Los coches devuelven el optimismo a Detroit

El salón recupera el esplendor perdido en los últimos años animado por el aumento de ventas en el mercado interno. La reducción de consumos y emisiones se ha convertido al fin en un objetivo estratégico de los gigantes estadounidenses

La quiebra financiera de la ciudad de Detroit no ha impedido que el Salón del Automóvil de 2014, el primero de la temporada automovilística, haya recuperado el esplendor perdido en los últimos años para convertirse en la mejor edición desde el comienzo de la crisis en 2007. A pesar de la cercanía del Salón de Tokio, que reunió también un buen número de primicias, los estrenos mundiales se mantienen en la capital de Michigan. Pero lo que realmente alimenta el optimismo generalizado es el crecimiento de las ventas de automóviles en el mercado estadounidense, que con una estimación final en torno a las 17 millones de unidades –en EE UU todavía no se ha producido el cierre del año-, está ya a punto de igualar el récord histórico de 2005 (17,4 millones) y completa el círculo virtuoso del sector, que tiene a casi todos sus grandes grupos superando sus mejores registros de ventas mundiales gracias al tirón de los mercados emergentes, con China a la cabeza.

En Detroit se vuelve a confirmar también una nueva vuelta de tuerca en el proceso de convergencia global que está acercando los gustos y prioridades de los consumidores de todo el mundo, tanto en el diseño como en la mejora de la eficiencia energética para reducir consumos y emisiones. Y ahora parece que le ha llegado por fin el turno a las pick up americanas, las grandes y pesadas camionetas con caja de carga separada, e insaciables motores V8 de 5 y 6 litros de cilindrada, que lideran las ventas en el país. Las nuevas normas anticontaminación del gobierno federal previstas para 2025 (consumos medios de 54,5 millas por galón, unos 4,3 litros cada 100 kilómetros de media en la gama de modelos) obligan a todos los fabricantes a empezar a recorrer ya el camino ofreciendo incluso una gran variedad de modelos híbridos y eléctricos que compensen los mayores consumos de los vehículos más grandes. Y en Detroit se aprecian las primeras consecuencias, aunque con soluciones diferentes.








Ford F-150 / Newspress




Ford, que domina el mercado con la F150 desde hace décadas, ha dado un golpe en la mesa con la nueva generación de su popular pick up adoptando una carrocería de aluminio, que permite reducir el peso en más de 300 kilos, y ofrecer prestaciones iguales o superiores utilizando motores más pequeños y eficientes, como los nuevos motores Ecoboost, con menor cilindrada y turbo, desarrollados por la marca del óvalo. El ahorro en consumo ronda el 25%. Chrysler, por su parte, ha optado por aumentar el número de marchas y lanza una caja automática de ocho velocidades en su pick up RAM 150 para batir a sus competidores, que tienen solo seis velocidades. Toyota prepara una mecánica híbrida para su pick up Tundra, pero quién lo tiene más claro es Bob Lutz, ex directivo de General Motors, que lleva más de 40 años en el sector y opta por una batería de avances: “Las mejoras vendrán de una combinación de soluciones parciales, desde los motores a los cambios, los materiales, la aerodinámica y la hibridación. Hay muchas formas de llegar al objetivo, no solo una”. Chrysler y Chevrolet, por ejemplo, empezarán a ofrecer motores de cuatro cilindros e incluso propulsores de gasóleo, soluciones impensables hace apenas unos años.

Pero lo más importante de todo esto es que la reducción de consumos y emisiones se ha convertido finalmente en un objetivo estratégico de los gigantes estadounidenses y ya no depende tanto de que se disparen las alarmas cada vez que el precio del galón de gasolina supera los cuatro dólares, como sucedía hasta hace poco.

Modelos de serie y prototipos

Al margen de esta tendencia, en Detroit se presentan algunos modelos importantes para el mercado europeo, aunque muchos como prototipos. Sin embargo, lo más llamativo es la oleada de deportivos, con el Porsche 911 Targa a la cabeza. Este tipo de carrocería, que reúne las ventajas de los cupés cerrados y los descapotables, ha supuesto cerca de un tercio de las ventas totales en la historia de este modelo y completa de momento la gama del deportivo de Porsche. Llegará a España en julio de 2014 en dos versiones: 911 Targa 4 y Targa S (125.973 y 142.806 euros).








Porsche 911 Targa / Unitedpictures




BMW lanza los nuevos M3 (berlina) y M4 (Coupè) con motor 3.0 seis cilindros biturbo de 431 CV que se lanzarán en junio. Aplica materiales ligeros como aluminio y fibra de carbono para reducir el peso en unos 90 kilos y así se mantiene por debajo de 1.500 kilos. Y anuncia una reducción del 25% en el consumo. Ambos completan el estreno del Serie 2, la carrocería Coupé del Serie1, que se empezará a vender en España el próximo marzo.

