Actualidad

El desafío pendiente de Hyundai

La marca coreana trae a Europa el Genesis, un turismo grande y avanzado que busca competir con las berlinas alemanas de lujo

El desafío pendiente de Hyundai

Pocos fabricantes populares apuestan por las berlinas grandes, porque las marcas alemanas de prestigio dominan las ventas con sus modelos —Audi A6, BMW Serie 5 y Mercedes Clase E— y el desafío se suele saldar con rentabilidades más que dudosas: en la actualidad solo el Skoda Superb logra registros de cierta relevancia. Pero Hyundai quiere probar suerte con su nuevo Genesis, un turismo de imagen presidencial y tecnologías a la última que se va a convertir en su propuesta más grande y exclusiva en Europa. La marca afronta con este modelo su salto adelante definitivo, hacia una de las pocas fronteras que le quedan por conquistar: el lujo y el prestigio social.

El Genesis mide 4,99 metros de largo y presenta una imagen elegante, con una parrilla y escudo específicos, diferentes al resto de los Hyundai, que engalanan su estampa. En el interior se mantiene la jugada, con una calidad de terminación notable y detalles especiales como los asientos traseros reclinables, con calefacción y ventilación, que son más propios de las limusinas. Y la mecánica está también a la altura, superando incluso las comparaciones con los modelos alemanes más sofisticados: motor 3.8 V6 de 315 CV, tracción 4×4, suspensión electrónica y hasta cambio automático de ocho velocidades.








El Genesis aúna 315 CV y tracción 4×4.




El equipamiento añade más valor al conjunto, porque el Genesis incluye una dotación muy completa, con muchas comodidades de gama alta, la conectividad que se espera en un coche moderno y avanzados sistemas de seguridad, como alarma de salida del carril con volante activo (corrige solo), sistema HUD de proyección de información y radar antichoque con frenada automática.

Tiene un precio de 67.750 euros, pero es uno de esos coches que vale lo que cuesta y, además, sale claramente menos caro que las berlinas alemanas equivalentes en potencia y equipamiento. La falta de motor diésel, en cambio, supone un lastre importante a sus aspiraciones comerciales.

Este Genesis es la segunda entrega de un modelo que se ha diseñado para EE UU, donde la primera generación consiguió triunfar, y Hyundai ha decidido importarlo ahora a Europa para reforzar su imagen de marca.

El confort es la sensación predominante al conducirlo. La suma de sus grandes butacas, el eficaz aislamiento y la suavidad de rodadura permiten recorrer grandes distancias sin apenas cansancio. Y todo funciona bien, desde el motor y el cambio hasta el comportamiento; hay que ponerse puntilloso para encontrar detalles mejorables, como el tacto algo impreciso de la dirección. Acelera de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos, llega a 240 km/h y consume 11,6 litros de media oficial.



Ambiente presidencial





Interior refinado, a base de cuero y madera.


Al igual que el tamaño y la imagen de la carrocería, el interior transmite también una impresión de calidad, cercana incluso a la que producen los modelos alemanes de prestigio. El habitáculo está revestido con cuero de buena factura, madera de verdad, Alcántara y aluminio. Los botones tienen un tacto cuidado y todas las piezas están ensambladas con precisión.

Los Genesis destinados a España vienen además cargados de equipamiento, con techo solar, tapicería de cuero, llave y maletero manos libres, navegador en 3D, pantalla táctil, equipo de música con 17 altavoces, cristales dobles, sensor de calidad del aire con detección de CO2 y hasta calefacción, ventilación y ajuste eléctrico en todas las plazas, aparte de una completa batería de sistemas de seguridad. Pero destaca sobre todo la fila posterior, que muestra una configuración de limusina: consola central con mandos y dos plazas laterales que se pueden reclinar para mejorar el confort en los viajes.



Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no