de María Herrera, piloto de MotoE, se trata de una mujer en un mundo de hombres, aparte de trabajo, talento y esfuerzo, hay que contar con una personalidad de hierro.

¿Cómo llega una mujer a la élite del motociclismo?

Fue mi padre el que me aficionó a este deporte desde muy pequeña, ya que él ha sido piloto aficionado. En aquellos años era incansable con la moto y poco a poco empecé corriendo carreras. En apenas unos meses ya estaba ganando pruebas y desde ese momento seguí con la progresión superando escalones, desde el Campeonato de España de Velocidad (CEV) hasta llegar al Mundial.

Hablando de su padre, ¿ya le da consejos de pilotaje?

(Risas) No, lo cierto es que él tiene mucha técnica y todavía me enseña cosas. Gracias a él sé todo lo que sé y he llegado hasta el Mundial, sin las enseñanzas de mi padre jamás hubiera llegado. Aunque también es cierto que cuando entrenamos juntos, tanto enduro como motocross, alguna cosa le corrijo (risas).

¿Cuándo se dio cuenta de que lo de pilotar una moto pasó de ser una afición a una profesión?

A los 12 años recuerdo que hubo un clic en mi cabeza y desde ese momento tenía claro que quería dedicarme a las motos, hacerlo mi profesión. Lo cierto es que fue una apuesta en la que sacrifiqué mucho para cumplir ese sueño. Por ejemplo, a tus amigos de toda la vida los cambias por unos nuevos en el paddock, pero ha merecido la pena viendo el resultado.

De todas las hazañas que has conseguido en el mundo del motociclismo, ¿de cuál de siente más orgullosa?

Hay unas cuantas que siempre estarán presentes en mi trayectoria, pero si tuviera que elegir solo una, me quedaría con mi segundo año en el CEV. Competía con los actuales Campeones del Mundo de MotoGP y gané a todos. Además, me supo muy bien porque lo conseguí después de superar una lesión y otros problemas. En 100 años de historia de carreras de motos nunca una mujer lo había logrado y yo lo repetí dos veces más.

María Herrera es una de las pioneras de la categoría de MotoE

Volvemos al presente. Ahora compite con el equipo de Aspar en la categoría de MotoE con motos eléctricas, ¿cuáles son las características propias de este certamen?

El Mundial de MotoE es muy diferente. Lo principal es que son motos muy grandes comparadas con las del resto de categorías y, en mi caso, por mi tamaño, son diametralmente opuestas a lo que necesitaría, pero bueno, me voy adaptando perfectamente. Es un campeonato muy igualado, todos los pilotos competimos con la misma moto. Por otro lado, tenemos que cargar las baterías, un proceso que lleva unas tres horas, al final la planificación del trabajo es muy diferente.

¿En marcha también existen diferencias?

Sí, claro. Para empezar, el motor no tiene embrague, tampoco marchas y la aceleración es muy diferente a una moto con motor de combustión. Además, no debemos olvidar que no hacen ruido y, por ejemplo, al adelantar escuchas tus deslizaderas y las del adversario rozando por el asfalto. Es muy distinto, pero a la vez muy divertido.

MotoE es una categoría en las que los prototipos son más pesados, alrededor de 260 kilogramos, 100 más que una MotoGP. ¿Repercute esto en su forma de pilotar? ¿Se tiene que preparar de una manera especial?

Sí. En primer lugar, he tenido que ganar masa muscular para hacer frente al aumento de peso. Además, no tiene nada que ver con lo que había pilotado hasta ahora. Por ejemplo, los neumáticos son muy particulares también, pero si tuviera que resumir la manera ideal de llevar esta moto eléctrica sería frenar muy tarde y levantar la moto de la curva lo antes posible.

Volviendo al tema del embrague. ¿Las salidas también son diferentes al no tener esa maneta?

Sí, son distintas. Tras montarte en una moto eléctrica notas que te falta la maneta de embrague. Yo decidí poner ahí el freno trasero, como si fuera un escúter, el freno delantero en la maneta izquierda y el trasero en la derecha. La primera vez agarré la maneta pensando que era el embrague e hice una derrapada increíble (risas).

