Pruebas

Por qué el Seat León de gas es el coche híbrido más rentable: vida a bordo

Cuatro familiares con mecánicas híbridas de gasolina, dos con apoyo eléctrico y las otras con gas natural (GNC) y gas licuado (GLP).

seat leon

De izquierda a derecha, Hyundai Ioniq, Seat León, Opel Mokka y Toyota Prius. / FOTOS: ENRIQUE BROOKING

La oferta limitada de modelos de gas hace que los de la prueba tengan diferentes tipos de carrocerías que afectan a la vida a bordo: los dos híbridos eléctricos son berlinas, el Seat es una ranchera y el Opel un SUV pequeño. Todos ofrecen unas buenas plazas delanteras y pueden alojar tres adultos atrás, aunque con matices.

El Hyundai es el más ancho y el Toyota ofrece más espacio para las piernas y resulta mejor para llevar tres pasajeros, aunque en ambos se toca en el techo si se mide más de 1,80. El Seat tiene suficiente altura, pero el túnel central molesta en los pies. Y el Mokka es el más justo y estrecho, pero su mayor altura facilita el acceso a personas de cierta edad.

El Prius es más largo y tiene el mejor maletero con nuestras mediciones. Le siguen el León y el Ioniq, muy igualados, aunque el Seat permite quitar la bandeja y cargarlo hasta el techo, y al Mokka le penaliza el tamaño y tiene menos maletero.

Las plazas traseras del Toyota Prius.

El Toyota aporta también la presentación más cuidada, con un ambiente futurista, buenas pantallas y tapicerías y plásticos superiores. Pero el borde inferior de las puertas es tan bajo que roza en las aceras al abrirlas.

El Seat destaca por su funcionalidad, con cada mando en su sitio, y está bien acabado, pero más por solidez y ajustes que por puesta en escena, algo austera. El Opel está al nivel del León y aporta un salpicadero y una consola elegantes y con marcos cromados que realzan el conjunto. Y el Hyundai está ordenado y parece sólido, pero no sorprende.

Todos son cómodos para viajar, pero el Prius y el Ioniq pesan más y llevan suspensiones más firmes que acusan más los baches. Y el Mokka es el más seco y tiene unas banquetas duras que no ayudan. El más silencioso es el Hyundai, en especial en ciudad, como el Prius, pero este deja oír demasiado el motor cuando se acelera, por el resbalamiento del cambio, una carencia que el Ioniq resuelve mejor con su caja automática. El Seat y el Opel están bien aislados, pero no son tan relajantes en ciudad como los híbridos eléctricos.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no