Pruebas

Los mejores coches eléctricos populares, a examen (prueba completa)

Los mejores coches eléctricos populares, a examen (prueba completa)

De izquierda a derecha, Renault Zoe, Kia e-Niro, Nissan Leaf, Hyundai Ioniq y Seat Mii Electric. / Enrique Brooking

Esta vez es una prueba, pero no una comparativa, porque se analizan coches de tamaños, planteamientos y precios tan diversos que no admiten valoraciones equiparables. Y es que el objetivo es presentar alternativas de movilidad eléctrica que cubren la mayoría de las necesidades para dar una visión lo más completa posible sobre la oferta de modelos a pilas disponible en España.

Los cinco protagonistas son coches eléctricos de última generación que abarcan las categorías más populares del mercado, desde urbanitas hasta SUV medios. Y solo faltaría alguna propuesta de marcas premium, pero salvo BMW están centradas en los SUV exclusivos (desde 80.000 euros).

En pocas palabras

Los Seat Mii, Renault Zoe, Nissan Leaf, Hyundai Ioniq y Kia e-Niro de la prueba han aprobado la mayoría de las asignaturas pendientes de los coches de baterías. No cumplen todavía como primer coche de la familia, pero más que por falta de autonomía —de 200 a 420 kilómetros en los modelos de la prueba, suficientes para los trayectos diarios y algunos viajes—, por las carencias de las infraestructuras de recarga rápida en ruta, que no cubren aún muchos ejes de autopistas.

Así, todos admiten diferentes tipos de carga, desde el enchufe del hogar, donde el tiempo depende del tamaño de sus baterías y supera las 24 horas. Pero se reduce a la cuarta parte usando los postes tipo Wallbox que ofrecen las marcas, muchas veces sin coste. Y son también compatibles con los supercargadores de 50 kW (hasta 100 kW en el Kia), que permiten recargarlos al 80% en solo 30 a 60 minutos, mientras se toma un café o se para a comer.

Por lo demás, siguen siendo más caros que sus equivalentes de combustión, pero no prohibitivos, y están ya al alcance de muchos compradores. Eso sí, exigen disponer de plaza de garaje, ya sea en la vivienda o en el garaje de la comunidad de vecinos, e incluso en la empresa si no se utilizan mucho en fin de semana.

Entre las ventajas de los coches eléctricos destaca su coste de uso, el más bajo de todas las tecnologías: menos de dos euros cada 100 kilómetros, apenas el 25% del gasto de los diésel más eficientes. Y disfrutan de privilegios como aparcamiento gratuito y acceso libre al centro de las grandes ciudades.

En lo que se refiere a la prueba, se confirman las grandes diferencias de consumo que anuncian las cifras oficiales. Si en los coches de combustión el gasto depende más del tamaño y el peso, en los eléctricos refleja mucho la eficiencia de cada marca en la gestión de las baterías.

Los resultados muestran el temido sorpasso de las coreanas, pero, al contrario que en Tesla, no se debe al uso de pilas más grandes, sino a que logran gastar menos y recargar más mientras circulan. Las diferencias son elevadas —de 14 kWh del Ioniq a 18 del Zoe y el Leaf, casi el 30% más—, aunque no dramáticas: el coste de recarga es tan bajo que no llega a un euro cada 100 kilómetros. Pero sí preocupantes para las marcas europeas y japonesas, aunque las primeras lo compensan con el precio. Y muy significativas para Renault y Nissan, que no parecen mantener su ventaja como pioneras de la electrificación.

Análisis completo

CONDUCCIÓN

Cinco eléctricos con planteamientos diferentes. Dos son urbanitas, el Seat Mii, de 3,55 metros de largo (como un Fiat 500), y el Renault Zoe, con 4,08 (como el Clio). Los otros tres son más grandes y familiares, desde el Nissan Leaf, un compacto tipo Golf, hasta el Hyundai Ioniq, una berlina media, o el Kia e-Niro, un SUV medio.

Sus motores eléctricos destacan por el par o fuerza de empuje: cuando se acelera a fondo entregan la potencia máxima al instante, como al encender la luz. También incluyen cambio automático, tracción delantera y modos de conducción Eco y climatizaciones específicas para ahorrar batería y ganar eficiencia y autonomía.

Además, los dos coreanos incluyen unas levas detrás del volante para regular la intensidad de la retención y recargar más las baterías cuando se levanta el pie del acelerador, por ejemplo al llegar a los semáforos. El Seat tiene 83 CV, baterías de 35 kWh y unos 210 kilómetros de autonomía. Se conduce como un coche normal, con llave y freno de mano, y resulta ágil y manejable en ciudad y alrededores.

