6 maneras (reales) de ganar dinero con tu coche

La inversión en un vehículo es alta, pero la economía colaborativa puede ayudarte a sacarle partido.

6 maneras (reales) de ganar dinero con tu coche

Puedes lograr un sobresueldo al volante: solo es cuestión de probar la economía colaborativa.

¿Quieres comprarte un coche nuevo, y no te salen los cálculos? No te preocupes porque ahora, con esto de la economía colaborativa, es posible ganar dinero con el coche de tus sueños. O por lo menos cubrir buena parte de los gastos que supone ser propietario de un vehículo. Eso sí, igual tienes que compartirlo, aunque sea un poquito.

1. HAZ VIAJES COLABORATIVOS
Junto con el alquiler de viviendas propias para vacaciones, es uno de los servicios de economía colaborativa que mejor funciona. Se trata de compartir coche con viajeros que quieran hacer la misma ruta o llegar al mismo destino que tú. Para ello solo tienes que elegir una plataforma de carsharing (‘coche compartido’) y publicar en ella tu oferta de viaje, la hora y fecha de salida y el número de plazas.

Es posible que solo obtengas beneficios para cubrir gastos de gasolina y peajes, o quizá para un futuro cambio de ruedas, pero todo contribuye a reducir los gastos del vehículo.

Hay varios servicios de este tipo. El más conocido es BlaBlaCar, que ya lleva años funcionando perfectamente. Solo tienes que inscribirte como conductor, subir tus propuestas de viaje y buscar una buena conversación para el trayecto. Otra plataforma de viajes colaborativos es Amovens, que no cobra comisiones a los pasajeros como BlaBlaCar.

Una desventaja de este método es que tienes que mantener el compromiso establecido con los pasajeros, en horarios y en paradas. Si no, te puntúan mal.

Además, te obliga casi siempre a negociar los precios a la baja, ya que la plataforma establece un precio máximo por cada trayecto. No te merece la pena acercarte a esa cantidad si quieres que la gente opte por tu vehículo.

2. APÚNTATE AL CARPOOLING
Con la misma filosofía que la anterior, pero para un uso más frecuente, esta práctica es una herencia de la crisis petrolífera de los años cuarenta y cincuenta en EE UU. El Gobierno hizo varias campañas para que las personas que acudían a un mismo lugar diariamente compartieran coche y gastos.

A raíz de la crisis actual, esta práctica se ha popularizado de nuevo y ha hecho que incluso se creen plataformas en lugares de trabajo muy concurridos. Tal es el caso del Parque Tecnológico de Andalucía, donde utilizan incluso una web propia.

Si consigues llevar a varios compañeros diariamente, a final de mes vas a notar un considerable ahorro en combustible.

En cuanto al precio por trayecto, en algunos casos lo marca la propia plataforma. Los pasajeros pagan directamente a esta, que a su vez se encarga de que los conductores cobren. O bien, como en el caso de Carpling, los implicados deben convenir el precio previamente y de forma privada.

ganar dinero con el coche

3. ALQUILA TU COCHE
Una nueva vuelta de tuerca de la economía colaborativa son las plataformas que te permiten poner tu coche en alquiler. Tú mismo estableces el precio diario para tu coche y te encargas de la entrega y recogida.

Una de estas plataformas es Amovens, que además de sus servicios para viajes colaborativos pone en marcha este otro apartado.

Pero no es la única, ya que han surgido numerosas startups a la estela de esta tendencia: RideLink, Drivy, Mambocar o SocialCar, que incluso nos propone el servicio “aparca y gana”. Si no usas el coche en varios días, se lo dejas a ellos para que se encarguen de las entregas y recogidas y tú solo te encargas de ganar dinero.

¿Y qué pasa si hay un golpe o accidente? No necesitas un seguro a todo riesgo. La mayoría de estas plataformas tienen acuerdos con compañías que cubren este tipo de siniestros, así que ya tienes una preocupación menos.

Por otra parte, si tienes un coche clásico o especialmente atractivo, puedes alquilarlo para bodas u otros eventos, e incluso para rodajes de películas y anuncios.

4. REUTILIZA TU PLAZA DE APARCAMIENTO
Otra buena idea es que si dispones de una plaza de garaje la compartas con otras personas durante las horas que no la usas. De nuevo en la plataforma de Carpling podemos encontrar este servicio, pero también en Parquo y Compartirparquing, entre otras.

5. HAZTE TRANSPORTISTA
Una alternativa para ganar dinero con el coche es usarlo para realizar pequeños portes que te supongan algún tipo de beneficio. En este caso existen servicios como ETECE o Glovo, que te propone que te conviertas en un glover, es decir, en repartidor. La ventaja es la flexibilidad de horarios, que te permitirá hacer esto solo cuando tengas ratos libres. Según la compañía, puedes ganar más de 10 euros a la hora.

ganar dinero

6. PON ANUNCIOS EN EL COCHE
Otra ingeniosa idea para sacarle unos euros a tu coche y autofinanciar la compra. Se trata de utilizarlo como valla publicitaria móvil. Es cierto que resulta un poco llamativo (no deben importarte los comentarios de los vecinos), pero pagan bastante bien: entre 120 y 400 euros mensuales.

Todo depende de la duración de la campaña, del tamaño de tu vehículo y del recorrido diario que haces. Cuantos más kilómetros recorras por lugares concurridos, más fácil será ganar dinero. Para esto, empresas como SerbeCar pueden ayudarte a conseguir un sobresueldo. Una vez que te registras, ellos te proponen una campaña que cuadre con tu coche (lo cual depende del anunciante) y tú solo tienes que decidir si la aceptas o no. Uno de los requisitos, por cierto, es que el vehículo tenga menos de cinco años.

Y, ¿TODO ESTO ES LEGAL?
La emergente economía colaborativa suscita la oposición de los servicios de transporte tradicionales, que ven peligrar su negocio con esta nueva competencia social. Pero parece que no les va a resultar fácil frenarla.

La Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC), en su último informe, reclama la regulación de este tipo de servicios y pide que se acabe la situación de monopolio que ofrecen sectores como el taxi.

Por su parte La Comisión Europea publicó en junio unas recomendaciones de regulación tales como que, aunque con límites, cualquier particular puede ofrecer un servicio sin licencia ni permisos públicos. Parece que las cosas van a cambiar en algún momento, así que apúntate a la economía colaborativa y seguro que, aunque no sea demasiado, conseguirás ganar dinero.