Pruebas

DS 3 Crossback E-Tense, el primer SUV compacto de lujo 100 % eléctrico

La versión cero emisiones del DS3 Crossback llegará en enero con un precio a partir de 38.300 euros sin descuentos.

DS3 Crossback E-Tense

El nuevo todocamino eléctrico de DS llega a un mercado todavía muy pequeño, el de los nuevos SUV urbanos a pila, por ahora representados solo por el Kia e-Soul y el Hyundai Kona EV. Para electrificarse, el DS 3 Crossback E-Tense recibe la tecnología de otros modelos del grupo PSA como el Opel Corsa e o el recientemente presentado Peugeot e-208. Y esta solución se trasladará próximamente también al Peugeot e-2008 que llegará a principios de 2020.

El DS 3 Crossback E-Tense lleva un sistema idéntico a los anteriores, compuesto de un motor eléctrico de 136 CV alimentado por una batería con 50 kWh de capacidad que le aporta una autonomía máxima de 320 kilómetros, según la última norma de homologación WLTP.

Las otras diferencias del E-Tense con los demás DS 3 Crossback se pueden apreciar en el exterior de la carrocería y en su interior. Nuevos parachoques, detalles cromados o en color antracita, más unas llantas de diseño específico y con una aerodinámica adaptada a la versión eléctrica, permiten distinguirlo del resto de la gama.

La habitabilidad no cambia

Por dentro, lo que más cambia son los grafismos de la instrumentación digital, con los parámetros adaptados a la tecnología eléctrica, y un volante específico completamente forrado de cuero buscando el máximo refinamiento que la marca quiere transmitir. Y en su lanzamiento, el DS 3 Crossback E-Tense tendrá una edición limitada con acabados específicos e interiores tapizados en cuero de color blanco.

Al estar desarrollado sobre una plataforma especial, concebida para recibir nuevas tecnologías, la batería de la versión 100% eléctrica del DS 3 Crossback va alojada bajo el piso y conserva el mismo espacio en el habitáculo de las versiones térmicas, tanto en el asiento trasero como en el maletero de 350 litros de capacidad.

Ponerse al volante del DS 3 Crossback E-Tense depara una sorpresa. Además de la atmósfera de halagador refinamiento que imprime la marca a sus modelos, las sensaciones de conducción convencen desde los primeros metros recorridos. Para empezar, el silencio de marcha es casi absoluto y ni siquiera se percibe el sonido emitido artificialmente por el coche en el exterior, obligatorio en los eléctricos para avisar de su presencia a los peatones.

La insonorización mediante paneles aislantes en las puertas y cristales más gruesos, el eficaz filtrado de las suspensiones y la falta de vibraciones mecánicas aportan una agradable sensación apreciable tanto en recorridos urbanos como en carretera.

Dinamismo superior

Unas buenas prestaciones, con una aceleración de 0 a 100 km/h de 8,7 segundos y una velocidad máxima limitada a 150 km/h, sustraen de echar de menos la respuesta de los térmicos. El DS 3 Crossback E-Tense responde al instante desde parado, su aceleración es suficiente para moverse con agilidad en todo tipo de carreteras y permite mantener sin problemas el ritmo de crucero en autopista.

Por tamaño (4,1 metros de largo), peso (1.525 kilos) y chasis, el E-Tense se mueve con una agilidad no siempre presente en los modelos 100% eléctricos. Su dinamismo se beneficia también de su bajo centro de gravedad (las baterías están muy cerca del suelo) y por una acertada puesta a punto de las suspensiones, entre firmeza y comodidad, que aprovecha muy bien la gran rigidez del chasis.

El E-Tense dispone de una tecla en la consola con tres diferentes programas: Eco, para alargar al máximo la autonomía, Normal y Sport, que aumenta la respuesta instantánea y permite alcanzar la potencia máxima de 136 CV.

Y además en su palanca selectora se pueden elegir dos modos de recuperación de energía, Normal y Brake, para aumentar con esta última el efecto de las deceleraciones para cargar la batería. Es un sistema derivado directamente del que lleva el monoplaza DS que ganó la temporada pasada el campeonato de Fórmula E.

Carga rápida en media hora

El DS 3 Crossback E-Tense lleva de serie en su maletero dos tipos de cable para recargar la pila en la mayoría de tomas existentes. Y su batería de ion-litio se puede cargar en una toma Wallbox de 7,4 kW en 8 horas. Este tiempo se reduce a 30 minutos si se carga a un 80% de capacidad utilizando un poste rápido público de 100 kW.

Entre su extenso equipamiento destacan la conducción autónoma de Nivel 2, las luces de led matriciales, las manijas de las puertas escamoteables y que se despliegan por proximidad o el Head-Up Display que proyecta los datos frente al conductor.

Y la compra de un E-Tense incluye el registro en la aplicación Charge my Car Free2Move, que abarca 130.000 puntos de recarga en Europa y sirve para buscar, reservar y pagar el suministro eléctrico, además de planificar los itinerarios por carretera. DS además ofrece entre sus servicios al cliente el alquiler con condiciones preferentes de un modelo térmico cuando se necesite para desplazamientos largos, por ejemplo en vacaciones.

Frente a sus competidores coreanos, el DS 3 Crossback E-Tense ofrece una autonomía más reducida y una menor habitabilidad, pero impone su exquisita comodidad de marcha, un diseño y acabados premium y un dinamismo superior de estimulante comportamiento.

Precios del DS 3 Crossback E-Tense

  • E-Tense So Chic: 38.300 €
  • E-Tense Performance Line: 39.100 €
  • E-Tense Grand Chic: 43.200 €

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no