Y acelera con nervio, aunque corre menos que sus rivales. El Renault es algo mayor y más potente, 135 CV, y transmite más consistencia, con un tacto sólido y buena aceleración. Con las baterías de 52 kWh roza los 300 kilómetros de autonomía en uso mixto: ciudad y autovías urbanas. Y es una delicia porque tiene nervio y se lleva con dos dedos.

El Hyundai rinde 138 CV, es el tercero en prestaciones y tiene un tamaño correcto que a priori permitiría viajar sin agobios. Pero sus baterías, 38 kWh, son casi como las del Mii, y aunque es muy eficiente, ofrece unos 260 kilómetros de autonomía y se conduce como una berlina de su tamaño.

El Nissan sube a 217 CV y si se acelera con decisión cabecea un poco para pasar la potencia al piso. Es el que más corre, pero la ventaja no es proporcional porque al pesar 250 kilos más que el Ioniq pierde algo de autonomía: unos 320 kilómetros. El Kia es un SUV de 204 CV, pero pesa como el Leaf, y ofrece prestaciones similares con más autonomía, 420 kilómetros, suficientes para muchos viajes.

La posición de las baterías bajo el piso baja el centro de gravedad y mejora la estabilidad porque ayuda a que los coches giren más planos y con menos balanceos en las curvas. Además, al ser más pesados que los coches convencionales, tienen mucho aplomo en autopista, aunque a cambio pierden agilidad en zonas viradas, en especial el Nissan. El Hyundai es el más eficaz por su carrocería más baja y sus baterías más pequeñas, y aunque aceleran con brío, son coches para conducir tranquilo sin buscar la deportividad.

Todos frenan bien recargando a la vez las baterías, pero el peso alarga las distancias. Y son muy suaves y agradables, sobre todo en uso urbano. El Mii es más práctico en los atascos y al aparcar; el Zoe también, pero tiene una palanca de cambio algo lenta y engorrosa de manejar que no incluye la posición “P” (aparcamiento). El Nissan es el más tranquilo y burgués, y los dos coreanos se conducen igual que cualquier coche de su tamaño.

DIFERENCIAS EN LOS CONSUMOS

Los kWh de capacidad de las baterías —el depósito de los eléctricos— son la clave de la autonomía. Pero el peso y el tamaño influyen, y sobre todo la eficiencia al gestionar las baterías.

Seat Mii Electric. La ventaja del tamaño. El más pequeño y ligero (260 kilos menos que el Zoe) y ha gastado casi siempre menos: 13,8 kWh en ciudad, 10,5 en autovía urbana tipo M-30 (90 km/h), 16,8 en carretera virada y 13,3 en autopista (120 km/h). La media: 12,4 kWh. Autonomía prueba: 215 kilómetros.

Renault Zoe. Más eficiente en carretera. El nuevo Zoe no se ha mostrado muy eficiente en ciudad: 19 kWh. Luego ha bajado a 12 en autovía (90 km/h) y 16,3 en autopista (120 km/h). Y en proporción va mejor en trazados virados, 18,8, como el loniq. La media: 16,3 kWh. Autonomía prueba: 298 kilómetros.

Nissan Leaf. El peso pasa factura. Al Leaf le pasa como al Zoe, pero con 350 kilos más de peso. Gasta igual en ciudad: 18,9 kWh en la prueba. Se queda en 12,8 en autovía (90 km/h) y sube a 18 en autopista y a 22 en zonas viradas. La media, como el Zoe: 16,2 kWh. Autonomía prueba: 320 kilómetros.

Hyundai Ioniq Electric. La ligereza ahorra batería. El Ioniq es el más liviano para su tamaño, 1.495 kilos, como el Zoe. Y lo aprovecha. Ha gastado 9,5 kWh a 90 km/h, menos que el Mii; 14,6 en ciudad, 16,2 a 120 km/h y 18,2 en carretera virada. Al final iguala al Seat: 12,5 kWh de media. Autonomía prueba: 263 kilómetros.

Kia e-Niro. El tamaño no importa. El Kia es el más pesado, 55 kilos más que el Leaf, y también el más voluminoso. Lo acusa a 120 km/h, con 16,2 kWh, y en zonas viradas, con 20,5. Pero es eficiente en ciudad, 14,3, y a 90 km/h, con 11,3. Y la media es buena: 13,4. Autonomía prueba: 420 kilómetros.

