Actualidad

Maquillajes a la carta

El nuevo Toyota Aygo supera el estilo espartano del modelo actual y apuesta ahora por el diseño y la personalización

Maquillajes a la carta

Los coches de ciudad son los modelos más pequeños y asequibles del mercado, y sus reducidos márgenes comerciales no permiten dotarles de grandes sofisticaciones: se centran en combinar consumos mínimos y un tamaño recortado para facilitar la circulación urbana y el aparcamiento. Y poco más. Solo las propuestas de diseño, como el Fiat 500, superan esta mordaza.

Sin embargo, ahora llega una nueva generación de coches urbanos más vistosos, que cuidan más la imagen y admiten incluso opciones de personalización, tanto en la carrocería como el interior. El nuevo Toyota Aygo es un buen exponente de esta tendencia, gracias a su llamativo frontal con decoración en forma de equis y a las múltiples alternativas de adornos, inserciones y llantas disponibles. Saldrá a la venta en noviembre con precios a partir de 9.000 euros.








Salpicadero del Toyota Aygo.




La ofensiva de coches de ciudad se completará en otoño con los gemelos del Aygo, los Peugeot 108 y Citroën C1. Y seguirá en 2015 con el lanzamiento de otros tres modelos, los Renault Twingo y Smart Forfour, que comparten mecánica y apuestan también por la personalización, y el Suzuki Celerio, que muestra un planteamiento más elemental. El resurgimiento viene motivado por la crisis económica, que ha desplazado la demanda hacia coches más pequeños y baratos: los modelos ciudadanos concentran ya el 10% de las ventas en Europa y llegan al 50% del mercado en países como Italia.

Como su antecesor, el nuevo Aygo estará disponible con carrocerías de tres y cinco puertas, y un motor 1.0 de gasolina y tres cilindros. Se ofrece con cambio manual y automático y, a partir de primavera de 2015, se podrá montar como novedad un techo de lona plegable que permitirá descubrir el interior. La gama se estructura en torno a varias versiones: X o básica, que no admite personalización, y X-Play, que permite cambiar el color de la equis del frontal y las llantas, añadir adhesivos y otros detalles, e incluso definir las inserciones del interior. Además, hay dos ediciones especiales, con decoración cerrada: la X-cite, de color naranja, y la X-clusiv, en negro y con una imagen más sobria.

La versión X (desde 9.000 euros) viene de serie con seis airbags y control de estabilidad, equipo de música con puerto USB y una pantalla táctil que sirve como centro de control. El X-play, con un precio todavía por definir, suma climatizador, llantas de aleación, bluetooth y cámara trasera. Y el precio será clave, porque uno de los inconvenientes de los urbanitas es que cuestan solo un poco menos que los utilitarios, de 1.000 a 1.500 euros, y sus hermanos mayores están mejor dotados para dar un servicio más completo.

Con 3,46 metros de longitud, el Aygo 2014 es tres centímetros más largo y medio más bajo que el anterior, y estas medidas cambian ligeramente las proporciones y estilizan su figura. El interior mantiene las cuatro plazas sin diferencias significativas en cuanto a espacio, pero el maletero crece hasta 168 litros, 29 más.

La calidad de conducción también avanza, porque tiene un puesto de conducción más ergonómico y la suspensión absorbe mejor los baches y mejora el confort. Además, los ejes de las ruedas son más anchos y aportan más aplomo. El motor rinde ahora 69 CV, uno más, y baja su gasto medio de 4,3 a 4,1 litros (95 g/km de CO2). Y aunque no sobra potencia, el ajustado peso del coche (de 840 a 900 kilos) ayuda a circular con agilidad en ciudad y permite rodar por autopista con cierto desahogo, al menos si se estiran las marchas sin miramientos. Acelera de 0 a 100 km/h en 14,2 segundos y llega a 160 km/h.



Los gemelos franceses

Citroën C1 (arriba) y Peugeot 108.


Toyota, Peugeot y Citroën mantienen su alianza para fabricar conjuntamente sus coches de ciudad, compartiendo así los costes de desarrollo. Al igual que los modelos anteriores, los nuevos se producen en la misma factoría de Kolin (República Checa). Sin embargo, los Toyota Aygo, Peugeot 108 y Citroën C1 de 2014 presentan más diferencias entre ellos que las propuestas anteriores y cada uno incorpora ahora un frontal específico. Y al igual que el japonés, se pueden personalizar a medida. Salen en octubre, pero todavía no hay precios.

Los 108 y C1 mantienen las mismas medidas y habitabilidad del Aygo, porque estructuralmente son el mismo coche: 3,46 metros de longitud, cuatro plazas y maletero algo mayor de 196 litros. Cuentan también con idéntica oferta de carrocerías, tres y cinco puertas, y versión con techo de lona. Pero suman una gama mecánica más completa, porque ofrecen un motor adicional al 1.0 del Toyota, un 1.2 de 82 CV que permite salir a carretera con mayor soltura y gasta 4,3 litros de media. El 1.0 de 69 CV, por su parte, puede pedirse con sistema Start&stop, una opción no disponible en el Aygo que reduce el consumo de 4,1 a 3,8 litros.



Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no