Pruebas

Tres SUV eléctricos ‘premium’: al detalle

Mercedes EQC, Jaguar i-Pace y Audi e-Tron: 100% a pilas, de calidad y con altas prestaciones, pero con autonomías limitadas y precios elevados.

SUV eléctricos

De izquierda a derecha, Mercedes EQC, Audi e-tron y Jaguar i-Pace.

Mercedes EQC. Elegancia, calidad y confort
No es el más amplio, ni el más rápido y tiene menos autonomía. Pero las diferencias son mínimas y las compensa por su calidad general, con una imagen y presentación interior sobresalientes que cuidan todos los detalles, incluido el orden del maletero. Añade el mejor equipo de serie y un precio algo menos prohibitivo. Pero seduce sobre todo por su calidad de conducción y rodadura, que llevan su confort a la excelencia.

Jaguar i-Pace. Deportividad y autonomía.
Jaguar no tiene aún el prestigio de Mercedes y Audi, pero les supera en tecnología eléctrica y ofrece mejores aceleraciones y una autonomía real algo superior. Añade la imagen y conducción más deportivas, y es el más versátil: la tecnología 4×4 de Range Rover le aporta más recursos para circular fuera del asfalto. Y aunque no es tan exquisito por dentro, incluye sofisticaciones como la doble pantalla de cristal líquido.

Audi e-tron. Imagen y funcionalidad.
Es rotundo y espectacular por fuera, y el más práctico por dentro, con el interior más amplio, las plazas traseras más desahogadas para alojar tres adultos, y el mejor maletero. Estrena los retrovisores por cámara Virtual Mirror (1.810 euros), pero a pesar de ser el acabado básico, sale más caro y viene menos equipado que sus rivales, sobre todo en seguridad. Y su sobrepeso penaliza la autonomía.


Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no