Actualidad

Urbanita de diseño

Opel añade a la gama Adam, su coche de ciudad, una versión de estética campera y con techo de lona plegable

Urbanita de diseño

Tamaño compacto para la ciudad, diseño distintivo y la estética de los minitodoterrenos con multitud de detalles para personalizarlo al gusto del comprador. Es la receta estética que se anuncia para los coches urbanos del futuro y la que adelanta el Adam Rocks, la versión de imagen campera del urbanita de diseño de Opel. Saldrá a la venta en noviembre, destaca por su gancho estético y tiene como asignatura pendiente un precio excesivo para su tamaño que limitará las ventas: desde 17.000 euros (1.4 de 87 CV sin descuentos ni Plan Pive).

El Adam salió a la venta a finales de 2012 como alternativa sofisticada al exitoso Fiat 500. Desde entonces ha recibido 100.000 pedidos, una cifra notable para su precio y tamaño, pero muy inferior a las ventas anuales de su rival italiano, que explotaba la nostalgia de su antecesor de los años 60. El Opel carece de referencia histórica, es menos práctico atrás y sale unos 1.500 euros más caro a igualdad de motor.






La versión de imagen campera que llega ahora se denomina Adam Rocks y mide 3,75 metros de largo, cinco centímetros más que el Adam normal y 19 más que el Fiat. Por fuera se viste con un traje de ‘todocaminos’ que le distingue y adopta una parrilla y parachoques diferentes, estriberas en la base de las puertas, protecciones en toda la zona inferior del coche y llantas mayores (17 pulgadas de serie y 18 como opción). Pero sobre todo incorpora unas suspensiones más altas (1,5 centímetros más) que elevan a 14 centímetros la altura libre al suelo.

La evolución que estrena el Adam Rocks lo convierte en un urbanita atractivo que entra por los ojos y despierta simpatía. Pero su imagen campera solo permite salir del asfalto para recorrer pistas de tierra en buen estado: las llantas y neumáticos (perfil bajo) no consienten más.

Otro valor añadido de esta versión es un techo de lona plegable que viene siempre de serie y permite descubrirlo pulsando un botón en apenas cinco segundos (en marcha hasta 140 km/h) para convertirlo en un descapotable. Y su sofisticación se completa con una lista inacabable de opciones y accesorios decorativos para personalizarlo a medida y diseñar unidades únicas al gusto de cada cliente. Así, se ofrecen 19 colores de carrocería y seis de techo combinables con los retrovisores y otros seis tipos de llantas. Y hay nueve paneles distintos para el salpicadero, 22 decoraciones interiores, tapicerías, volantes etc.

La calidad mecánica, muy superior a lo habitual en coches de su tamaño y a la altura de los modelos pequeños de las marcas de prestigio, distingue también al nuevo Opel. Para empezar, estrena un avanzado motor 1.0 turbo Ecotec de tres cilindros que por su suavidad y ausencia de vibraciones se sitúa como referencia entre los nuevos minimotores. En España solo se ofrecerá la versión de 115 CV (196 km/h, 5,1 litros de media y 115 g/km de C02) con cambio manual de seis marchas. Pero la gama sumará el 1.4 actual del Adam, con 70 CV (176 km/h, 5,3 litros y 125 g/km) y 100 CV (185 km/h, 5,1 litros y 119 g/km), ambos con cinco marchas.

Por ahora solo se ha anunciado el precio del 1.4 básico, 17.000 euros, que es elevado y supone un recargo de 4.000 euros sobre el Adam normal. En contrapartida, incluye un equipo de serie más completo que el de otros modelos urbanos: seis airbags, control de estabilidad ESP evolucionado, techo de lona eléctrico, aire acondicionado, bluetooth… Pero lo mejor del Adam Rocks es que es un coche urbano sofisticado y cuidado que destaca por su suavidad e insonorización, absorbe con solidez los baches y transmite sensación de calidad al conducirlo.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no