Lexus presenta la versión deportiva F del RC, su cupé de lujo, con motor 5.0 V8 de 450 CV, pero apenas hay más datos. Y el despliegue de deportivos se completa con las nuevas generaciones de los Ford Mustang GT y Chevrolet Corvette, dos leyendas de los deportivos norteamericanos. El primero, que llegará a Europa en 2015, equipa un motor 5.0 V8 turbo con 426 CV; el Corvette Z06, que llegará en 2015, incorpora un enorme y potente 6.2 turbo de 625CV con cambio manual de siete marchas o con un automático de ocho velocidades.








Toyota FT-1 Concept / Unitedpictures




Del resto destaca el prototipo FT-1 de Toyota, que anuncia la imagen del heredero del legendario Supra y destaca por su diseño futurista y musculoso. Subaru también muestra la versión definitiva del WRX STI, que equipa un motor 2.5 boxer turbo de 305 CV y llegará en principio en una serie limitada de 1000 unidades, todas de color azul y con llantas doradas, como popularizaron los Impreza de rallies en los años noventa. En cambio Kia presenta un coche concepto muy deportivo, el GT4 Stinger Concept, que muestra como va a evolucionar en el futuro el lenguaje de diseño de la marca coreana e incorpora un sorprendente motor 2.0 turbo de inyección directa (T-GDI) con cambio manual de seis marchas que rinde 315 CV. Y Nissan hace lo mismo con el Sport Sedan Concept, que aunque tiene cuatro puertas adelanta la línea de un futuro cupé y enseña como será el nuevo lenguaje de diseño de la marca.








VW Beetle Dune / Unitedpictures




En un plano más convencional, Mercedes estrena el nuevo Clase C en Detroit, que llegará en marzo y aporta una línea menos clásica y más aerodinámica, peso aligerado y consumos hasta un 20% inferiores. VW presenta el Beetle Dune, una versión todocaminos de su legendario compacto que incluye unas suspensiones elevadas para salir del asfalto y se muestra como coche concepto, pero todo parece indicar que se comercializará este año como versión campera de la gama Beetle bajo la denominación CrossBeetle. También destaca el Audi Allroad Shooting Brake Concept, que anticipa los rasgos de los próximos Audi TT y Q3 y estrena un salpicadero futurista que integra un cuadro de instrumentos en tres dimensiones. Pero lo más sorprendente es que equipa una mecánica híbrida enchufable con motor 2.0 TFSi de gasolina, dos motores eléctricos y tracción Quattro que rinde 409 CV. Así, alcanza 250 km/h, pero anuncia un consumo medio de solo 1,9 litros en los primeros 100 kilómetros (45 g/km de CO2).

Volvo muestra otro concepto, el XC Coupé, un adelanto de diseño futurista y con silueta cupé de la imagen del próximo XC 90, el todoterreno grande de la marca sueca que saldrá a final de año.

Hyundai estrena la segunda generación del Genesis, su berlina grande, que incorpora un nuevo chasis muy rígido según la marca y podrá incluir motor V8 y tracción 4×4. Se empezara a vender en primavera en EE UU y aparecerá en Europa a final de año. Y Mini muestra también la versión deportiva John Cooper Works que completa la gama de la versión tres puertas de la tercera generación del utilitario premium de BMW. Se presenta como concepto y no hay datos técnicos, pero el modelo de serie será muy parecido y podría superar los 220 CV.



La apuesta de Volkswagen

Manuel Gómez Blanco (Puebla)





Martin Winterkorn (segundo por la derecha), presidente de VW, en el 50 aniversario de la factoría mexicana de Puebla.


Norteamérica es el reto pendiente del grupo Volkswagen (VW) para ser el líder mundial indiscutible del automóvil. Su posición en México es sólida, con 191.000 unidades vendidas en 2013 y el 18% del mercado entre VW, Audi, Seat (es su quinto mercado mundial con 22.650 coches, tras Alemania, España, Reino Unido y Argelia), Skoda y Porsche. Pero en EE UU hay mucho margen desde las 614.000 unidades de 2013 (3,9% del mercado) hasta el millón de objetivo en 2018 (6% de cuota). Para lograrlo, VW ha invertido 520 millones de euros en crear en la factoría mexicana de Puebla una nueva línea que producirá 700 unidades diarias de las tres carrocerías del nuevo Golf 7 (tres y cinco puertas, y familiar) destinadas a Norteamérica. Así lo anunció su presidente Martin Winterkorn en el 50 Aniversario de esta fábrica, que con cerca de 550.000 unidades en 2014, será la segunda más importante del grupo tras la matriz de Wolfsburg. La ofensiva se completará con una nueva planta de Audi en San José Chiapa (México) y con un VW todoterreno de tamaño medio y siete plazas que se producirá en la de Chatanooga (EE UU).



Sigue toda la información de EL MOTOR desde Facebook, Twitter o Instagram

Más Información

Fiat
Crisis coronavirus automovil

Newsletter ElMotor

Recibe la newsletter de EL MOTOR con toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia.

Apúntate

Servicios ELMOTOR

Encuentra los mejores talleres, seguros, autoescuelas, neumáticos…

BUSCAR
Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no