Después de tres años de desarrollo, el Indigo 3000 R es una realidad más que palpable: los próximos días 16 y 17 de septiembre llegará a España. Nacido en Suecia al amparo de Von Braun Automotive, la compañía lo define como un deportivo atemporal que combina lo mejor de los clásicos y la tecnología moderna, así que ha elegido para su presentación un escenario que es sinónimo de lujo: Puerto Banús, en Marbella (Málaga). Además, en el circuito de Ascari se podrán comprobar sus cualidades dinámicas.

Se trata de un biplaza de aspecto musculoso. En el frontal, la parrilla ovalada es la protagonista: de ella nace una entrada de aire que define el capó y la flanquean unos grupos ópticos dobles con las luces antiniebla separadas en una posición inferior. El largo capó enlaza con el parabrisas y este con el techo que, ya sea de lona o duro, cae suavemente hasta formar una fina zaga coronada por un pequeño alerón.

Mide 4.300 mm de largo, 1.760 mm de ancho y solo 1.140 mm de alto, algo que ayuda a mantener el centro de gravedad bajo y mejorar su comportamiento dinámico. A esto también colabora su contenido peso, apenas 1.200 kilos, además con una distribución perfecta de 50/50 entre ambos ejes. El Indigo 3000 R es de propulsión trasera, completando así el canon que se exige a los deportivos ligeros, concebidos para la máxima diversión al volante.

Emplea un motor 3.0 de seis cilindros con doble turbo que entrega 307 CV de potencia y 400 Nm de par máximo. Se asocia a una caja de cambios manual de cinco marchas para acelerar de 0 a 100 km/h en menos de cinco segundos y alcanzar prácticamente los 250 km/h de velocidad punta.

Realizado completamente a mano, solo se fabricarán diez unidades, lo que ofrece una idea de su exclusividad. Sus compradores podrán elegir entre cuatro versiones diferentes, además de múltiples opciones de personalización. Así, está disponible en carrocería cupé cerrada, dos descapotables (Cabrio y Roadster), y una última denominada ‘3 en 1’ que combina las tres anteriores.