VIDA A BORDO

En la habitabilidad manda el tamaño, así que el más justo es el Mii, aunque está bien aprovechado. Tiene cuatro plazas, pero el espacio para las piernas atrás depende de la estatura de los pasajeros de delante. El Zoe incluye cinco plazas, las traseras justas en anchura; el Ioniq ofrece más espacio para las piernas y una altura justa detrás, y el Leaf es bastante amplio y tiene anchura y altura para tres pasajeros atrás. Pero el mejor es el e-Niro, algo más corto, pero con una carrocería SUV más amplia y las tres plazas posteriores más desahogadas.

El Nissan tiene el mejor maletero, seguido del Hyundai y el Kia, que aunque llevan doble y triple fondo no son tan aprovechables. El del Renault es correcto, casi como el del e-Niro, y el del Mii es el más justo. Y el Ioniq incluye más y mejores huecos para objetos. El Leaf está mejor acabado, con un salpicadero elegante, la pantalla bien integrada y materiales de calidad. El e-Niro ha mejorado los plásticos, pero tiene una pantalla pequeña.

La del Ioniq en cambio es espectacular y resulta muy vistoso, pero los plásticos grises le restan elegancia. El Zoe tiene un salpicadero moderno y un volante y pantalla con presencia. Pero los asientos, de mullido y tapicerías austeras, le restan empaque. Y el Mii es el más sencillo, con una pantalla central mínima y el salpicadero sin revestir, pero con buenos ajustes.

El Leaf equipa unas suspensiones más suaves y absorbe mejor, seguido del Ioniq y el e-Niro, muy cómodos. El Zoe tiene recorridos más cortos y el Mii acusa su menor tamaño sin ser incómodo. Todos son silenciosos y apenas hacen ruido, aunque el Renault emite un zumbido peculiar.

AL DETALLE

Seat Mii Electric. Eléctrico a precio popular. Un urbanita eléctrico con cuatro plazas, el tamaño mínimo para aparcar bien y 200 kilómetros de autonomía, suficientes para la ciudad y alrededores. El Mii democratiza las ventajas y el coste de uso de los coches a pilas por apenas 18.000 euros (con descuentos) sin que se eche en falta nada imprescindible.

Renault Zoe. Urbanita, pero polivalente. Las ventajas del Mii con más desahogo: formato utilitario, más espacio interior, cinco plazas y buen maletero. Y un tacto más consistente en carretera, porque 300 kilómetros de autonomía real dan para mucho. El Zoe, a cambio, tiene detalles pobres, como las tapicerías, y cuesta 10.000 euros más.

Nissan Leaf. Espacio y prestaciones. Amplio y vistoso por dentro, con el motor más rápido y potente, prestaciones superiores y el mejor maletero. Un compacto práctico y polivalente, muy bien equipado, también en seguridad, y con 320 kilómetros de autonomía por 29.000 euros, otros 10.000 más que el Renault.


Hyundai Ioniq Electric. Equilibrio eficiente. Baterías pequeñas para bajar peso y costes, y ganar eficiencia y dinamismo. Es la receta de esta berlina, un formato declive, que reúne las ventajas y coste de uso de los eléctricos con un interior atractivo y muchos huecos. La autonomía es justa, 265 kilómetros, pero cuesta 2.300 euros menos que el Leaf.

Kia e-Niro. Familiar a pilas para casi todoEl conjunto más completo. La amplitud interior de las carrocerías SUV, con tres plazas traseras mejores, prestaciones brillantes y un buen equipo de serie. Y sobre todo eficiencia, con 420 kilómetros de autonomía para afrontar casi todos los viajes familiares, siete años de garantía y precios como los del Leaf.

 IMAGEN Y DISEÑO

Ninguno tiene un diseño rompedor, pero el Renault aporta una imagen de trazos redondeados y aire futurista que transmite solidez y le distingue. El Nissan tiene también un aspecto robusto y rasgos modernos, con un frontal bajo y una zaga de cintura alta y poco cristal. El Kia es un SUV más alto de ángulos cuadrados que destaca por el diseño de la vista trasera, con mucha chapa y poco cristal.

El Hyundai es una berlina de estilo vanguardista con el portón trasero bien integrado, pero la parrilla frontal le resta clase. Y el Seat es un monovolumen urbano de carrocería cuadrada que prioriza la funcionalidad sobre la estética.

