Eléctricos

NIU propone el escúter eléctrico por menos de 3.000 euros

La marca china afrontar su implantación en España de la mano de Motos Bordoy.

NIU

NIU quiere ser protagonista en el segmento de los escúteres eléctricos. / NIU

La revolución silenciosa continúa conquistando las ciudades. Las propuestas de distintos fabricantes de vehículos eléctricos no para de crecer y la más reciente es la de NIU, el mayor productor del mundo de escúteres de este estilo que desembarca en el mercado español con Motos Bordoy como importador.

En sólo dos años, la marca china ha producido más de 380.000 unidades que circulan por diferentes países del mundo, principalmente en el suyo de origen. En España ya se encuentran disponibles en 15 puntos de venta, que llegarán a la treintena antes de acabar el año incluyendo uno exclusivo en Barcelona. Y su oferta inicial consta de dos versiones, con una excelente relación entre la calidad y el precio como cualidad más destacada: 2.499 euros para la Serie M y 2.899 euros para la Serie M. Ambas son cantidades competitivas frente a ciclomotores similares con motor de combustión.

El lanzamiento de la marca en España ha contado con la presencia de Joseph Constanty, uno de sus fundadores y responsable de estrategia y comunicación internacional, que definió a NIU como “una empresa de tecnología que desciende sus conocimiento en la nube al sector de la moto”. “Nuestra particularidad es que disponemos ya de una experiencia amplísima con estos productos, que han sido concebidos desde la mesa de diseño como vehículos sin emisiones y conectados a la red, apostando por la calidad de componentes y dirigiéndonos al comprador particular como prioridad. Y todo con precios que permitan a la movilidad eléctrica ser una alternativa válida frente a otras opciones contaminantes, creemos que ésa es una de las claves para que este tipo de escúteres se popularicen, como ya ocurrido en países como China, donde existe una enorme comunidad de usuarios muy identificados con la filosofía NIU”, señala Constanty.

Tanto el modelo de acceso Serie M como el superior Serie N (más adelante llegará una tercera variante) cuenta con el aval que suponen los motores de origen Bosch, las baterías extraíbles las facilita Panasonic y la conectividad gestionada a través del operador de telefonía Vodafone. El Serie M es más ligero (menos de 60 kilos) y compacto, la potencia del propulsor es de 1.200 W que le permite alcanzar una velocidad de 45 km/h (limitada legalmente) y con una autonomía máxima teórica de 100 kilómetros que se queda en la mitad en condiciones de utilización real.

El Serie N se presenta como una propuesta más ambiciosa, puede transportar a dos personas y sus dimensiones son algo más generosas. La potencia del motor lleva a 1.500 W (con picos de 2.400W), mientras que su batería le permite recorrer 80 kilómetros en condiciones ideales (promedio de utilización urbana de 20 km/h), que vuelven a ser unos 50 en uso real. Tanto en un caso como en otro, la batería (que pesa 8 o 10 kilos según la versión) se extrae del vehículo y se transporta fácilmente para su carga en cualquier toma de corriente doméstica, con un tiempo máximo para su recuperación total de seis horas.

La conectividad es otra de las apuestas firmes de NIU, de modo que mediante una aplicación específica para teléfono móvil el usuario accede a un amplio abanico de posibilidades y servicios: control de movimiento por GPS, diagnóstico mecánico, acceso a los manuales de usuario, navegación, estado de la carga, estadísticas de uso… Capacidades concebidas también como herramienta indispensable para un servicio de movilidad urbana compartida, proyecto en el que la marca ya trabaja en colaboración con Movo y que debería estar operativo en Madrid antes de finalizar este año, con una flota de entre 500 y 1.000 unidades en formato de motosharing.

NIU

El Serie M es el modelo más accesible.

Toma de contacto

En la presentación de NIU en Madrid fue posible tener una breve toma de contacto con el modelo superior. El Serie N se antoja como la alternativa más aconsejable para la mayoría de los usuarios, los 400 euros de diferencia respecto a su hermano pequeño se ven claramente compensados en funcionalidad y comodidad. Son escúteres de tamaño muy contenido e incluso en el Serie N las personas de más de 1,70 metros de estatura pueden tener problemas para acoplarse en la zona de conducción.

La calidad de los acabados es más que correcta, por encima de la media de los productos de origen chino. Monta discos de freno en ambos ejes y toda su iluminación disfruta de las ventajas de la tecnología LED, mientras que la intermitencia se complementa con un sonido (personalizable a través de una APP) que puede resultar muy práctico en términos de seguridad en un vehículo que no emite ningún tipo de contaminación acústica.

La gestión del motor se realiza fácilmente a través de un pulsador en el lado derecho del manillar y cuenta con tres niveles de entrega de potencia. Mejor olvidarse de los dos primeros, porque ni siquiera en el tercero se puede decir que el rendimiento resulte espectacular. Su homologación como ciclomotor acarrea estos condicionantes, aunque quizá sería recomendable utilizar un mapa de software algo más agresivo en término de prestaciones, aún a costar de limitar la autonomía.

NIU

El Serie N es válido para dos personas.

En cualquier caso, su aceleración es suficiente para moverse con solvencia en el tráfico urbano, en el que la NIU se mueve con mucha agilidad gracias a su ligereza y cotas reducidas. Frena con suficiencia (aunque la unidad de pruebas adolecía de una evidente falta de rodaje), mientras que un esquema sencillo y clásico de suspensiones (horquilla telescópica delantera y amortiguadores hidráulicos traseros) cumplen sin alardes siempre que el asfalto no presente demasiadas irregularidades, momento en el que se sufren pequeños rebotes.

 

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no