Actualidad

Seat León Cupra R, el modelo que pronto será una marca

Serie limitada de 799 unidades con 310 CV de potencia y unas prestaciones excelentes: gran aceleración, adherencia y agilidad.

SEAT Leon CUPRA R

El paso por curva es rápido y seguro.

Solamente 799 clientes en todo el mundo, de ellos 40 en España, podrán comprar un ejemplar de esta edición limitada del actual mejor deportivo español. Se trata de una elaboradísima evolución del Seat León, en la cual los ingenieros de Seat han contado con la experta ayuda del piloto de la marca Jordi Gené: “El conjunto de mejoras en chasis, motor, transmisión y gestión electrónica han hecho subir al Seat León Cupra R un importante escalón en cuanto a su eficacia deportiva”.

Con sus 310 CV (300 CV en la versión automática DSG), el Seat León Cupra R está desarrollado sobre la experiencia que Seat ha acumulado en la competición y, según Matthias Rabe, vicepresidente ejecutivo de I+D de Seat, «además de ser el coche más deportivo, más exclusivo y más potente producido por SEAT, el nuevo Seat León Cupra R representa un hito para nuestra marca en términos de capacidad para fabricar automóviles únicos y emocionantes con la tecnología más avanzada puesta a punto para los conductores más exigentes».

Lo cierto es que el lanzamiento de este especialísimo y elaboradísimo deportivo confirma los planes de Seat de convertir el sello Cupra en una marca propia, al estilo de AMG en Mercedes o M en BMW para fabricar coches que no sean simples derivados de las preparaciones de competición elaboradas por Seat Sport para las carreras, sino que por su comodidad, acabado, refinamiento y equipo, vayan dirigidos a los compradores más exigentes del segmento deportivo.

Seat León Cupra R desde 44.585 euros

Inicialmente Seat tenía planeado que todos los Cupra R 2018 fueran de transmisión manual. Pero las exigencias de algunos países demandaban una versión automática, opción cada vez más generalizada para los coches de elevadas potencias. Por ello el modelo se ha desdoblado en dos versiones: la automática 2.0 TSI 300 CV St&Sp DSG-6 Cupra R (46.375 €) y la manual 2.0 TSI 310 CV St&Sp Cupra R (44.585 €).

Ante lo elevado de estas tarifas, decir que el Seat León Cupra R lleva todo el equipo que pueda incorporar el modelo, más una exquisita personalización que incluyen piezas aerodinámicas elaboradas en fibra de carbono y unos spoilers específicos para esta versión. La única opción posible es una nueva y espectacular pintura en color gris Pirineos mate que cuesta 2.680 euros, además de otras dos metalizadas ofrecidas de serie para el Cupra R, negro midnight y gris Pirineos.

Gracias a un operativo de Seat desplegado para la ocasión, se pudo probar el Seat León Cupra R sobre un tramo de carretera cerrada, con un sinuoso trazado en subida y un asfalto irregular. Al volante del Cupra R constatamos de inmediato que no es un coche maquillado de deportivo. El simple tacto del aro del volante, tapizado en Alcantara al igual que el pomo del cambio y los asientos deportivos envolventes de tipo backet, ya nos sitúa en un coche especial.

La información de la pantalla multifunción nos ofrece ahora un nuevo modo de conducción específico Cupra que se suma a los que ya ofrecía el Seat Drive Profile: Confort, Sport, Eco e Individual. La diferencia del modo Cupra aporta mayor rapidez de respuesta al motor 2.0 TSI, estableciendo el régimen de ralentí a 1.000 rpm en lugar de 800 rpm. También modifica la dureza de la dirección progresiva y permite apurar más el régimen máximo de giro.

Toda una experiencia ‘racing’

La salida desde parado es fulgurante, acompañada de un temperamental sonido del nuevo escape doble. El diferencial autoblocante VAQ de tipo Haldex gestiona la motricidad del tren delantero aportando una máxima eficacia en la aceleración y las pérdidas de adherencia en los primeros metros surgen provocadas por los neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 de medida 235/35 R19, todavía fríos.

Al llegar a las primeras curvas es cuando se pone de relieve el trabajo de los ingenieros de Seat en el chasis. La forma de entrar en el viraje y la precisión del guiado asombra por lo fácil que resulta dibujar la trazada. La anchura de vías se ha ensanchado delante y detrás, incorporando unas nuevas manguetas de suspensión para dotar de una caída negativa (2º) también en ambos ejes.

El paso por curva se realiza muy rápido y con una sensación de gran seguridad. Contribuye asimismo un reajuste de la suspensión adaptativa DCC que mantiene el coche muy plano y asegura su equilibrio dinámico y óptima superficie de apoyo. Unos anclajes de motor más fuertes aportan rigidez al conjunto, que se ha convertido en uno  de los más eficaces del momento.

Otra fuerte sensación de conducción llevando el Cupra R al límite es su neutralidad de reacciones. Siendo un coche no especialmente ligero (1.453 kg en la versión manual), la agilidad es superlativa. Mientras que en la dirección no llegamos a notar en ningún momento sensación de subviraje y el excelente funcionamiento del diferencial nos permite acelerar mucho antes de lo que esperaríamos, el tren posterior sigue fielmente la trazada, pegándose al suelo gracias a las suspensiones de eje multibrazo y sin ningún atisbo de perder adherencia.

La eficacia del paso por curva aporta la suficiente confianza como para apurar mucho la frenada, asegurada por un equipo Brembo de discos sobredimensionados. Y en conducción deportiva también podemos aprovechar la excelente elasticidad del motor, que permite mantener en las curvas marchas más largas de lo esperado y trazar con más limpieza conservando la aceleración a la salida.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no