Pruebas

Conduciendo el Seat Tarraco: un SUV grande con agilidad de compacto

El nuevo todocamino superior de la marca española destaca por su dinamismo y calidad de conducción

Seat Tarraco

El nuevo SUV de Seat ofrece una conducción ágil y agradable.

Un SUV de tamaño grande (4,73 metros de longitud) que se maneja con la agilidad de los modelos compactos. El nuevo Seat Tarraco es el SUV superior de la marca española y uno de las propuestas de este tipo con mejor dinamismo y calidad de conducción. Los precios comienzan en 32.650 euros, tarifa que se corresponde con la versión 1.5 TSi de 150 CV de tracción delantera, cambio manual y cinco plazas, y las primeras unidades se entregarán en febrero de 2019.

El Seat Tarraco estará también disponible con siete asientos, tracción 4×4 y cambio automático DSG, y se espera que se ofrezcan promociones (por financiar la compra con Seat, por ejemplo) que reduzcan la tarifa de acceso hasta unos 30.500 euros, aproximadamente.

Las dos primeras filas de asientos tienen espacio para acomodar con holgura a casi cualquier talla, incluidos los más altos y corpulentos, mientras que las dos últimas butacas, que pueden plegarse en el suelo cuando no se necesitan, sirven para niños y adultos en trayectos cortos.

El maletero depende del número de plazas incorporadas y utilizadas: 760 litros en las variantes de cinco asientos, 700 en las de siete cuando los últimos están plegados y 270 con las siete en uso. Y se puede incorporar, como opción, una rueda de recambio de emergencia en cualquier versión.

En la presentación se ha podido conducir la versión superior de gasóleo, 2.0 TDi de 190 CV con cambio DSG de siete marchas en el volante y tracción 4×4. Y tras varios recorridos que mezclaron autopista, ciudad y carreteras secundarias, sumando un total de unos 160 kilómetros, el ordenador indicó un consumo de 7,5 litros. Esta mecánica, al igual que la otra diésel disponible, 2.0 TDi de 150 CV, incluye depósito de AdBlue (una solución acuosa con urea que descompone muchos óxidos de nitrógeno antes de que salgan por el escape) y cumple ya la próxima norma de emisiones europea Euro 6d-TEMP (2019). Este propulsor puede combinarse con cambios manual y automático, y tracciones delantera e integral.

Junto con los dos motores diésel, se ofrecerán también otros dos de gasolina, 1.5 TSi de 150 CV (manual y 4×2) y 2.0 TSi de 190 CV (automático y 4×4).

Pero lo mejor es que el nuevo Seat Tarraco sobresale frente a los modelos similares (Nissan X-Trail Peugeot 5008, Mitsubishi Outlander…) por todos los aspectos relacionados con la conducción, desde la ergonomía del puesto de conducción hasta el tacto de mandos y la maniobrabilidad general.

Es el SUV de su tamaño (y con precios populares) que más se disfruta al volante, y presenta un equilibrio de suspensiones muy logrado (la versión probada llevaba la amortiguación electrónica opcional DCC), con un ajuste casi ideal entre firmeza para ganar estabilidad y suavidad para filtrar los baches y reforzar el confort. Y así, transmite aplomo en autopista y agilidad en vías secundarias, y mantiene siempre una comodidad destacable.

La dirección es rápida, y hace que el SUV español entre en las curvas con soltura. Una vez dentro del viraje balancea poco (aunque la suspensión no es seca ni dura) y mantiene una pisada precisa a lo largo de todo giro e, incluso ante movimientos bruscos, responde con progresividad y buenas maneras, sin poner en aprietos al conductor. Además, transmite la sensación de ser más ligero de lo que en realidad es, un aspecto que amplifica el agrado de marcha y conducción.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no