Eléctricos

Por qué los coches eléctricos protegen más a los ocupantes y vuelcan menos

El Mazda MX-30, primer modelo sin emisiones de la marca japonesa, ha logrado la puntuación máxima en las pruebas de choque de Euro NCAP.

Mazda MX-30

El MX-30 ha logrado cinco estrellas en los test de choque.

Limpios y eficientes, y también seguros. A pesar de las dudas que existían hace unos años en torno a los coches eléctricos, especialmente por cómo se comportarían sus baterías y demás elementos eléctricos ante un accidente grave, los modelos eléctricos han demostrado que son tan seguros como los térmicos convencionales.

Y en algunos aspectos, incluso les mejoran: su mecánica es más compacta y permite integrar zonas de deformación más amplias en la carrocería, reduciendo así las fuerzas que llegan a los ocupantes en caso de colisión, y su bajo centro de gravedad, reduce además el riesgo de vuelco frente a un modelo de combustión tradicional.

Un claro ejemplo son las altas notas logradas en los test de choque de Euro NCAP, en cuya última tanda el Mazda MX-30, primer modelo eléctrico de la marca japonesa, ha conseguido la máxima puntuación de cinco estrellas. El SUV de baterías conserva así el exitoso legado de Mazda, que desde 2017 ha alcanzado la misma calificación con otros cuatro modelos: CX-5 (2017), Mazda 6 (2018), Mazda 3 y CX-30 (2019).

Sin embargo, el caso del todocamino tiene un mérito añadido, puesto que este año el organismo ha aumentado la exigencia de sus pruebas. La velocidad del impacto lateral sube de 50 a 60 km/h; el lateral contra un poste, de 28 a 32 km/h, y a los dos test frontales que se realizaban hasta ahora (a 50 km/h contra una barrera sólida y a 64 km/h contra una deformable) se suma un tercero que simula un choque frontal entre dos vehículos a 50 km/h. Y este último resulta especialmente severo, porque equivale a un golpe a 100 km/h contra un vehículo parado.

Un resultado sobresaliente

El laboratorio Euro NCAP, que es independiente de los fabricantes, evalúa la seguridad que ofrecen los automóviles a la venta en Europa. Primero realiza las pruebas de colisión, y analiza la protección que aportan los modelos a sus ocupantes, dividiendo entre adultos y niños, porque la resistencia física de unos y otros es diferente. También contempla un test de atropello, para certificar si el diseño del coche tiene en cuenta a los peatones y es capaz de reducir las lesiones (introduciendo frontales flexibles, por ejemplo) y, además, introduce otros exámenes como el de los reposacabezas, que valora la eficacia que presentan estos dispositivos para minimizar el efecto del latigazo cervical cuando se recibe un impacto por detrás.

Asimismo, el organismo realiza pruebas en pista para medir la fiabilidad de funcionamiento de los nuevos sistemas de seguridad electrónica y asistencia a la conducción, como la frenada automática de emergencia y la ayuda al guiado por el carril.

Después de todos los análisis, el Mazda MX-30 consiguió las cinco estrellas y sacó muy buenas notas en cada apartado: 91% en protección de adultos, 87% en la de niños, 68% para peatones y 73% en asistentes de conducción. Es más, ha obtenido la puntuación máxima en las pruebas de impacto frontal y lateral con ocupantes infantiles de 6 a 10 años, así como en las pruebas generales de impacto lateral. Esto último resulta muy significativo, ya que es uno de los test que más han aumentado su exigencia en 2020 (subiendo de 50 a 60 km/h, un 20% más).

Los resultados ponen de relieve que la estructura del MX-30 es resistente y segura, a pesar de que su carrocería no lleva pilar B o central, que se ha eliminado para poder incorporar las puertas traseras freestyle (de apertura inversa), que permiten ofrecer por fuera una imagen de cupé pero que, al mismo tiempo, pueden abrirse para facilitar el acceso a las plazas posteriores.

Euro NCAP apunta que “tanto en la prueba de barrera lateral, como en el impacto lateral contra un poste, la protección de todas las áreas críticas del cuerpo ha sido buena y el vehículo ha obtenido la máxima puntuación”.

Además, en ninguna de las pruebas se apreciaron cortocircuitos en el sistema eléctrico ni tampoco fugas de líquido en la batería, y se pudo también trabajar después sobre la carrocería con normalidad, sin que se produjeran descargas en ningún momento.

Mazda MX-30

Tecnología para evitar y proteger

Las buenas notas del Mazda MX-30 se apoyan en varios aspectos, entre ellos, la adopción de la Skyactiv-Vehicle Architecture, una estructura interna de diseño avanzado que combina estratégicamente aceros de diferente dureza y resistencia y termina por aunar ligereza y rigidez para aportar una gran protección ante los accidentes.

Otro de los puntos clave está en la eficacia de funcionamiento que presentan los sistemas de seguridad activa del Mazda MX-30, agrupados bajo la denominación i-Activsense. Se trata de un conjunto de dispositivos que ayudan a evitar situaciones de riesgo y percances, y contemplan desde los retrovisores inteligentes, con alerta de vehículos en el ángulo ciego (una zona que el conductor no puede ver ni controlar), hasta la ayuda al guiado por el carril y la alarma por si el coche se sale de él.

Mazda MX-30

Asimismo, la frenada automática de emergencia, operativa de día y de noche, en ciudad y carretera, y ante vehículos, peatones y ciclistas, y los fatos Full LED adaptativos, que no deslumbran al resto de conductores, también forman parte del conjunto de sistemas i-Activsense.

Estas tecnologías identifican riesgos potenciales y pueden evitar los accidentes o, como poco, minimizar su gravedad en caso de que se produzcan. Según el diferencial de velocidad, la frenada de emergencia podrá detener el coche antes del impacto o reducir al menos la velocidad de la colisión y, por tanto, sus posibles consecuencias. Y en el Mazda MX-30, a diferencia de otros modelos, suma además la función de tráfico cruzado o Turn-Across Traffic, que en los cruces e intersecciones, utiliza la cámara delantera y los sensores de radar para monitorizar el entorno. Si el conductor por ejemplo va a girar y no se percata que viene un ciclista u otro vehículo, el sistema aplica los frenos para detener el vehículo, e impedir la maniobra y el riesgo de accidente.

Reconocido a nivel global

En Estados Unidos Mazda también tiene un gran prestigio en materia de seguridad, habiéndose convertido este año en la marca que mayor número de calificaciones máximas ha logrado en el IIHS (Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras). Además, gracias a la fiabilidad de sus modelos, ha sido considerada la mejor marca de automóviles por sexto año consecutivo según el informe U.S. News & World Report.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no