Pruebas

La gran metamorfosis eléctrica del Mitsubishi Eclipse Cross

El SUV japonés rompe con la estética anterior y ofrece una única mecánica híbrida enchufable desde 28.000 euros, incluidas las ayudas.

Mitsubishi Eclipse Cross

El Eclipse Cross homologa 45 kilómetros de autonomía eléctrica.

Mitsubishi, marca pionera en esta tecnología, prevé que en 2021 las ventas de híbridos enchufables subirán un 115% respecto al año 2019, una referencia anterior de la pandemia, y se matricularán unos 20.000 SUV compactos con esta motorización (un 260% más). Y es precisamente en esa franja del mercado donde se sitúa el nuevo Mitsubishi Eclipse Cross, cuyas tarifas parten de los 28.000 euros.

Tras cuatro años de recorrido, el todocamino se adapta a los tiempos con un aspecto totalmente renovado y una mecánica de última generación que sustituye a los anteriores propulsores de gasolina: solo se ofrece con un motor híbrido enchufable de 188 CV, gracias al cual obtiene la etiqueta Cero de la DGT. Homologa 45 kilómetros de autonomía eléctrica.

En la primera toma de contacto con el SUV de Mitsubishi, el Eclipse Cross ha destacado por la suavidad y discreción de funcionamiento de su nueva mecánica. Y también mejora en respuestas (10,9 segundos en el 0 a 100 km/h) y sobre todo en eficiencia, al homologar un consumo de tan solo dos litros en los primeros 100 kilómetros. En condiciones reales y sin recurrir al modo exclusivamente eléctrico, el consumo se estabilizó en 4,6 litros sobre un recorrido mixto entre ciudad y carretera.

También sobresale la seguridad de marcha, avalada por una completa dotación de ayudas electrónicas a la conducción y, especialmente, por una sofisticada y eficaz transmisión integral 4WD.

Más grande y maletero mejorado

La nueva entrega del Mitsubishi Eclipse Cross podría considerarse en realidad otro modelo diferente, puesto que rompe completamente con la imagen anterior. A medio camino en tamaño entre el ASX y el Outlander, el SUV japonés ha crecido en longitud y ahora mide 4,54 metros (14 centímetros más), adoptando una imagen más incisiva y deportiva.

Esta estética se acentúa por una nueva parrilla de nido de abeja, las ópticas horizontales en forma de Y con tecnología led y unas llantas diferentes de 18 pulgadas. Y detrás, el Mitsubishi también cambia su apariencia, presentado una zaga hexagonal más moderna y atractiva. Además, el chasis reduce su altura, bajando el centro de gravedad (tres centímetros) y mejorando así la dinámica en carretera.

Por dentro, el tablero se divide horizontalmente en dos zonas, de información en la parte superior y de operación en la inferior, donde se encuentras los mandos y la consola. Cuenta con un cuadro de relojes digitales y con una nueva pantalla multifunción de ocho pulgadas, más intuitiva y visible que la anterior y más rápida de enlazar con el teléfono móvil. Por otra parte, el Head-Up Display proyecta la información por encima del volante.

Y, aunque el espacio para los pasajeros no varía, el maletero, uno de los puntos débiles de este modelo, aumenta su capacidad hasta 404 litros (76 más), incluido un cajón de 12 litros debajo del piso, espacio que se ha ganado después de que la marca haya eliminado el mecanismo de regulación longitudinal de la banqueta posterior.

Autonomía eléctrica de 45 kilómetros

La mecánica híbrida enchufable PHEV es única para toda la gama del Mitsubishi Eclipse Cross, así como la tracción 4×4. El módulo consta de un motor de gasolina 2.4 (98 CV) asociado a otros dos eléctricos, uno en el eje delantero (82 CV) y otro en el trasero (95 CV); entre los tres consiguen una potencia conjunta de 188 CV. Y la batería (13,8 kWh) otorga una autonomía eléctrica de 45 kilómetros (WLTP), suficientes para cubrir las necesidades diarias de la mayoría de los conductores. Su etiqueta Cero, además, le permite acceder sin restricciones al centro de las ciudades.

El Mitsubishi Eclipse Cross PHEV tiene la particularidad de que puede recargar su pila en una toma de corriente, pero también durante la marcha con el motor térmico y la frenada regenerativa, que tiene seis niveles de actuación.

Para gestionar la energía, el módulo PHEV ofrece tres modos de funcionamiento: EV para usar solamente la electricidad, híbrido en serie para ir recargando la pila durante la marcha (mediante el motor de gasolina) e híbrido en paralelo, que aprovecha la potencia de todos los motores. Además, también se puede seleccionar –mediante una tecla– una función que preserva intacta la carga de la batería hasta que se llega a un entorno urbano.

Si se recarga la pila en un enchufe, los tiempos varían según qué tipo de toma se utilice. En una toma doméstica, la operación se completa en cuatro horas, pero usando una toma rápida (CHAdeMO) se reduce a 25 minutos, tiempo en el que recupera el 80% de su carga. Otra particularidad que distingue al Mitsubishi Eclipse Cross es que ya viene preparado para suministrar la energía de su batería al exterior, por ejemplo para uso doméstico, mediante el sistema Vehicle-to-home (V2H).

La gama del SUV ofrece tres niveles de equipamiento: Motion (28.000 euros), Kaiteki (30.700 euros) y Kaiteki + (34.500 euros), cuyos precios incluyen las ayudas oficiales del plan Moves con el achatarramiento de un vehículo usado. Y la marca ofrece también un sistema de financiación flexible (Clever Option) por el que se paga una cuota de 185 euros al mes con una entrada de unos 6.000 euros.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no