En el interior hay variedad, pero sin alardes. El más vistoso por dentro es el Ioniq, que tras la última puesta al día estrena salpicadero e incluye una espectacular pantalla de 10,25 pulgadas que marca la diferencia. El Zoe también dispone de una de 9,3 pulgadas muy llamativa, pero opcional, e incluye una instrumentación atractiva, pero el diseño básico de los asientos resta empaque.

El Leaf busca la imagen y la calidad en los materiales y aporta un ambiente elegante. El del e-Niro es correcto, pero con formas cuadradas y una pantalla pequeña y superada. Y el Mii es el más básico e incluye un salpicadero de chapa vista muy austero.

 ECONOMÍA

Coches distintos, precios diferentes. El Seat Mii es el más pequeño y asequible, 21.230 euros, que se quedan en 19.430 euros con descuentos y desde 17.900 si se financia con la marca. El Renault Zoe es ya un utilitario y sube a 29.000 con descuentos (22.000 si se alquilan las baterías).

Los demás son más grandes y caros. El Hyundai Ioniq se dispara menos, 37.475, porque lleva baterías más pequeñas. El Kia e-Niro sube a 39.060, y el Nissan Leaf, a 39.810 euros, los tres con descuentos, pero sin financiar con la marca. Además, estos precios se podrían reducir en unos 5.000 euros con el plan de ayudas a los eléctricos, pendiente de la formación del Gobierno.

Todos incluyen de serie climatizador, ordenador de viaje, cambio automático, radio y conexiones bluetooth, USB, Apple Car Play y Android Auto, elevalunas eléctricos (solo delante en el Seat), cable de carga y kit reparapinchazos. Salvo el Mii, añaden pantalla táctil (7 pulgadas en los Zoe y e-Niro, 8 en el Leaf y 10,25 en el Ioniq), sensores de lluvia, faros y aparcamiento (traseros), acceso y arranque manos libres, órdenes orales y llantas de aleación (16 pulgadas en los Zoe e Ioniq, y 17 en los Leaf y e-Niro). A excepción del Renault, llevan navegador (aplicación DriveMiiApp en el Seat), y salvo el Seat y el Kia, incluyen faros led.

El Nissan, el Hyundai y el Kia suman cámara para aparcar y retrovisores con plegado eléctrico. El último y el Renault, también cargador inalámbrico, pero el e-Niro tiene siete años de garantía, por cinco del Ioniq, tres del Leaf y dos del Mii y el Zoe.

 SEGURIDAD

Grandes diferencias. Aparte de los ABS, ESP y control de presión de ruedas, el Mii y el Zoe incluyen cuatro airbags, y los demás añaden también los de cortina. Y el Kia y el Hyundai suman otro airbag de rodilla (conductor). En las ayudas a la conducción todos vienen con mantenimiento automático del carril y, salvo el Zoe y el e-Niro, llevan aviso de vehículo en ángulo muerto.

A excepción del Seat y el Kia, tienen gestión automática de las luces de carretera y, salvo los dos coreanos, incluyen lector de señales. El ­Nissan, el Hyundai y el Kia vienen con frenada automática de emergencia en ciudad con detección de peatones, sensor de fatiga y, sobre todo, el control de velocidad con radar antichoque ACC.

El Ioniq y el Leaf suman la alerta de tráfico cruzado trasero para desaparcar en batería sin visibilidad, y el Hyundai es el más completo y añade la llamada de emergencia en caso de accidente. El comportamiento dinámico es seguro en todos, pero el Mii acusa su tamaño con un aplomo menor en carretera, y el peso ajustado del Ioniq le hace más ágil y estable.

CONCLUSIÓN

No hay ganadores en esta prueba, solo propuestas diferentes de movilidad eléctrica. El Seat Mii es la más básica, incluye lo fundamental al mejor precio y tiene 200 kilómetros de autonomía para cubrir el día a día en ciudad y alrededores. El Renault Zoe también lo hace, pero con más espacio interior y consistencia para salir a carretera y 300 kilómetros de uso. Y cuesta 10.000 euros más. El Nissan Leaf es un compacto tipo Golf, muy amplio y refinado por dentro, con las mejores prestaciones, un buen equipo de seguridad y 320 kilómetros de rango, aunque con el precio más alto. El Hyundai Ioniq tiene baterías más pequeñas para reducir costes y peso, y cuesta 2.300 euros menos que el anterior, pero con 260 kilómetros de uso. Y el Kia e-Niro es el más completo, un SUV amplio y moderno con 420 kilómetros de autonomía que cumple casi como familiar para todo y tiene el precio del Nissan. 

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no