Pocos diseñadores tienen en su vida profesional la oportunidad de crear el lenguaje estético de una marca partiendo casi de un folio en blanco. Thierry Metroz (Besançon, 1963) es uno de esos privilegiados y tiene la misión de dar forma e imagen a DS, la nueva marca premium del Grupo PSA. El ejecutivo galo nos recibe en el Centro Técnico del consorcio en Vélizy. Formado en ENSAAMA, la prestigiosa escuela de diseño industrial de París, entró en Renault en 1985 y en 1999 pasó a dirigir el Centro de Diseño de Barcelona.

En 2002 se convirtió en director de prospectiva e innovación y en 2005 se hizo cargo del diseño exterior de la marca del rombo. Pero el gran cambio llegó en 2010, cuando dio el salto a PSA, la competencia, para llevar la dirección de estilo de Citroën. Y en 2012 le nombraron responsable del diseño de la nueva marca DS.

La pintura del DS3 Dark Side Edición Especial es tan peculiar que dan ganas de tocarla para ver qué lleva. ¿Cómo han logrado ese efecto?
Efectivamente. El 3D Skin es una nueva técnica que nos ha costado casi cuatro años desarrollar. Buscábamos una pintura con relieve que diera un aspecto único a la carrocería y transmitiera tecnología y refinamiento. Y lo logramos pegando las figuras diseñadas y recubriéndolas después con una pintura especial, en este caso mate.

No existía hasta ahora, pero es muy flexible y nos permite dar rienda suelta a la creatividad y hacer muchas cosas nuevas: triángulos como en el Dark Side, trazos, dibujos… Podríamos incluso diseñar los gráficos al gusto del cliente para personalizar su coche. ¡El único límite es la imaginación!

¿Qué es el diseño paramétrico que han aplicado en el Dark Side?
La denominación de diseño paramétrico procede de una herramienta digital diferente a los programas digitales basados en el modelado que se utilizan en el diseño del automóvil (Catia, Alias…). Viene de la arquitectura —Gaudí ya la utilizó con procedimientos analógicos en el diseño de la Sagrada Familia— y consiste en cambiar la forma del conjunto modificando los parámetros que lo definen.

Un buen ejemplo para explicarlo es la parrilla frontal de DS: según se varían diversos parámetros, como la forma geométrica, el tamaño o la distribución de las pequeñas aberturas en función de donde se necesite mayor o menor flujo de aire, el programa digital recalcula la relación de estos parámetros y va aplicando los cambios en tiempo real para que se plasmen al instante en la forma del conjunto.

¿Qué ventajas aporta la impresión 3D al diseño de automóviles?
Con el 3D podemos fabricar elementos que hasta ahora resultaban imposibles de hacer con los sistemas tradicionales de inyección en molde, estampación o fresado. La impresión 3D va a suponer una revolución para los diseñadores, tanto en la concepción estilística como en la parte industrial, porque ya no harán falta herramientas de fabricación (moldes, prensas…) que hay que elaborar a su vez, rentabilizar con grandes producciones y desechar en cuanto se varía cualquier detalle.

Todo esto cambiará el proceso industrial y hasta las factorías. Y también la distribución, porque se podrán reducir los stocks de recambios y los concesionarios imprimirán repuestos en 3D cuando el cliente los pida. No sé cuándo, pero llegará en cuanto se perfeccione la técnica. Los inconvenientes actuales de la impresión 3D son el tiempo de impresión de las piezas grandes, que puede llevar horas y hasta días, mientras que con el estampado o la inyección clásica es cosa de minutos.

Además está el coste, todavía superior al de la producción tradicional, y el acabado de las piezas, que hay que pulir porque el fundido de las capas, ya sea resina o metal, deja todavía rebabas al final del proceso.

¿Qué busca DS con un planteamiento artesanal en la fase de creación de sus modelos?
Es un fundamento de DS y procede del savoir faire y el lujo franceses. En todos nuestros vehículos, sobre todo en el interior, hay siempre algo hecho a mano. Hoy día no hemos encontrado un robot o una máquina capaz, por ejemplo, de forrar con cuero un volante: debe hacerlo un guarnicionero profesional. Las máquinas pueden hacer muchas cosas, pero no este tipo de trabajos.

¿A quiénes se dirigen las ediciones especiales como DS3 Dark Side?
A clientes que quieren un vehícu­lo diferente, exclusivo y vanguardista. Vienen a DS buscando la personalidad que no encuentran en otras marcas. En el Dark Side, por ejemplo, tienen una pintura exterior con textura o un interior acabado con piezas de titanio moldeadas en 3D. Somos el único fabricante del mundo que ofrece este tipo de elementos decorativos.