¿El talento puede forjar a un campeón o hay que combinarlo con esfuerzo y perseverancia?

Es difícil que el talento exclusivamente te haga campeón. En mi caso, sé que tengo talento, pero también muchísimo trabajo detrás. Volviendo al tema del peso de mi MotoE, sin el trabajo físico diario no sería capaz de mover esta moto. Cuando pilotaba una Moto3 creía que no podría con una moto de 600cc (Supersport), al final lo conseguí por trabajo. Ya sabe esa famosa frase, “que la suerte te pille trabajando”.

¿Se ve compitiendo algún día en la categoría de MotoGP?

He ganado en la pista a Bagnaia, Álex Márquez, Fabio Quartararo… a muchos de los que ahora mismo están en la categoría de MotoGP. Espero poder volver a competir con ellos algún día, claro. Pero al final también es el camino que te dejen seguir, no depende solo de ti. Que alguien te ayude en el momento exacto y puedas optar a un puesto. La suerte también es importante.

Ser la única mujer en la categoría de MotoE, ¿supone una ventaja o un inconveniente?

Personalmente me siento muy bien, porque mucha gente viene a verme y valoran el trabajo que hago. El resto de los pilotos me respetan. No me ven como una chica, sino como un compañero más de parrilla, estoy muy contenta con ellos. Hace tiempo, en otras categorías, ha habido algunos pilotos que querían batirme por el simple hecho de ser mujer. Ahora ya no tengo esa sensación. Aquí me siento como en una gran familia.

Pero sí que es una pionera sobre las motos eléctricas, ¿cómo acaban repercutiendo los avances que se desarrollan en MotoE en los modelos de calle?

Llevo cuatro años en esta categoría y he vivido todos los avances. Siendo sincera, al principio no tenía claro todo lo de la electrificación; sin embargo, ahora me encanta ver cada vez más coches eléctricos, motos, bicicletas, patinetes y que lo que aquí desarrollamos acabe en la calle. Por ejemplo, los coches a pilas me encantan, esa aceleración que tienen, se recargan frenando, cero emisiones a la atmósfera… Todo son ventajas. Mi titular en este sentido sería que lo eléctrico es el futuro.

Pilotos de la categoría de MotoE para la temporada 2022

Entonces, ¿la electrificación es el futuro tanto de la competición como de la movilidad?

Por supuesto, tanto de la competición como de la movilidad. En esto último, sí que es cierto que la gente todavía ve inconvenientes. Comentan que faltan puntos de recarga, algo que Endesa X está solucionando a marchas forzadas, y que los vehículos todavía no cuentan con suficiente autonomía. Poco a poco se solucionarán esas variables, pero a mí me encanta la conducción eléctrica.

Para su día a día, ¿qué tipo de movilidad eléctrica prefiere: coche, bicicleta, patinete?

Si es para trayectos cortos, la bicicleta. Soy una enamorada de las bicicletas, en mi pueblo voy siempre con la bicicleta. El patinete, bueno, solo para un rato y el coche es perfecto para trayectos interurbanos. La moto eléctrica fuera del circuito, ya sabes… (en referencia a que los pilotos tienen prohibido por contrato montar en moto fuera de los circuitos)

Hay que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera y alcanzar o antes posible la neutralidad de carbono, ¿ve a la sociedad lo suficientemente involucrada en este reto?

Vamos poco a poco, está costando. Por ejemplo, yo puedo hablar más de la competición de MotoE que es dónde paso más tiempo. Al principio nadie entendía bien esta categoría, ahora ya tiene muchos adeptos y la gente valora que busquemos resortes para alcanzar la neutralidad de carbono, pero por encima de todo, demostramos que puede ser igual de divertido. Además, la población sí que creo que cada vez está más concienciada para ayudar al planeta. Amigos míos se han comprado coches eléctricos, los más jóvenes patinetes, este movimiento de la electrificación es imparable.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no