¿Limitarán todas las marcas la velocidad de sus coches?

Volvo

La gama actual de modelos de la marca sueca. / Volvo

Será de forma inmediata. No en el largo plazo, ni siquiera en el medio, sino el año que viene: Volvo ha anunciado que ninguno de sus coches de nueva producción superará a partir de 2020 los 180 km/h de velocidad punta. Ahí queda eso… Una decisión contundente que la marca encuadra dentro de una apuesta firme por seguir incrementando la seguridad vial, con el ambicioso objetivo de que nadie fallezca ni resulte gravemente herido en un accidente con uno de sus coches.

Para Volvo, un referente tradicional en la materia, la velocidad excesiva es uno de los factores determinantes en los accidentes de tráfico. Confían en la seguridad de sus modelos pero parece que no tanto en la responsabilidad de quienes los conducen, por lo que condicionan la libertad en sus decisiones poniendo un límite a las prestaciones. Bien es cierto que los fabricantes alemanes, en su mayoría, habían establecido tiempo atrás un tope de velocidad de 250 km/h pero los nórdicos van un paso más allá con una reducción significativa de esta cifra.

La medida, desde luego, es efectista y veremos si también efectiva. ¿Por qué establecer ese límite en 180 y no en 200 o en 160? Si en la mayoría de los países europeos las restricciones son muy superiores (con la conocida excepción de algunos tramos de autopistas en Alemania), ¿tiene sentido mantener ese margen tan amplio, de 50 o 60 km/h? ¿No serían, por ejemplo, 150 km/h suficientes para circular en cualquier autovía incluyendo un margen para los adelantamientos?

La cuestión presenta, por tanto, diversos matices, controversias y dudas. Hay opiniones para todos los gustos al respecto, algunas muy argumentadas y otras no tanto, pero lo indiscutible es que el debate está servido. Los fabricantes alemanes no quieren ni oír hablar del asunto, para ellos se trata de un tema tabú que podría hacer tambalearse algunos de los principios fundamentales de una de las industrias más poderosas de su país y del mundo.

velocidad

Las multas por exceso de velocidad son las más frecuentes.

Otra incertidumbre apunta a si otras marcas menos afines a las prestaciones pueden seguir los pasos de la sueca, si la limitación de velocidad pasará de ser una rareza a una tendencia.  No resulta en absoluto descabellado pensar que sí, independientemente de la valoración personal que cada uno podamos hacer al respecto. De hecho, son ya muchos los ciudadanos que se lo preguntan. ¿Cuál es el sentido de un automóvil de calle con 500 CV y 250 km/h de velocidad punta cuando la legislación impide en todo momento exprimir tales prestaciones? Insisto, siempre considerando las autopistas alemanas y el uso en circuitos como excepciones a la norma de uso.

Mi postura al respecto es que las medias tintas no aportan soluciones reales a problemas que no las admiten. Si no se confía en la responsabilidad personal del conductor, entonces la limitación debería ser más severa, más próxima a lo acotado por la legislación; si se respeta la libertad individual y se deja en manos de las autoridades el control de las infracciones, sigo preguntándome por qué 180 por hora es una velocidad más segura que 200. Imagino que dependerá de la habilidad del conductor, el estado del vehículo, las condiciones de la vía y del tráfico, las complicaciones climatológicas…

Volvo esgrime un discurso plausible aunque no sé si tan realista como sería deseable. Reconocen que limitar la velocidad no es la panacea contra la siniestralidad en la carretera, aunque al mismo tiempo afirman que si con ello salvan una sola vida, la decisión habrá merecido la pena. Bonito argumento, por supuesto, un mensaje con el que cualquiera puede identificarse pero que no termino de asociar a ese concepto de que accidentarse a 180 salve más vidas que hacerlo a otra velocidad superior.

La velocidad inadecuada es el único criterio válido que, en mi opinión, se puede manejar sin cierta demagogia. Indudablemente tiene más riesgo circular a 110 km/h en algunas carreteras secundarias desastrosa de este país con un coche desvencijado que hacerlo en una magnífica berlina por una autopista alemana a 190 por hora. Un ejemplo simplista, lo admito, aunque creo que también ilustrativo sobre lo que pretendo defender. Los brindis al sol suelen tener poco de efectivos…

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no