Así ‘maltrata’ Seat sus coches para que estén a punto

2.500 litros de lluvia monzónica, 3.000 kilómetros de impactos de grava, ruedas que dan cuatro vueltas al mundo… y la lista sigue.