El sector del automóvil está con el agua al cuello

ATT008M

Desear feliz año en este 2012 recién estrenado es, más que nunca, lo mejor que podemos decir, falta nos va a hacer a todos…. Porque incluso queriendo ser positivos y optimistas, cuesta de lo lindo mirar con ilusión a los próximos doce meses. La situación es delicada y uno de los sectores que más está padeciendo la crisis económica que nos azota es el del automóvil. Un bien de consumo costosísimo y con una enorme dependencia, como el de la vivienda, de la capacidad crediticia de los compradores, que en estos momentos roza la inexistencia.

Renault_28677_1_6

Así que las ventas del pasado año se desplomaron, quedándose en niveles propios de dos décadas atrás. Un drama para una actividad que da empleo, de forma directa e indirecta, a millones de personas en este país y que se está destruyendo a un ritmo que exige medidas inmediatas para detener semejante sangría. No sólo por la trascendencia de proteger esos puestos de trabajo, que desde luego también, sino por las nefastas consecuencias que el envejecimiento del parque automovilístico tendrá en la seguridad vial y la siniestralidad en nuestras carreteras.

Auto_02_med

La renovación de vehículos ha sufrido un frenazo que nos lleva a tener cada día más coches viejos en circulación. Incluso en el mercado de segunda mano los compradores buscan opciones antiguas porque son, obviamente, las más baratas, muchas por encima de los diez años, los llamados coches ‘mileuristas’ (término tremendo sea cuál sea su aplicación). Automóviles menos seguros y más contaminantes que están muy lejos del ideal que persiguen los fabricantes, que miran a un futuro con emisiones reducidas y tecnologías avanzadas que protejan a los usuarios antes y después del accidente. Pero de poco servirá tener supercoches si nadie puede comprarlos, obviamente.

Auto_05_med

Así que el nuevo Gobierno tiene una patata muy caliente con el sector de la automoción. Sí, sé que son muchas con las que intenta no quemarse, pero sinceramente creo que deberían colocar ésta en un lugar prioritario, en ese primer estante de la lista de tareas pendientes que exigen una solución urgente. Y a todo lo anterior debemos sumar la influencia que la matriculación de automóviles tiene en las arcas públicas, en forma de impuestos. Por cada coche que se deja de vender, no sólo nuestras carreteras son un poco menos seguras, también Hacienda renuncia a una aportación significativa. Empleo, seguridad, medio ambiente, fiscalidad… Pocos argumentos más son necesarios para tomarse muy en serio la precaria situación de un sector vital para la recuperación de un país. Si nadie afronta tal coyuntura con acierto y decisión, nos arrepentiremos de ello más de lo que podamos imaginar…

De las motos, ya hablamos otro día… Los disgustos, mejor de uno en uno.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, X o Instagram

Sobre la firma

Raúl Romojaro

Una vida sobre ruedas. De piloto (malo) de motocross a periodista deportivo en Diario AS, incluyendo una década en los grandes premios de MotoGP. Apasionado de los coches y las motos, en más de 30 años ha tenido el privilegio de probar unos cuantos cientos de unos y de otras. Ahora, subdirector en Prisa Motor.

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no