Actualidad

Los malos hábitos al volante

Conducir con la mano en la palanca de cambios, recortar las curvas o no fijarse en las señales son algunos de las malas costumbres al volante.

Los malos hábitos al volante

Hay costumbres que no son buenas y que es mejor desterrar. En lo relativo de la conducción, incluso hasta pueden ser peligrosas. Existen muchos hábitos al volante que, en muchas ocasiones, se terminan haciendo. Desde HTMBoxes analizan las más comunes y previenen del peligro que entrañan.

– No prestar atención a las señales en las rutas habituales

“¿Cómo he llegado hasta aquí?”. Esto es algo que se preguntan muchos conductores cuando realizan cada día la misma ruta. La rutina hace que se pierda la atención. Por ejemplo, en esos itinerarios, no se suele prestar atención a las señales. Esto supone un peligro, puesto que significa una falta de atención en la conducción, con lo que ello implica.

– Manipular el GPS

Todos sabemos de la prohibición de fumar en el vehículo, de manipular el GPS o el móvil. Sin embargo, cada día vemos personas que lo hacen.

– Recortar las curvas

Recortar las curvas con la excusa de que así el acompañante se marea menos. Nada más lejos de la realidad. En este sentido, hay un modo práctico de comprobar que realmente se conduce suave. Sería imaginarse que se tiene un vaso de agua lleno en el salpicadero. Si se consigue llegar a destino sin derramar agua, se está más cerca de lograr el objetivo de evitar mareos que “recortando curvas”.

– Confiar la distancia de frenado a nuestra vista

Son muchos los usuarios que se fían de su vista a la hora de mantener la distancia de frenado y que confían en la eficacia de sus frenos. Desgraciadamente hay varios parámetros más que influyen directamente en la detención del vehículo: el desgaste de los neumáticos, la eficacia de los amortiguadores, el estado de la calzada y, sobre todo, el tiempo de reacción del conductor.

– No revisar periódicamente los neumáticos

Lamentablemente, un porcentaje muy elevado de conductores piensan que si el dibujo es mayor que los 1,6 mm que marca la ley, los neumáticos no pierden prestaciones.

– Descuidar dónde se dejan los bultos

En muchas ocasiones, pese a disponer de un amplio maletero, se acomodan cajas y paquetes en el asiento trasero y sobre la bandeja de la luna trasera. Esta común y habitual acción puede comprometer la seguridad ya que estos objetos pueden salir despedidos y golpear a los ocupantes al realizar una maniobra de frenado o en un repentino cambio de dirección.

– Conducir como en un rally

Los volantazos y frenazos bruscos, lejos de evitar una situación de riesgo con pequeños objetos sobre la calzada, pueden producir una pérdida de control del coche e incluso salidas de la carretera.

– El pie en el embrague

La costumbre de conducir con el pie sobre el embrague o con la mano sobre la palanca de cambios pueden producir un desgaste prematuro de algunos elementos de estos sistemas y cuya sustitución no es nada económica.

Cerrar

NEWSLETTER

Toda la actualidad del mundo del automóvil y la moto, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

¡Me interesa!
Por ahora no