Motos

El ‘renting’ llega al sector de la motocicleta

Vehículos de dos ruedas con motor eléctrico o de combustión se incorporan a la oferta de LeasePlan.

motoristas

Los motoristas encuestados reconocen también que a veces toman excesivos riesgos.

Las operaciones de ‘renting’ son habituales en el sector del automóvil, principalmente en el ámbito profesional pero también en el particular. Cada día son más los usuarios que recurren a esta fórmula de disponibilidad de un vehículo por sus evidentes ventajas, las mismas que ahora llegan a las motos por primera vez en España. LeasePlan, líder internacional en la gestión y administración de flotas, ha incorporado a su oferta vehículos de dos ruedas con motorizaciones principalmente eléctricas pero también de combustión.

La estrategia se basa en ofrecer un servicio integral a sus clientes empresariales, de manera que pueden combinar las diferentes soluciones en base a sus necesidades. La moto eléctrica se está afianzando como una alternativa válida para la movilidad urbana, complementando en muchos casos a otros vehículos fuera de ella. De este modo, LeasePlan dispone de diferentes modelos eléctricos con autonomías que van desde los 50 a los 100 kilómetros, que pueden convertirse en una opción ideal para actividades como las de agentes de movilidad urbana, compañías de servicios, mensajería, vigilancia… La flota se completa con modelos de gasolina en cilindradas de 50 y 125cc, es decir, aquéllos que se pueden utilizar con el carné de conducir automóviles.

Alberto Sáez, consejero delegado de la empresa, ha explicado su apuesta por estos servicios innovadores: “El futuro del renting está ligado al desarrollo de nuevas soluciones y en los últimos años hemos creado ocho productos, como éste de las motos eléctricas. Estamos convencido de que tendrán una buena acogida por la flexibilidad que ofrecen, especialmente en ciudad”.

En línea con el resto de los productos de renting, el de motos que propone LeasePlan por primera vez en el mercado español cubre los servicios de financiación, seguro obligatorio, asistencia en carretera, impuesto de circulación, gestión de multas, ITV, mantenimiento y neumáticos. Es decir, una vez abonada la cuota correspondiente el cliente tan sólo deberá hacer frente al gasto de recarga de las baterías o el combustible, dependiendo de la mecánica elegida.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no