La presentación y entrega de los 30 primeros Tesla Model 3 fue todo un éxito, tanto que las reservas han aumentado hasta el ritmo de 1.800 nuevas al día, pero a pesar de toda la información que se dio del eléctrico de masas, la compañía se dejó un par de datos importantes en el tintero: su potencia y las características de su batería.

Para conocer lo primero parece que todavía habrá que esperar, pero Elon Musk ha decidido aclarar el segundo punto. El modelo base, denominado Standard, tiene una batería de 50 kWh de capacidad, con la que es capaz de recorrer hasta 354 kilómetros según la EPA. Por su parte, el Long Range emplea una batería de 75 kWh, con la que llega hasta los 499 kilómetros de autonomía.

Según parece, entre las dificultades que tiene el fabricante para alcanzar el ritmo de producción deseado (mucho mayor de que ha llevado hasta la fecha) se encuentra ahora la escasez de células de batería. Esto podría retrasar las entregas y por eso la marca, según Electrek, estaría animando a sus clientes a optar por la versión Standard, ya que en su producción se necesitan menos células y se pueden fabricar tres unidades de esta variante por cada dos del Long Range.

De ser así, esto retrasaría todavía más la posible versión de altas prestaciones de la que habló Musk hace unos días en Twitter, que en principio está estipulada para mediados de 2018. Esta utilizará dos motores eléctricos, uno acoplado a cada eje, convirtiendo al modelo en uno de tracción integral.