¿Los futuros DS incorporarán otros materiales tan exclusivos?
Sí, no vamos a parar aquí. Aparte de tener un equipo dedicado en exclusiva al diseño paramétrico y a la impresión 3D, trabajamos también en un ámbito mucho más artesanal explorando nuevos materiales como nácar, cuerda, piedra o paja y otros que no puedo desvelar. Son bastante raros en un coche y vamos a recurrir a artesanos, porque en esta industria hay poca gente que los sepa trabajar. Además, queremos preservar el savoir faire, pero no solo en Francia, porque buscaremos estos especialistas donde estén, aquí o en otros países como España.

¿Las ideas de los prototipos DS Divine o E-Tense llegarán a la serie?
¡Ya han llegado! Si observa el DS7 Crossback, incluye ya elementos de esos concept car. Se ven en el frontal, con los faros giratorios de tres módulos, o en la firma luminosa de los pilotos traseros, y en las costuras perladas de la tapicería o los pulsadores de los elevalunas en forma de diamante. Los concept car de DS alimentan siempre a los modelos de serie.

Jaguar, Porsche o Mini recogen detalles del pasado. ¿DS se inspirará en el modelo de 1955 que da nombre?
¡Jamás! No es nuestra filosofía. Nos inspiramos en el estado de ánimo que creó ese escultural, vanguardista y tecnológico DS (Citroën Tiburón) de 1955, pero no en sus líneas ni su estilo. De hecho, estoy en contra del diseño retro y no es mi filosofía de marca. Estamos muy orgullosos de nuestra herencia, pero miramos al futuro. Como hizo Flaminio Bertoni cuando diseñó el DS 19. Entonces no se fijó en los Citroën anteriores de los años treinta o en el 11 Ligero. Rompió con todo para hacer algo completamente distinto.

PSA incluye ahora cuatro marcas. ¿Qué rasgos propios tendrá DS?
Desde hace cuatro o cinco años cada marca del grupo tiene definido un posicionamiento comercial y un ADN de estilo que incluye un tipo de del frontal, faros, etcétera. Y se han redactado documentos validados por nuestro presidente, Carlos Tavares, y los cuatro responsables de las marcas para garantizar que cada una cuente historias diferentes. Las claves de DS son el refinamiento a través de la tecnología y ser los embajadores del lujo francés. Citroën y Peugeot utilizan otras palabras y en Opel las definiremos ahora.

DS tiene también catálogo de relojes, miniaturas, ropa y accesorios de marroquinería. ¿Todos se diseñan bajo la supervisión de su departamento?
Sí. No tenemos aún una gama de productos muy extensa porque la prioridad era desarrollar los coches hasta llegar al primer DS genuino, el Crossback, y los que le seguirán después. Pero ahora podremos dedicar más tiempo al diseño de objetos lifestyle.

¿Cómo serán los próximos DS?
¡Soberbios! En el DS7 Crossback hemos volcado los valores de la marca y adelanta con fidelidad la fuerte personalidad de los seis que llegarán, uno cada año hasta 2023.

¿La electrificación del automóvil influirá en el diseño?
Lo pienso cada día y me intriga que los modelos térmicos o híbridos tengan un estilo y los eléctricos puros otro. La plataforma (base mecánica) y las proporciones pueden ser distintas, pero no el estilo. Los eléctricos llevan muy poco, pero avanzan muy deprisa, y la llegada de Tesla ha trastornado el panorama demostrando que se podían hacer eléctricos potentes y con estilo.

Todos los fabricantes trabajamos en ellos y nos planteamos si necesitamos crear nuevos códigos estilísticos. Pero no entiendo por qué un coche eléctrico tiene que parecerse a una lavadora. Y se lo repito mucho a mi equipo, sobre todo porque, al tener una mecánica mucho más sencilla, dan más libertad al diseñador. El año que viene se desvelará el DS eléctrico y demostrará que pueden ser muy atractivos.

¿Cómo serán los coches de la próxima década?
Los grandes cambios estarán en el interior. La comunicación interactiva entre coches y smartphones, con los ocupantes o con otros vehículos, implicará mandos vocales, táctiles y gestuales que propiciarán ese diálogo y revolucionarán el diseño interior. Y la llegada progresiva del coche autónomo, hacia 2025, los cambiará radicalmente. Si hasta ahora se empezaba dibujando el volante o la consola, pronto lo haremos por los asientos, que serán lo más importante y se podrán reclinar o girar para ofrecer la máxima comodidad. El volante desaparecerá, como el salpicadero o incluso el parabrisas, que no hará falta.

¿Qué tipo de coche le gustaría diseñar si partiera de una hoja en blanco sin ningún condicionante?
Hace mucho tiempo que me gustaría diseñar un cupé del tipo del Citroën SM. Adoro ese coche e incluso lo prefiero al DS (Tiburón) de los cincuenta. Aparte de unas proporciones fabulosas, tiene una actitud y elegancia muy especiales.