Entre estrenos y desafíos

Oleada de nuevos modelos y mayor ecología para afrontar el reto ambiental. Son las claves del Salón de París, uno de los mejores escaparates del sector

Muchos modelos nuevos para todos los gustos en riguroso estreno mundial, optimismo moderado sobre las perspectivas económicas y carrera de inversiones para seguir reduciendo los consumos y emisiones. Son los aspectos más destacados del Salón del Automóvil de París (abierto hasta el 19 de octubre) en sus tres facetas: novedades comerciales, perspectivas económicas y la batalla medioambiental.

Los nubarrones que aparecen por el horizonte del mercado europeo no han impedido que la industria del automóvil muestre su buena salud en el Salón de París, el escenario bianual (se alterna con Fráncfort) donde se presentan las novedades de la temporada otoño-invierno del sector. Pero la muestra cumple también su función como altavoz de los retos e incertidumbres que debe afrontar la industria, y en esta ocasión ha permitido conocer la preocupación ante las futuras reglamentaciones europeas de emisiones puestas de relieve por altos ejecutivos del mundo del motor, como Martin Winterkorn, consejero delegado del Grupo VW.

El mercado europeo sigue sin despegar con solvencia e incluso algunos países parecen recaer otra vez en la crisis. Pero el carácter global de la industria del automóvil compensa por ahora con creces esa ralentización y los buenos resultados de mercados como EE UU y, sobre todo, de China, India y otros países emergentes, van a permitir a los principales consorcios batir sus récords históricos de ventas. El crecimiento fomenta casi siempre el optimismo, en especial en un sector tan competitivo como este, que se basa en conseguir los mayores volúmenes de ventas posibles para amortizar las cuantiosas inversiones que exige cada nuevo modelo.

Sin embargo, el ambiente positivo no puede ocultar los desafíos pendientes del sector. Así, Carlos Ghosn, máximo responsable de la Alianza Renault-Nissan, aseguraba en una entrevista exclusiva con El País que “el automóvil vivirá nuevos procesos de consolidación entre fabricantes en los próximos años”. Y no se refería a acuerdos puntuales, sino a fusiones, en el sentido más estricto de la palabra.

Por su parte, Martin Winterkorn, su equivalente en el Grupo VW como primer ejecutivo del consorcio alemán, se felicitaba por la posibilidad de alcanzar los 10 millones de coches vendidos este mismo año, cuatro ejercicios antes de lo previsto (2018), pero a la vez alertaba sobre el peligro para la competitividad de la industria europea que suponen los rumores sobre las nuevas normativas de emisiones que prepara la UE para después de 2020, cuando aún no han entrado en vigor las últimas: “Somos la primera y única compañía que ha aceptado públicamente el objetivo de alcanzar unas emisiones medias de 95 g/km de C02 en nuestra gama para 2020. Pero hay quién olvida el esfuerzo técnico y económico que esto exige. Nosotros solos invertimos 10.000 millones de euros al año en investigación y desarrollo [las 12 marcas del Grupo VW]. Cada gramo suplementario de reducción le cuesta 100 millones de euros a nuestra compañía y hacemos estas inversiones sin saber cuándo las amortizaremos. No conviene olvidar que la protección del clima no sale gratis”.

Del Opel Corsa al Jaguar XE y los últimos superdeportivos

Junto a las consideraciones económicas y ambientales, en París llega otra oleada de primicias mundiales en casi todas las categorías de modelos. Destaca la pérdida de protagonismo de los vehículos eléctricos puros (solo de baterías), aunque esto no supone su extinción. El proceso de electrificación del automóvil sigue, aunque ralentizado, y de momento se imponen los híbridos enchufables como tecnología de transición hasta que se reduzca el tamaño y precio de las baterías y aumente al mismo tiempo la autonomía que aportan. Mientras tanto, las ventas serán minoritarias, aunque siempre en continuo ascenso.

Además, se avanza con rapidez en las funciones inteligentes de conducción autónoma para reforzar la seguridad. Por ahora se están implantando las tecnologías que compensan las pérdidas de concentración de los conductores, pero en el futuro la electrónica acabará guiando el coche sin intervención humana. Las primeras aplicaciones avanzadas, como el piloto automático para autopista, se esperan para 2020.

Entre las primicias de París destaca la oleada de utilitarios, con el nuevo Opel Corsa a la cabeza, los Smart Fortwo y Forfour (cuatro plazas) y los Hyundai i20 y Skoda Fabia. También se renuevan varias berlinas de referencia, como los VW Passat y Ford Mondeo o el Jaguar XE, último rival de los modelos de prestigio alemanes.

Por lo demás, sigue el despliegue de todoterrenos, algunos más accesibles, como los Suzuki Vitara, Fiat 500 X y Honda HR-V, y otros más sofisticados, como los BMW X6, Land Rover Discovery Sport, Lexus NX o Volvo XC90. También se presentan monovolúmenes grandes como los Ford S-Max y Renault Espace, y descapotables como los Audi TT Roadster y Mazda MX-5. Y en un plano inalcanzable sorprenden las tecnologías de superdeportivos como el Lamborghini Asterion, con mecánica híbrida enchufable, o el VW XL Sport, que equipa un motor Ducati de moto.

Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Más Información

Autopía: historia de la automoción en un entorno idílico
Neumáticos

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no