Eléctricos

Kia se adentra en el mundo de los híbridos con el Optima

Kia se adentra en el mundo
de los híbridos con el Optima

La firma coreana Kia se ha lanzado a lo que llama el “ecodinamismo”, que se plasma en el nuevo Optima Hybrid. Aunque se pensó inicialmente para el mercado de EE.UU, este vehícuo introduce nuevas tecnologías que están destinadas a aparecer en otros modelos producidos por Kia en todo el mundo a lo largo del decenio.

Con un inicio de la producción en serie previsto para septiembre de 2011, el Optima Hybrid incorpora un grupo motor híbrido realmente innovador, que suministra una combinación exclusiva de prestaciones —aceleración hasta 100 km/h en 9,2 segundos y velocidad máxima de 195 km/h— además de un ahorro de combustible líder en su categoría, al conseguir una mejora del 40,7% en el consumo en comparación con un Optima norteamericano.

El Kia Optima Hybrid utiliza un “sistema híbrido paralelo”. El motor de gasolina de 2,4 litros va acompañado de un pequeño motor eléctrico y transmite la fuerza motriz a las ruedas delanteras por medio de un cambio automático de seis velocidades.

Entre ambos motores se ha colocado un embrague especial que permite que el motor de gasolina pueda desconectarse de la transmisión para que la berlina pueda circular en modo de conducción totalmente eléctrica sin emisiones desde los 0 a los 100 km/h. Por otra parte, esta configuración del sistema no requiere el uso de un generador ni de un motor eléctrico de gran capacidad, lo que supone un ahorro de peso y costes.

Al arrancar, el Optima Hybrid funciona en modo eléctrico. A medida que aumenta la velocidad del vehículo, el motor de arranque/generador híbrido (HSG) pone en marcha el motor de gasolina y se aplica el embrague para que este último pueda hacerse cargo de la propulsión del coche. El motor eléctrico cambia al modo de funcionamiento híbrido y actúa, bien como un motor secundario (durante una aceleración a fondo o al subir pendientes), bien como generador (en el régimen de crucero y las frenadas) para recargar la batería, según se precise. Cuando el vehículo se para durante más de unos pocos segundos, el motor de gasolina se apagará automáticamente para ahorrar combustible y reducir al mínimo las emisiones.

Al frenar, el motor eléctrico convierte la energía cinética en electricidad que se almacena en la batería. Todas las operaciones híbridas son automáticas y fluidas en cualquier condición y en todo tipo de conducción en la utilización diaria.

La marca garantiza una conducción «gratificante y de excepcional respuesta» con el motor eléctrico síncrono IPM (imán permanente interior) de 30 kW del Optima Hybrid, que entrega 40,7 CV y un par de 205 Nm de 0 a 1.400 rpm en el modo eléctrico, y con la potencia de 209 CV y el par de 265 Nm del grupo motor híbrido (motor eléctrico más motor de gasolina).

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no