Eléctricos

Dos modelos clásicos de Rolls-Royce, reconvertidos en coches eléctricos

El especialista en conversiones Lunaz transforma los Phantom V y Silver Cloud en vehículos sin emisiones con hasta 483 kilómetros de autonomía.

Phantom V Silver Cloud

El Phantom V de Lunaz combina estilo clásico y mecánica moderna.

Un Rolls-Royce también puede ser eléctrico. Así lo cree Lunaz, una compañía especializada en transformar vehículos clásicos en modelos a pilas. Lo hace manteniendo intacta su imagen, pero añadiendo tecnología moderna en su interior y otorgándoles una mecánica sin emisiones que les permite ser relevantes en esta nueva era.

La empresa ya había reconvertido modelos de Jaguar y Bentley y ahora ha ampliado su gama con dos modelos de Rolls-Royce, los Phantom V y Silver Cloud.

El proceso es largo y complejo. Lunaz devuelve cada ejemplar a su estado con el metal desnudo, lo escanea en 3D, lo pesa y después comienza una restauración completa a la que acompaña un proceso de ingeniería para acoplar el sistema de propulsión eléctrico.

De esta manera, el exterior del Phantom V –el primer modelo de Rolls reconvertido– es idéntico al que lucía cuando salió de fábrica en 1961, pero en el interior, que cuenta con materiales de primer nivel, presenta novedades: dispone de un sistema de infoentretenimiento con navegador, el audio se puede dividir entre la zona delantera y la trasera, el sistema de aire acondicionado es moderno y los ocupantes de las plazas traseras disponen de dos pantallas de reproducción. El habitáculo se ha rediseñado para ofrecer ocho asientos, lo que muestra las opciones de personalización que pone sobre la mesa Lunaz.

Del apartado mecánico la firma señala que emplea un sistema de propulsión desarrollado por ella, pero no facilita datos de potencia o prestaciones. Solo confirma que gracias a una batería de 120 kWh es capaz de recorrer 483 kilómetros sin necesidad de recarga. Este Rolls-Royce Phantom V es compatible con una toma doméstica, pero también con las estaciones de carga rápida. Lo que tampoco ha desvelado Lunaz es el tiempo necesario para rellenar la batería al completo.

Rolls-Royce clásicos eléctricos

El trabajo del Silver Cloud estará disponible para los modelos I, II y III, pero todavía no se ha terminado con ningún ejemplar, por lo que los detalles son más escasos y las imágenes mostradas corresponden solo al Phantom V. Para los Cloud, por su parte, la batería seleccionada es de menor capacidad, 80 kWh, pero resulta suficiente para otorgarles la misma autonomía que anuncian los Phantom.

Está previsto que solo se produzcan 30 unidades de cada modelo. El Silver Cloud eléctrico estará en el mercado desde 350.000 libras (unos 390.000 euros, al cambio actual), mientras que el Phantom V sube hasta las 500.000 (alrededor de 556.000 euros).

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no