Para el próximo embotellamiento, un consejo de libro barato de autoayuda: compara, consuélate y no desesperes. Piensa que podrías estar en Filipinas o en Vietnam. Y no de vacaciones, sino de atasco. Así no llegarás antes a tu destino, pero llegarás a la conclusión de que lo tuyo no es tan grave y que en España hay un camino recorrido que en otros lugares está todavía sin asfaltar.

Aunque la Dirección General de Tráfico (DGT) y los ayuntamientos tienen aún numerosos problemas que resolver, la circulación en muchas partes del mundo sí que es un verdadero caos y conducir allí se ha convertido hace tiempo en una aventura peligrosa.

Como ejemplo, países como Indonesia, Guatemala, Panamá, Filipinas o El Salvador, ya habituales en los los últimos puestos en los informes que hasta el momento ha publicado la app Waze sobre satisfacción de los conductores (2015 y 2016), que tiene en cuenta factores como la intensidad del tráfico, la calidad de las infraestructuras, la frecuencia de accidentes e incluso el número de gasolineras.

Otros lugares, como India, Vietnam o Camboya ni siquiera aparecen en este índice porque no cuentan con usuarios de la aplicación, pero la realidad es igual o peor. Viendo algunas imágenes (abajo hay varias muestras) no resulta extraño que alrededor de un millón y cuarto de personas mueran al año por culpa de los accidentes de tráfico. Y algunos datos que maneja la Organización Mundial de la Salud (OMS) corroboran la sensación: podría ser todavía peor.

Desequilibrio. El 90% de las muertes por accidentes de tránsito se producen en países de ingresos bajos y medianos. Estos países tienen solo el 54% del parque mundial de vehículos matriculados.

Velocidad. Solo 47 países, que representan el 13% de la población mundial, tienen leyes que regulan la velocidad máxima en las ciudades.

Alcohol. Solo 34 países, con una población de 2.100 millones de personas, tienen leyes sobre la conducción bajo los efectos del alcohol que se ajustan a las prácticas óptimas al respecto, según la OMS.

Casco. Un casco de buena calidad puede reducir el riesgo de sufrir traumatismos graves en más de un 70%. Solo 44 países, que representan un 17% de la población mundial, tienen leyes apropiadas sobre el uso del casco.

Cinturón de seguridad. Aproximadamente 105 países, que representan el 67% de la población mundial, cuentan con leyes que exigen la utilización del cinturón de seguridad por parte de todos los ocupantes de un vehículo.

Sillas infantiles. Solo 52 países, que representan apenas el 17% de la población mundial, tienen leyes sobre la contención de los niños que se ajustan a las prácticas que la OMS considera óptimas.

Seguridad. El Foro Mundial de las Naciones Unidas para la Armonización establece siete reglamentaciones clave que ayudan a garantizar la seguridad de los vehículos, pero solo 40 países han adoptado las siete.

Fallecidos. Cada año mueren 1,25 millones de personas a causa de accidentes de tráfico

La conclusión parece clara: en la mayor parte de los países del mundo las leyes son más laxas de lo deseable y, además, rara vez se cumplen las normas. Si a eso se añade el mal estado de las infraestructuras y de los automóviles, el resultado es el caos circulatorio. En muchos casos, asombroso.

INDIA

Calcuta

FILIPINAS

Manila

GUATEMALA

Guatemala

ETIOPÍA

Adís Abeba

VIETNAM

Ho Chi Minh