Pruebas

Toyota Yaris Cross, el SUV compacto que faltaba

Mecánica híbrida con consumos bajos, maletero grande y opción de tracción 4x4. Son los tres aspectos distintivos del nuevo Yaris Cross frente a la ingente competencia.

Toyota Yaris Cross, el SUV compacto que faltaba

El Yaris Cross, si se conduce con tranquilidad, puede gastar solo 4,5 litros en ciudad y 5,5 en carretera. / Toyota

Citroën C3 Aircross, Ford Puma, Hyundai Bayon, Kia Stonic yNiro, Opel Mokka, Peugeot 2008, Renault Captur, Seat Arona, Volkswagen T-Cross y el inminente Taigo… y así hasta 15 modelos diferentes. Los SUV compactos forman una de las categorías con mayor oferta del mercado, y cada propuesta recoge sus aportaciones.

Toyota era una de las pocas marcas que no estaban todavía en el club, pero su nuevo Yaris Cross llega para cubrir ese hueco y destaca por ser uno de los pocos modelos disponibles con mecánica híbrida (consumos bajos y etiqueta ECO) y que puede incluir además tracción 4×4. Y suma asimismo un maletero más grande de lo normal. Son sus tres grandes valores.  

El nuevo Toyota Yaris Cross mide 4,18 metros de longitud, incluye cinco plazas y tiene un maletero de casi 400 litros. Y su mecánica híbrida, que rinde 116 CV, puede gastar poco más de cuatro litros en ciudad y poco más de cinco en carretera.  

Está ya disponible desde 23.350 euros, que bajan a 21.500 si se financia la compra con la marca. Sus tarifas de acceso son más elevadas que las de la mayoría de SUV similares, aunque, al tener en cuenta su potencia (los demás empiezan en unos 90 CV) y equipo de serie, resulta bastante competitivo. Las primeras unidades se entregan este mes de septiembre. 

La tracción 4×4 se asocia a dos acabados, no se puede elegir por separado en cualquiera, pero presenta un sobrecoste de solo 500 euros. Y, como detalle curioso, es el Toyota que puede elegirse en más colores (14 diferentes), incluso con terminaciones bitono.  

Lo mejor: el consumo 

El consumo es el gran valor distintivo del nuevo SUV compacto de Toyota. Y es que puede llegar a ser especialmente bajo. La mecánica híbrida (la misma del utilitario Yaris, que es el coche con el menor gasto homologado del mercado) funciona con suavidad y, si se maneja con tranquilidad, sin prisas, puede aportar gastos mínimos, de apenas 4,5 litros en ciudad y 5,5 litros en carretera secundaria. 

En un viaje por autopista no es tan brillante y gasta algo más, pero mantiene valores notables: a 120 km/h se estabiliza en torno a 6 litros. Si se conduce con prisa, o se adelanta en carretera o se aplican cambios de ritmo frecuentes, el gasto subirá alrededor de un litro.  

El consumo medio oficial WLTP oscila entre 4,3 y 5,2 litros cada 100 kilómetros.  

El extra de la tracción 4×4 

Otro punto a favor. El Toyota Yaris Cross es de los pocos SUV compactos que pueden incluir tracción 4×4. Mejora la seguridad al circular con lluvia o sobre asfalto deslizante, y puede permitir superar también situaciones puntuales, como un tramo nevado en carretera o una zona embarrada de una pista de tierra.  

Además, en este Toyota el sistema 4×4 implica también beneficiarse de una suspensión trasera más avanzada, porque pasa a ser multibrazo (en lugar del eje torsional de las variantes 4×2) y mejora el comportamiento.  

La tracción 4×4 se consigue aplicando un segundo motor eléctrico en el eje posterior, que proporciona hasta 52 Nm de par adicional. Trabaja siempre hasta 10 km/h para favorecer el inicio de marcha; después, la unidad de control va gestionando el reparto, y luego, a partir de 70 km/h, se desconecta.  

