Versátil y económico

El nuevo Suzuki Vitara es un todoterreno pequeño de vocación urbana y precios ajustados: desde 17.410 euros, o 13.610 con PIVE y descuentos de lanzamiento. Ahora mide 4,17 metros de longitud

A primera vista puede parecer otro todoterreno urbanita más que se suma a la avalancha de modelos similares que están invadiendo las ciudades europeas. Pero el nuevo Vitara aporta matices que le distinguen, porque se mantiene fiel a la tradición campera de Suzuki y es bastante más polivalente que sus rivales, sobre todo para salir del asfalto, y en especial si se eligen las versiones con tracción 4×4. El nuevo rival de los Renault Captur, Nissan Juke, Peugeot 2008 y Citroën C4 Cactus, entre otros, está ya a la venta en España desde 17.410 euros (13.610 con Plan PIVE y descuentos incluidos).

El Vitara salió en 1988 y fue el pionero entre los todoterrenos urbanos o SUV (denominación americana), aunque se defendía bien en el campo. La cuarta generación que llega ahora mide 4,17 metros de largo, 13 menos que su hermano el Suzuki S-Cross, y entre tres y cinco centímetros más que sus principales rivales.








Salpicadero a juego con el color de la carrocería.




Por fuera destaca el diseño sólido del frontal, con una banda central de inspiración Range Rover, que integra la parrilla en el centro y unos faros a la última en los lados. La vista lateral y sobre todo la zaga son más convencionales, pero se ofrecen techos en blanco o negro para crear diseños bicolor. Además, hay dos paquetes de personalización, Urban y Rugged (800 euros), y el último incluye protecciones en la zona inferior del frontal y la zaga que junto a una altura libre al suelo de 18,5 centímetros, permiten circular sin temor por caminos de tierra.

El mayor tamaño del Vitara frente a sus rivales aporta una mejor habitabilidad. Los asientos delanteros son cómodos y las plazas traseras permiten alojar dos adultos sin agobios de altura y con más espacio para las piernas de lo habitual en estos coches. Y añade un buen maletero de 375 litros. El diseño interior es sencillo, pero incluye un salpicadero moderno con la instrumentación y la pantalla táctil bien integrados. Y el conjunto presenta un aspecto vistoso, y una calidad de acabado correcta.

Se vende con dos motores 1.6 de 120 CV, uno de gasolina (17.410 y 5,3 litros de consumo medio) y otro turbodiésel (19.410 y cuatro litros), con cambio manual de seis marchas y Start&stop. Como es más liviano que otros rivales, las dos mecánicas mueven bien el peso y ofrecen prestaciones suficientes para viajar y consumos ajustados. Y tienen un tacto de conducción suave y un comportamiento ágil que da seguridad.

La gama incluye tres acabados, aunque el básico GL viene ya con siete airbags, control de estabilidad ESP, aire acondicionado, equipo de música con USB y bluetooth y una completa garantía de cinco años o 150.000 kilómetros. La tracción 4×4 All Grip (1.800 euros) es muy completa e incluye cuatro modos de uso (Auto, Sport, Nieve y Bloqueo). En junio llegará un cambio automático de seis marchas para la versión de gasolina y a final de año para el diésel.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Más Información

Autopía: historia de la automoción en un entorno idílico
Neumáticos

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no