El primer clásico de la temporada se jugará el 23 de diciembre en el Santiago Bernabéu (13:00), un Madrid-Barça que, como ocurre en los últimos años, ha tenido un antecedente sobre ruedas con la entrega de los coches oficiales a los jugadores de los dos equipos por parte de Audi, que patrocina a ambos clubes.

La ceremonia ya se ha convertido en tradición. La marca organizó el acto en primer lugar con el Real Madrid, una entrega en la que dominaron claramente los SUV.  Uno de los modelos más solicitados fue el Audi Q7 3.0 TDI quattro tiptronic (con acabado Sport), elegido por Bale, Carvajal, Isco o Kovacic.

Los azulgrana, por su parte, recogieron los coches en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Desde allí, ese mismo Q7 se lo llevaron a casa Ivan Rakitic, Denis Suárez, Jordi Alba, Thomas Vermaelen, André Gomes o Arda Turan.

Pero hubo otros coches mucho más llamativos en el asfalto del circuito catalán. Sergi Busquets fue quien eligió el más potente de todos, un espectacular Audi R8 Plus (610 CV y 218.000 euros), aunque de parecida potencia es el Audi RS6 Avant performance 4.0 TFSI quattro (605 CV) que ocupará el garaje de Messi, Piqué y Luis Suárez.

En el Madrid, destaca el caso de Sergio Ramos, que optó por la variante más deportivo de la gama en carrocería descapotable: el Audi R8 Spyder 5.2 FSI quattro tiptronic de 540 CV. Keylor Navas y Cristiano Ronaldo, por su parte, prefirieron dos modelos de alta potencia: un Audi RS 7 Sportback Performance (605 CV).

Posición por posición en el campo, estos son los coches de un Madrid-Barça sobre ruedas.

PORTERÍA

DEFENSA




CENTRO DEL CAMPO




DELANTERA