El vídeo que evita el fraude de un falso atropello

La presencia de una cámara en el coche obliga a los timadores de una conductora a desistir de su intento.

El vídeo que evita el fraude de un falso atropello

El motorista, en el momento de lanzarse contra el coche.

Aunque existe cierta controversia al respecto y también lagunas legales sobre la utilización de las cámaras de grabación desde el automóvil, lo cierto es que la presencia de estos dispositivos en los vehículos puede resultar ocasionalmente de mucho valor para quienes los utilizan. Es el caso de este vídeo difundido por una conductora de Reino Unido y que, por lo rocambolesco del incidente, ha superado ya el millón de visualizaciones en la red social de Facebook.

La cámara del vehículo recoge con nitidez todo lo ocurrido, además de servir para que los timadores desistan de su intento. La conductora circula a velocidad moderada por una calle poco transitada cuando, desde el lateral izquierdo, aparece una persona empujando un escúter para colocarse justo delante. En ese instante, el motorista frena para obligar a detenerse al coche que llega a continuación, circunstancia que aprovecha para dar marcha atrás con su moto, golpear al automóvil y, a continuación, lanzarse de forma teatral contra el capó y el parabrisas del mismo.

En escena, y nunca mejor dicho, aparece un cómplice que debería actuar como testigo del supuesto atropello, para lo que toma fotografías con un teléfono móvil. La mujer implicada en el incidente desciende del coche y, consciente de lo que está sucediendo, advierte a ambos individuos de la presencia de una cámara de vídeo en el interior que ha captado con todo lujo de detalles (como se aprecia en la grabación difundida) lo ocurrido.

Los dos jóvenes observan que realmente su fechoría puede haber quedado inmortalizada y, mientras la conductora toma su teléfono para denunciar lo ocurrido, se dan a la fuga antes de que la llegada policial. Al menos en esta ocasión la presencia de la cámara y la grabación sirvieron para evitar que una automovilista inocente se enfrentara a una situación que podría haber llegado a ser delicada, por la falsa denuncia del atropellado, incluyendo daños en su escúter y posiblemente simulación de lesiones.