Conducir

10 preguntas y respuestas sobre los neumáticos de invierno

Son la alternativa más eficaz a las cadenas en condiciones invernales adversas, pero siguen siendo grandes desconocidos en España.

neumaticos de invierno

Los neumáticos de invierno garantizan seguridad a menos de 7 grados centígrados.

La crudeza de este invierno ha sacado a relucir de nuevo las carencias que muchos automovilistas sufren a la hora de afrontar condiciones difíciles en la carretera. Cuando la temperatura se desploma y aparecen el hielo o la nieve en la calzada, muchos son los que quedan literalmente atrapados en ella por falta de recursos o conocimientos. Las cadenas siguen siendo la solución más habitual para intentar superar estas complicaciones cuando, sin embargo, los neumáticos de invierno están considerados por los especialistas como mucho más efectivos y seguros.

Sin embargo, este tipo de cubiertas siguen siendo grandes desconocidas para los automovilistas españoles. En Europa su penetración se acerca al 30% de las ventas, mientras que en el mercado nacional apenas alcanzan la décima parte de esta cifra. Podría parecer que nuestra climatología los hace prescindibles, muy al contrario los últimos episodios acontecidos en buena parte del país desmontan tal teoría. Para tener toda la información sobre los neumáticos de invierno basta con responder a 10 preguntas esenciales:

1. ¿SUSTITUYEN LEGALMENTE A LAS CADENAS?
Todos los neumáticos de invierno con el marcaje M+S son una alternativa legal a la utilización de las cadenas. Ni siquiera es necesario que se trate de los superiores del tipo 3PMSF (identificados por el pictograma de una montaña de tres picos con un copo de nieve en su interior), especialmente homologados en pruebas invernales.

2. ¿CUÁNDO SE DEBEN UTILIZAR?
En España, el periodo más aconsejable para usar estos neumáticos va de noviembre a marzo, tomando como referencia el cambio de horario de invierno, que suele coincidir con el inicio del descenso de temperaturas.

3. ¿POR QUÉ SE DEBEN MONTAR?
Los neumáticos de invierno disfrutan de mejores prestaciones que los de verano con temperaturas de funcionamiento por debajo de los 7 grados centígrados. Los compuestos de goma utilizados para su fabricación (que no se endurece con el frío) y el dibujo de su banda de rodadura son específicos no sólo para su utilización con nieve, también proporcionan mayor seguridad y eficacia en todo tipo de condiciones adversas, tanto con asfalto seco como mojado.

4. ¿CÓMO SE IDENTIFICAN?
Los que llevan en su flanco el marcaje M+S son los básicos de invierno según la normativa europea; también existe una gama con homologación más exigente y diseñados para condiciones inclusos más extremas, que se identifican con el pictograma de una montaña de tres picos con un copo de nieve en su interior y las siglas 3PMSF.

5. ¿SE PUEDEN SEGUIR USANDO EN VERANO?
Cualquier neumático homologado garantiza unas condiciones de seguridad mínimas en toda circunstancia. Si se puede utilizar un neumático convencional en invierno (excepto cuando se prohíbe expresamente), es igualmente posible a la inversa. Ahora bien, siempre es aconsejable dar a cada producto el uso para el que ha sido concebido, así que la recomendación general sería desmontar los neumáticos de invierno cuando las condiciones así lo requieran, almacenándolos hasta la siguiente campaña de frío.

6. ¿SE DESGASTAN MÁS QUE LOS DE VERANO?
El límite legal para el dibujo del neumático de invierno son los 1,6 milímetros que también se exigen para los de verano. Su profundidad de serie es mayor para garantizar el correcto funcionamiento en esas condiciones de baja adherencia, por lo que cuentan con un segundo indicador a los 4 milímetros que señala el momento en el que pierden su efectividad sobre la nieve. Eso no significa que no se pueda seguir rodando con ellos hasta el límite legal en el resto de utilizaciones.

7. ¿CAMBIA EL ÍNDICE DE VELOCIDAD Y CARGA?
El Reglamento de Vehículos contempla la posibilidad de montar neumáticos de invierno con un código de velocidad inferior al homologado por el fabricante del coche, siempre que sea igual o superior al código Q (160 km/h) si la velocidad del vehículo es superior a esta (algo muy frecuente en la actualidad). En ese supuesto, el conductor debería colocar una etiqueta con el nuevo límite de velocidad con neumáticos de invierno en un lugar visible del habitáculo.

8. ¿HAY QUE SUSTITUIR LOS CUATRO NEUMÁTICOS?
Legalmente se podrá montar los neumáticos de invierno sólo en el eje motriz, al igual que ocurre con las cadenas. Sin embargo, lo aconsejable es llevarlos en las cuatro ruedas para evitar una diferencia de adherencia entre los dos ejes que comprometa la eficacia y la seguridad. Sólo con las ruedas idénticas se garantizan aspectos tan importantes como la motricidad, la frenada o la estabilidad.

9. ¿POR QUÉ NO SON POPULARES EN ESPAÑA?
El motivo principal es el desconocimiento de sus particularidades y ventajas, a diferencia de lo que ocurre en otros países de nuestro entorno, con una larga tradición al respecto. A ello hay que sumar que en España no existe un marco legal específico para la utilización de neumáticos de invierno, tan habituales en la Unión Europea.

10. ¿CUÁNTAS UNIDADES SE VENDEN?
Pese a que su penetración es todavía muy limitada, el uso de neumáticos de invierno se encuentra en pleno crecimiento en el mercado español. De las 250.000 unidades de 2016 se pasó a las casi 400.000 del pasado año, que supusieron el 3% de los neumáticos vendidos en España en ese periodo.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no