Actualidad

A la espera de los brotes verdes

Los empresarios de ‘renting’ confían en una recuperación que no será a corto plazo

A la espera de los brotes verdes

Los responsables de las empresas de alquiler a largo plazo –renting– no acaban de ver la luz al final del túnel. Entre otras razones porque, a diferencia de sus primos rent a car, su negocio no depende del turismo. Ni de las exportaciones, ni de la agricultura, que son las principales ramas en las que se vislumbra eso que se ha dado en llamar brotes verdes. La mejora de algunos aspectos macroeconómicos aún no ha llegado al micro de las compañías, ni, mucho menos, al de los consumidores finales, según señala Ignacio Barbadillo, consejero delegado de Lease Plan.

Seguimos con un mercado muy competitivo, con una especial incidencia de las reestructuraciones empresariales. “Casi la mitad de las operaciones que se pierden son por reestructuraciones”, señala Barbadillo, para el que puede que se esté atenuando el ritmo de caída, “pero se sigue cayendo”.






Al final de los tres trimestres transcurridos del año, la flota de vehículos se situó en 413.064 unidades, según la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), lo que supone un descenso del 7,14% respecto al mismo periodo de 2012. En cuanto a la facturación del sector, ha descendido hasta los 2.742,33 millones de euros, frente a los 2.933,43 millones facturados a 30 de septiembre de 2012. “Yo pensaba que en el segundo semestre del año se iba a equilibrar, no a crecer, pero tampoco a caer, y me sorprende que en septiembre hayamos seguido bajando” señala Barbadillo.

El presidente de AER, Agustín García, quiere ser algo más optimista y destaca especialmente “el aumento del porcentaje de matriculaciones de vehículos de renting dentro del canal empresas, que sube del 29,12% al 30,42%, en relación al tercer trimestre del año anterior”, lo que para él es “un signo más de cómo el renting continúa consolidándose como solución para las empresas.”

Po su parte, Cecilia Boned, consejera delegada de la empresa de renting Arval, considera que, “cifras al margen, sí que es un buen síntoma que el vehículo de empresa se empiece a tener en cuenta en las políticas de automoción, donde siempre ha sido el gran olvidado”. Su inclusión en el plan PIMA Aire, destinado a la mejora de la calidad del aire en España mediante la renovación del parque de vehículos comerciales, hace pensar a Boned que “se están empezando a dar cuenta de que impulsar las ventas en el canal de empresas es esencial para reflotar el mercado automovilístico, y básico también para alcanzar los objetivos de mejora de calidad del aire que impone la Unión Europea”. Incluso, considera que para impulsar el parque corporativo se incorporara el coche de empresa a la reciente extensión del Pive 3. Y, puestos a pedir, “también sería deseable que dieran entrada incluso a los operadores de renting”.

A pesar de las dificultades actuales, en el sector no pierden la esperanza y están convencidos de que les espera un futuro importante. Es cuestión de paciencia. Llevan ya algunos años con esa actitud, y tampoco les ha ido muy mal.

LA ‘ESPERANZA BLANCA’

En cuanto a las previsiones para el año que viene, según Barbadillo, se mantendrá la bajada entre el 1% y el 2%. “Será más suave, pero seguiremos cayendo porque hay todavía muchas compañías que tendrán que reestructurarse y el crédito sigue sin fluir”.

Las compañías que ya presentan resultados positivos son las que exportan, algo con escasa incidencia en esta actividad volcada en el mercado doméstico y que sigue manteniendo su esperanza blanca en el enorme potencial de las pequeñas y medianas empresas. Siguen reacias a incorporarse, pero “en el momento en que vean un poco de animación, y tengan que cambiar el parque de vehículos que tienen en propiedad, buscarán soluciones de renting”, afirma Barbadillo.

Mientras tanto seguirán afilando sus armas tratando de mejorar su competitividad. Y una de las últimas presentadas recientemente por Arval, y en las próximas semanas por Lease Plan, es la incorporación de la telemática en la gestión de las flotas por parte de los clientes.




Una de las últimas novedades es la gestión telemática de las flotas por parte de los clientes



Con Arval Smart Experience, la firma del grupo BNP Paribas trata de potenciar la comunicación a tres bandas –la compañía de renting, el gestor de flotas y el conductor–,“para dar a cada uno de ellos los medios tecnológicos necesarios para ahorrar tiempo, ganar en rapidez, mejorar la toma de decisiones y hacer que las relaciones sean mucho más fluidas y cercanas”, explica Cecilia Boned. Según sus cálculos, una gestión automatizada y proactiva de la flota que permita conocer en tiempo real el estado y el movimiento de los vehículos para corregir rutas o, incluso, conductas inadecuadas o inesperadas puede aumentar la eficacia de una empresa en, al menos, un 10%. Incluso, al margen de su tamaño, “puede ahorrar hasta un 20% anual en la partida dedicada a los gastos de combustible”.

Lease Plan lleva tres años trabajando en su propuesta telemática, con la que espera ofrecer también “una solución global, ahorros de combustible, CO2, mejora de las economías del cliente, reparaciones, etcétera”, según Barbadillo. Este tipo de soluciones no pueden quedarse en propuestas tecnológicas, incide, “han de venir acompañadas de la gestión de la movilidad del cliente, el control de la siniestralidad, la gestión de los talleres y más”.

No todo son penas y retrasos, en la otra cara de moneda se está desarrollando su negocio de venta de coches de segunda mano con resultados más satisfactorios. La demanda exterior está tirando considerablemente, aumentando unas exportaciones que, en el caso de Lease Plan, se sitúan entre el 22% y el 25% de sus ventas. Además, según Barbadillo, en la actualidad hay un 40% menos de automóviles de segunda mano a la venta que hace cuatro años. No hay coches suficientes de tres a cinco años de antigüedad para satisfacer la demanda, lo que ha repercutido en un aumento de los precios y en el incremento del valor residual de muchos modelos.

En cuanto a los movimientos accionariales de las compañías del sector siguen las aguas tranquilas, de momento, aunque a la espera de que algunas entidades financieras decidan qué camino seguir con sus firmas de renting. Las grandes del sector, como Lease Plan, están al acecho: “Siempre estamos abiertos a adquisiciones si se presentan en el mercado. Aunque no las hay en este momento, seguro que se presentan en el futuro, y nosotros estamos dispuestos a negociar”, señala Barbadillo.

En algunos casos, sin embargo, han optado por vías diferentes. Así, los directivos de APK Renting, perteneciente al Grupo Caja Madrid, que llegó a gestionar una flota de 10.000 vehículos, decidieron realizar una operación de Management Buy Out (MBO) tras el proceso de desinversión de la entidad financiera, pasando a controlar la compañía de manera independiente y con capital íntegramente español. Su directora general, Isabel Pascual, se muestra también optimista, a pesar de las dificultades, “tanto para el sector en general como en las oportunidades que se abren a nuevos operadores con experiencia adaptados a la realidad actual”.

Una realidad que la mayor parte de los consultados no esperan que cambie de color, al menos, hasta la segunda mitad del próximo año.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no