Prestaciones correctas 

Dan para cualquier escenario y tipo de conducción, aunque tampoco sobra potencia y resultan correctas sin más. Y los datos oficiales confirman la sensación al volante, porque acelera de 0 a 100 km/h en 11,2 segundos (11,8 con 4×4) y alcanza 170 km/h. Si se quiere adelantar en carretera, por ejemplo, hay que acelerar a fondo sin contemplaciones.    

El cambio automático (de tipo CVT electrónico) responde mejor que en los Toyota híbridos de generación anterior, y no aumenta tanto las revoluciones y la sonoridad al acelerar. Y el agrado de conducción gana puntos. Pero sigue estando un poco por debajo frente a las cajas automáticas de sus rivales.  

El nuevo Toyota Yaris Cross es uno de esos coches que se disfruta mucho más al ir tranquilo y buscar la eficiencia que al circular con nervio o tratar de encontrar su cara dinámica. 

Maletero grande 

El tercer pilar del nuevo Yaris Cross. El maletero tiene 397 litros y es bastante generoso en relación a las dimensiones exteriores. Además, recoge el mérito añadido de conseguirlo con mecánica híbrida, que incluye componentes adicionales (batería, electrónica asociada…) y suele restar espacio. También puede integrar una rueda de recambio de emergencia. 

Un Renault Captur, por ejemplo, mide 4,22 metros y ofrece un maletero de 422 litros. Pero en la versión híbrida baja a 305 litros. Y un Kia Niro híbrido, que llega a 4,33 metros, tiene 410 litros de volumen.  

La zona de carga del SUV de Toyota presenta formas cúbicas muy aprovechables y se asocia asimismo a un respaldo trasero con división en tres partes (40/20/40) que resulta más práctico que los de dos habituales (40/60), porque se puede llevar un objeto largo en el centro y mantener en uso las dos plazas laterales.  

Confort con matices 

En general, el Toyota Yaris Cross es cómodo, tanto en ciudad como en carretera y autopista. Pero la suspensión es más firme que sedosa y, aunque en el uso diario no plantea inconvenientes, ante algunos baches del asfalto y badenes urbanos sí puede resultar algo seca y enturbiar un poco la comodidad global. A cambio, mantiene la carrocería bastante plana en las curvas y otorga una pisada consistente.  

La insonorización del interior también podría mejorar, porque la cabina resulta rumorosa. En ciudad apenas se nota, pero en carretera sí se empieza a apreciar, y en autopista se percibe con claridad. El ruido se cuela al habitáculo sobre todo desde la zona posterior, en parte porque la bandeja del maletero es más fina y flexible de lo normal.  

Bien equipado de serie 

Hay cinco acabados, tres con tracción delantera, los Active Tech, Style y Style Plus, y dos con tracción 4×4, los Adventure y Premiere Edition. Además, hay un sexto, el Business Plus, reservado para empresas (4×2).  

El Active Tech (desde 21.500 euros con descuentos) viene ya bastante completo, con llantas de aleación de 17 pulgadas, climatizador, faros de led, cámara trasera, cuatro elevalunas eléctricos, pantalla táctil con conexión Android Auto y Apple Car Play, volante multifunción de cuero, acceso y arranque sin llave, sensores de lluvia y luz, USB y bluetooth, y un buen paquete de ayudas de seguridad al volante, con reconocimiento de señales de tráfico, control de velocidad inteligente y frenada automática de emergencia.  

El Style (1.000 euros más; desde 22.500) añade llantas de 18 pulgadas, climatizador bizona, superficie de carga inalámbrica para el móvil, tapicería mixta en tela y cuero, asiento del conductor eléctrico, calefacción en las butacas delanteras, una pantalla central más grande (9” en lugar de 8”) y el práctico respaldo trasero abatible en tres partes (40/20/40).   

Y el Adventure es el más económico de los dos que vienen con la tracción 4×4 (25.750 euros, también con descuentos aplicados). Aparte del sistema de transmisión integral, suma barras de techo y pintura bitono, detalles de decoración campera, llantas específicas, tapicería de cuero y la suspensión trasera multibrazo. 

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no